Noticias|Artículos|Figuras Exclusivas|Enlaces|belenismo.net

Buscar | Estadísticas | Listado de usuarios Foros | Calendarios | Álbumes | Skins
Foro de Belenismo

¿Quieres anunciarte aquí? - contacta con nosotros
Foro de Belenismo ->  Temas variados -> Religión y espiritualidad -> Ver Tema

Has entrado como invitado. ( Entra | regístrate )

Santoral 2013
[Cerrar]

Saltar a la página : < 1 2 3 4 5 6 7 ... >
Ahora viendo la página 2 [25 mensajes por página]
Ver un tema anterior :: Ver el próximo tema
Cerrado    Temas variados -> Religión y espiritualidadFormato mensaje
 
gilda
Enviado 8/1/2013 05:01 (#383206 - en respuesta a #383205)
Motivo: RE: Santoral 8 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 8/1/2013 05:01 (#383207 - en respuesta a #383206)
Motivo: RE: Santoral 8 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina




(080110_gudula.jpg)



(imagesCAPG060Y.jpg)



(imagesCA676A1A.jpg)



(3847_1_452ee30e417a6.jpg)



(Sta Gudula.jpg)



(5057268049_f02e8f5655_m.jpg)



(BruselasSteGuduleCatedral.jpg)



Adjuntos
----------------
Adjuntos 080110_gudula.jpg (103KB - 38 descargas)
Adjuntos imagesCAPG060Y.jpg (10KB - 32 descargas)
Adjuntos imagesCA676A1A.jpg (10KB - 35 descargas)
Adjuntos 3847_1_452ee30e417a6.jpg (78KB - 38 descargas)
Adjuntos Sta Gudula.jpg (92KB - 34 descargas)
Adjuntos 5057268049_f02e8f5655_m.jpg (41KB - 36 descargas)
Adjuntos BruselasSteGuduleCatedral.jpg (290KB - 36 descargas)
A Mame le gusta esto.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 9/1/2013 03:28 (#383357 - en respuesta a #383207)
Motivo: Santoral 8 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 8 de enero
-San Julián y Santa Basilisa, su esposa, mártires. en Antioquía bajo Diocleciano, y con ellos los santos Antonio, Anastasio, el niño Celso y su madre Marcionila. La familia de Julián vivía en la ciudad de Antioquía, durante el siglo IV. El recibió una formación esmerada en la ciencia y en la piedad, dirigida a constituir una continuación de la vida noble de sus antepasados. Lo cual incluía el contraer un matrimonio digno de su rango. Al insistir sus padres que contraiga desposorios y matrimonio, se le cierran a Julián los caminos de la virginidad que un día había prometido al Señor. Ante esta actitud paterna, Julián pide unos días para deliberar calmadamente una decisión tan seria en la que se ventila la cuestión de seguir a Jesús o desobedecer a sus padres. En este punto dice la leyenda que Julián conoce por revelación del cielo la esposa con la que podrá guardar la anhelada virginidad. Con un suave olor de flores -y seguimos copiando la leyenda- los novios Julián y Basilisa son arrastrados hacia el amor de la virginidad, apareciéndoseles Nuestro Señor Jesucristo aprobando la determinación de conservarse intactos. Acompañan a Cristo un cortejo interminable de santos y santas vírgenes, entre cuyo desfile grandioso y ante la expectación de los celestes ejércitos ven sus nombres como en un letrero inmenso. Esta aparición fue para Basilisa y Julián como una jura de bandera, con estruendo de clarines y con sonar de armonías inolvidables. Al poco tiempo mueren los padres de Julián y ambos recién casados se retiran y fundan sendos monasterios. Bajo los tiempos del emperador Diocleciano, Julián y Basilia fueron flagelados por su convicción religiosa, durante la flagelación sucede un milagro, ese argumento irrefutable y enorme que tiene Dios para los incrédulos de todos los siglos. Un verdugo daba demasiado fuerte y araba en el cuerpo de Julián con notorio encono, cuando de un latigazo flagelante le saltó un ojo. El mártir, que no se cura a si mismo y que deja sangrar a sus martirizados miembros, implora el milagro para el mismo verdugo despiadado. Se perfuma el ambiente cargado de sangre con un olor como de muchos bálsamos orientales. Después de que Julián con su sangrante brazo hace la señal de la cruz, el sayón recobra el ojo perdido. Pero en los criminales no hay piedad, ni ternura, ni compasión.

-San Julián de Antioquía, mártir, siglo III - IV, († 304) Etimológicamente significa “de cabellera abundante y rizada”. Viene de la lengua latina. Si la familia se preocupa por dar una buena educación en casa y fuera de casa, entonces el chico crece en una atmósfera de paz y de sosiego. Cuando le lleguen los instantes de crisis, los superará con relativa facilidad. Tiene valores, y con ellos se conquista el propio don de ser uno mismo. Este joven, nacido en Antioquia, Siria, tuvo la suerte de tener una familia de profundos cimientos cristianos. Una vez que murieron los padres, tanto él como su novia se fueron a lugares en los que fuera más fácil conservar la virginidad que mutuamente se habían juramentado ante el Señor. Cada uno tiró por su sitio con la idea clara de fundar dos monasterios: para hombres y para mujeres. Solía ser muy exigente consigo mismo, pero muy amable y comprensivo con los demás. Buenas cualidades para todos aquellos que ostentan la autoridad en bien de los otros y no para reprimir a nadie. Toda su calma y delicia interiores se vieron turbadas con la persecución que se desató en Antioquia. El gobernador encarceló a sus monjes y a Julián para darles muerte. Se conserva el interrogatorio entre Julián y el gobernador. Le ordenamos que adore la estatua de nuestro emperador. Yo no adoro nada más que al Dios del cielo. Mi jefe no es el emperador de Roma sino Jesucristo. Me dice que mis padres eran grandes personas en la ciudad. Cierto, pro me están observando desde el cielo. No quiero los poderes que me otorga. Indignado el gobernador ante la valentía de Julián, les dijo a los verdugos que le cortasen la cabeza. Murió mártir en el año 304.

-San Pedro obispo de Sebaste y hermano de San Basilio el Grande, 392. Pertenecía a una antigua e ilustre familia. El nombre de sus antepasados ha caído en el olvido, en tanto que los anales de la fe conservan el inmortal recuerdo de los santos que sus padres dieron a la Iglesia. Tres hijos de esta familia fueron santos y obispos: San Basilio, San Gregorio de Nissa y San Pedro de Sebaste. Su hermana mayor, Santa Macrina, fue madre espiritual de muchos santos y excelentes doctores, y sus padres, San Basilio el Viejo y Santa Emelia, fueron desterrados a causa de la fe, durante el reinado del emperador Galerio Maximiano y huyeron al desierto del Ponto. Cuando se desató el hambre en las provincias del Ponto y de Capadocia, Pedro mostró su gran caridad. Se cuenta entre los escritores eclesiásticos, gracias a una carta incluida en los libros de San Gregorio de Nissa contra Eunomio, por la que se demuestra que, si bien San Pedro se había consagrado a los estudios eclesiásticos exclusivamente, sus lecturas y sus dotes naturales de elocuencia no eran inferiores a las de su incomparable hermano Basilio, ni a las de su colega, San Gregorio Nazianceno. En 381 Pedro asistió al Concilio Ecuménico de Constantinopla. No sólo su hermano, San Gregorio de Nissa, sino también Teodoreto y toda la antigüedad, dan testimonio de su santidad, prudencia y celo. Su muerte ocurrió hacia el año 391, durante el verano. San Gregorio de Nissa hace notar que Sebaste le honró con una solemne celebración (probablemente en el año siguiente al de su muerte), junto con algunos otros mártires de la misma ciudad. El Martirologio Romano le conmemora el 9 de enero. Es extraordinario encontrarse con una familia de santos. Este prodigio de la gracia se debe principalmente al ejemplo de Santa Macrina, de la que sus tres hijos aprendieron el espíritu de abnegación y humildad, que constituye la máxima fundamental del Evangelio. Por desgracia, tal principio es para muchos simplemente un objeto de especulación, en vez de ser un alimento del corazón

-San Adriano o Adrián, abad de Canterbury, África, † 710. Nacido en África. Era abad de Nérida, cerca de Nápoles, cuando el Papa San Vitaliano, a la muerte de San Adeodato, arzobispo de Canterbury, le escogió por su ciencia y virtud para instruir a la nación inglesa, aún joven en la fe. El humilde siervo de Dios trató de declinar la elección, recomendando a San Teodoro para el cargo, pero se mostró dispuesto a compartir los trabajos de la misión. El Papa accedió a sus súplicas y le nombró asistente y consejero del nuevo obispo, en lo cual San Adriano convino gustosamente. San Teodoro le nombró abad del monasterio de San Pedro y San Pablo de Canterbury, que más tarde había de llamarse San Agustín, donde nuestro santo enseñó el griego, el latín, la ciencia de los Padres y, sobre todo, la virtud. Bajo Adrián y Teodoro, la influencia de la escuela monástica de Canterbury se extendió enormemente. San Aldelmo acudió a ella desde Wessex, Oftforo desde Whitby, y otros estudiantes desde Irlanda. Era una escuela de Derecho Romano y de Ciencias eclesiásticas. Beda refiere que los discípulos de San Adrián conocían bastante bien el griego y hablaban el latín como el inglés. San Adrián ilustró el país con su doctrina y el ejemplo de su vida, durante treinta y nueve años. Murió el 9 de enero del año 710.

-Santa Marciana, mártir, en la Mauritania cesariana, Argelia Occidental, s. IV. Originaria de "Rusuccur" (actualmente Tigzirt), en Mauritania, abandonó valientemente todas las ventajas que procura el mundo para ir a encerrarse en una celda en Cesárea y guardar intacta su virginidad, bajo la mirada de Dios. Sin embargo, ella creyó que era su deber declarar la guerra a la idolatría que entonces reinaba en África. Un día, al atravesar la plaza pública, no pudo soportar ver expuesta una estatua de Diana y le rompió la cabeza. La apresaron, la golpearon con varas, y, después, la condenaron a morir en el anfiteatro, desgarrada por los dientes de las fieras. Cuando esperaba este último suplicio, la entregaron a los gladiadores para que violaran su castidad, pero Dios no permitió esta infamia. Al llegarse la fecha del suplicio, Marciana fue expuesta primero a un león que no le hizo daño alguno; después, un toro se lanzó sobre ella y le hundió los cuernos en el pecho, con lo que cayó de bruces sobre el suelo, casi sin sentido. Por último, un leopardo la destrozó y en este tormento expiró. Los manuscritos de las Actas no están de acuerdo sobre la fecha del martirio, 9 de enero, 9 ó 12 de julio. Baronio, en sus notas al Martirologio Romano, estima que el 12 de julio marca una traslación de reliquias y el 9 de enero, el aniversario del martirio. El 12 de julio el Martirologio menciona una santa Marciana, virgen y mártir, en Toledo. Baronio piensa que se trata de santa Marciana de Mauritania, venerada en Toledo. En el breviario mozárabe se encuentra un bello himno en su honor.

-Santas Ágata Yi y Teresa Gim, mártires, Corea, 1840. Yi Agatha [Ágata Yi], nació en el año de 1824 en Seúl (Corea del Sur), joven laica del vicariato apostólico de Corea, Kim Theresia [Teresa Gim], nació en el año de 1797 en Myeoncheon, Chungcheongdo (Corea del Sur), laica del vicariato apostólico de Corea, casada, viuda. Las dos sufrieron el martirio el nueve de de enero de mil ochocientos cuarenta en Seúl, Corea. Fueron miembros activos de su comunidad cristiana, Ágata tenía diez y seis años y Teresa cincuenta y siete, de edad. En 1984 Juan Pablo II confirmó sus heroicas virtudes y las declaró santas. Sus restos reposan en la cripta de la catedral de Seúl. No se sabe cuando fue iniciado su proceso de beatificación, pero la Congregación para las Causas de los Santos (CCS) le otorgó como número del protocolo el mil trescientos treinta y tres, noventa y tres o ciento diez y seis, o el número seiscientos sesenta y siete, sus martirios fueron aprobados nueve de mayo de 1925, y fueron beatificadas el cinco de julio de 1925, finalmente, gracias a un milagro atribuido por su intercesión; Su Santidad el Papa Juan Pablo II las declaró beatas el seis de mayo 1894, junto con 101 compañeros, mártires de Corea.

-Beata María Teresa de Jesús (Alix Le Clerc), virgen y fundadora, Francia, 1622. Nació en Remiremont, ducado de Lorena, en 1576. Su familia ocupaba una posición destacada; pero es poco lo que sabemos de la vida de Alix hasta los diecisiete años. A esa edad era una joven alta y hermosa, rubia, de constitución delicada, atractiva e inteligente; en una palabra, como lo hace notar Mons. Francis Gonne, Alix era lo que los franceses llaman "spirituelle". Otro relato, escrito por ella misma, nos informa que se distinguía en la música y la danza, que era muy popular y que tenía muchos admiradores. Alix deja entender que se envanecía de todo esto, lo que es probable. A los diecinueve años tuvo el primero de los sueños que habían de jalonar su vida. Se vio en una iglesia, cerca del altar; a su lado se hallaba Nuestra Señora, vestida con un hábito religioso desconocido, hablándole: "Ven, hija mía, que yo misma voy a darte la bienvenida", le decía. Poco después, la familia Le Clercq fue a habitar a Hymont. Ahí encontró Alix a San Pedro Fourier, que era vicario de una parroquia de Mattaincourt, en las cercanías. Un día que asistía a la misa en esa parroquia, Alix oyó un ruido de tambor y vio al demonio que hacía bailar a los jóvenes "ebrios de alegría". En ese instante se operó la conversión de Alix, quien nos dice: "Ahí mismo resolví no mezclarme con semejante compañía". En la Misa de Navidad de 1597, Alix Le Clercq, Ganthe André, Isabel y Juana de Louvroir se consagraron públicamente a Dios. En 1621, Alix obtuvo permiso de renunciar al cargo de superiora local de Nancy, y entró en un corto período de extraordinaria paz, que fue el preludio de su muerte. Estaba enferma desde tiempo atrás. Los médicos la de clararon incurable, diagnóstico que desconsoló a todo Nancy, desde el duque y la duquesa de Lorena hasta las colegialas y los mendigos. San Pedro Fournier acudió a toda prisa a Nancy, pero no pudo penetrar en la clausura, hasta que el obispo le autorizó a ello. La oyó en confesión y la preparó para el paso "de la muerte a la vida". La beata se despidió solemnemente de la comunidad el día de la Epifanía, exhortando a sus religiosas al amor y la unión. El fin llegó el 9 de enero, después de una larga agonía. La beata no había cumplido aún los cuarenta y seis años.

-Beato José Pawlowski y Casimiro Grelewski, mártires, Polonia, 1942. Józef Paw?owski [José Pawlowski] nace el doce de agosto de mil ochocientos noventa en Proszowice, ?wi?tokrzyskie (Polonia) sacerdote de la diócesis de Kielke. Kazimierz Grelewski [Casimiro Grelewski] sacerdote de la diócesis de Radom, ambos asesinados el nueve de enero de mil novecientos cuarenta y dos en Dachau (Bavaria, Alemania). Su proceso de beatificación fue iniciado el diez de marzo de mil novecientos noventa y dos o el veintinueve de abril de mil novecientos veinticuatro, su Santidad el Papa Juan Pablo II aprobó su martirio y los declaró dignos de veneración ("Venerables") el veintiséis de marzo de mil novecientos noventa y nueve, y los beatificó en Varsovia (Polonia) el trece de junio de mil novecientos noventa y nueve junto con otros 106 mártires de Polonia, asesinados por el Nazis por odio a la fe.

-San Julián el Hospitalario, vulgarmente llamado el Pobre. También llamado el Pobre, buenos apelativos para un personaje seguramente de leyenda, que vive fuera del tiempo histórico y que a menudo se confunde con otro Julián que fue mártir y que no tiene nada que ver con él. El Hospitalario, patrón de los posaderos, dio su nombre a numerosas iglesias, hospitales y asilos, y se le evoca por dramáticas vicisitudes en las que la imaginación se inclina del lado de la santidad. Según la Leyenda Dorada fue un caballero a quien en una cacería el ciervo acosado predijo que daría muerte a sus padres. Para evitar que sucediera tal cosa huyó de los suyos y entró al servicio de un lejano rey, y éste, como premio de sus hazañas guerreras, le casó con una noble viuda y le regaló un castillo. Sus padres lo buscan hasta encontrarlo. Su esposa los recibe y los hace acostar en su lecho. Al volver ve una pareja en su cama y la asesina, pensando que su mujer lo engañaba. Al darse cuenta del error se convierte en ermitaño. Muchos años después, Julián prestó ayuda a un aterido leproso que parecía al borde de la muerte, pero que de pronto, resplandeciente de luz y de hermosura, se levantó para anunciarle que Dios le había perdonado. El que lava cristianamente su culpa con las virtudes de la hospitalidad y la pobreza, ve su historia bellamente engarzada con la de esta admirable esposa sin nombre, y nos transmite la emoción de un gesto terrible y alegórico, sangriento y esperanzado por el que figura en este libro.

-San Victoriano, Abad, siglo V. (478-568) Nacido en año 478, a los 20 años abandonó todos sus bienes y comenzó una vida de peregrinante. Monje y Médico, donde se detenía fundaba un monasterio y un hospital. Así recorrió las campiñas de Italia hasta llegar a España y se estableció en las montañas de Huesca.
Ya anciano, bajó de la montaña y construyó un amplio santuario que albergó una numerosa comunidad de monjes que posteriormente fueron obispos de España. Murió en ese mismo lugar el 12 de enero del 568.

-San Marcelino, Obispo de Ancona, siglo VI. († 566) Nacido en la ciudad italiana de Ancona, fue consagrado obispo de esa diócesis cerca del año 550. Floreció en tiempo del Emperador Juliano. De él escribió San Gregorio Magno refiriendo que libró milagrosamente a la ciudad de Ancona de un gran incendio. Cuando el santo fue llevado en una silla, por no poder caminar, hasta donde llegaba el fuego, las llamas retrocedieron y todo el incendio se consumió. Falleció cerca del año 566.

-San Filán o Finán de Lindisfarne, abad del monasterio escocés de Pettinwim, s. VII. (de Iona), obispo, m. 661.

-Santos Vital, Revocato y Fortunato, mártires., Esmirna.

-Santos Epicteto, Jocundo, Segundo, Vital y Félix, Africa, 205.

.-Santa Pascasia, virgen y mártir, Dijón, y cooperadora de San Benigno en la evangelización de Borgoña, s. lll.

-San Britwaldo, obispo de Cantorbery y hagiógrafo, 731.

-San Eustrato, que combatió a los iconoclastas en Grecia, s. IX.

-San Eustracio, abad.

-San Honorato, Buzançais.

-Beato Antonio Fatati, obispo.

-Beata Julia de la Rena.

-Venerable, Paulina María Jaricot, Terciaria Dominicana, Francia, 1862. Paulina Jaricot nace el 22 de julio de 1799 en Lyón. Sus padres, Antonio Jaricot y Juana Lattier son profundamente cristianos. Paulina escribirá más tarde: «Dichosos quienes reciben de sus padres las primeras semillas de la fe. Bendito seas, Señor, por haberme dado como padre a un hombre justo, y como madre a una mujer llena de virtud y de caridad». Cuando Paulina ve la luz, seis hijos coronan ya la prole familiar. Un día, tras caer de un escabel, Paulina sufre una extraña enfermedad: camina como una persona ebria, con la mirada extraviada, y pierde por completo el habla. Su madre, que la vela noche y día, cae también gravemente enferma y muere, lejos de Paulina, el 26 de noviembre de 1814, ofreciendo su vida a Dios por su hija. Dicha muerte le es ocultada durante mucho tiempo, con el fin de que pueda recobrar la salud. Con la convalecencia, Paulina recupera el deseo de agradar, destacando como la más elegante de entre las jóvenes de su entorno, y sin embargo no se siente feliz: «Mi corazón sentía una ardiente sed que nada podía saciar, porque aquel pobre corazón, esclavo todavía de la criatura, sólo hallaba un vacío infinito en medio de un afecto perecedero, y una tortura indescriptible en sus resistencias a la llamada de Dios». Finalmente, el 9 de enero de 1862, mucho antes del alba, se la oye murmurar: «Como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden... ¡María! ¡María! ¡Sí, sí fiat!», y finalmente: «¡María, Madre mía... soy... toda tuya...!». Son sus últimas palabras. A las cinco de la mañana, con la sonrisa en los labios, Paulina exhala su último suspiro y entra, joven, hermosa y radiante en la verdadera vida, la Vida Eterna. El 25 de febrero de 1963, el beato Juan XXIII declaró la heroicidad de sus virtudes, lo que le vale el título de venerable.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 9/1/2013 04:14 (#383361 - en respuesta a #383357)
Motivo: RE: Santoral 8 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
encontre distintas fechas para este Santo , pero en este santoral figura hoy


San Julian el hospitalario



(Relief_of_Julian_the_Hospitaller.jpg)



(36750B.jpg)



(San%20Julian_el%20Hospitalario%202.jpg)



Adjuntos
----------------
Adjuntos Relief_of_Julian_the_Hospitaller.jpg (495KB - 29 descargas)
Adjuntos 36750B.jpg (25KB - 34 descargas)
Adjuntos San%20Julian_el%20Hospitalario%202.jpg (36KB - 30 descargas)
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 10/1/2013 06:13 (#383595 - en respuesta a #383361)
Motivo: Santoral 10 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 10 de enero
-Beato Gregorio X, papa, muerto en Arezzo, 1276. El papa Beato Gregorio X (1271-1276) Es uno de los Romanos Pontífices más insignes del siglo XIII que constituye el apogeo de la Iglesia medieval. Con Inocencio III (1198-1216) se puede decir que la Iglesia y el Pontificado llegaron al cenit de su prestigio y significación, siendo los papas verdaderos árbitros de las coronas de los reyes, y los motivos religiosos los que guiaban en sus empresas a los hombres más eminentes del tiempo. En este estado de florecimiento religioso continuó la sociedad europea a través de todo el siglo XIII. Entre sus principales manifestaciones podemos notar el gran esplendor de las universidades y estudios medievales, en París, Oxford, Bolonia, Salamanca y otros importantes centros, y con figuras tan prominentes, como Alejandro de Hale y San Buenaventura, San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino. Lo mismo podríamos decir del gran apogeo del arte religioso, que nos presenta las grandes catedrales góticas de París, Reims, Chartres y Amiens, Milán, Burgos, León y Toledo, por no citar más que las principales. Nacido en Piacenza en 1210, distinguióse desde sus primeros años por su aplicación y constancia en el estudio, que fue coronado con extraordinarios éxitos. Los trabajos que tuvo que sufrir Gregorio X durante el concilio y después de él, unidos a la austeridad de su vida ascética, lo habían agotado por completo. Dios no le concedió ver de nuevo a Roma. Mientras volvía de Lyon, después de pasar por Milán y Florencia, se vio obligado a detenerse en Arezzo de Toscana, donde, víctima de una pleuresía, murió el 10 de enero de 1276. Según se refiere, al sentir la proximidad de la muerte, pidió un crucifijo, y mientras lo besaba con la mayor devoción y recitaba la Salutación angélica, entregó su alma a Dios. Incluido por la Iglesia en el número de los beatos, Benedicto XIV, en su célebre obra Sobre la Canonización, dedica largo espacio a la relación de su vida y milagros, tal como lo encontró en el archivo del tribunal de la Rota.

-San Agatón, papa, Roma, 682. Tal vez naciera en Palermo, según otros en Reggio Calabria. Tenía fama de taumaturgo y parece ser que tenía casi un siglo de vida en el momento de ser elegido. Acogió la petición que el emperador Constantino IV hiciera a Dono, es decir, la de convocar una conferencia teológica, y luego envió a Constantinopla una delegación con una "Profesión de fe", que sometió a un concilio de 170 obispos. El concilio, presidido por el emperador, condenó el monotelismo y el monoenergismo reafirmando al mismo tiempo la doctrina según la cual en Cristo hay dos naturalezas, a la que corresponden dos voluntades, una divina y la otra humana. A este concilio se le conoce con el nombre de "Trullano", del nombre de la sala con forma de cúpula (Trullus), donde se celebró la sesión. Agatón consiguió que se le eximiera del pago del impuesto de tres mil escudos, impuestos por Justiniano, a cambio de la confirmación imperial para cada elección papal. Envió a maestros de canto a Inglaterra para que enseñaran a esos eclesiásticos la nueva forma gregoriana. Vivió probablemente hasta los 107 años.

-San Gonzalo, dominico, Amaranto o Amarate, en Portugalado, 1259. San Gonzalo de Amarante nació en Tagilde, aldea del Obispado de Braga, en Portugal. Después de recibir el Bautismo, con admiración de todos clavó el niño los ojos en la imagen de Cristo crucificado y alargó las manecitas en ademán de abrazarle; y siempre que le llevaban a la iglesia, no paraban sus ojos hasta hallar la imagen del Salvador en la cruz, de la cual no podían apartarle sin que se pusiese a llorar. Educóle en letras y virtudes un venerable sacerdote, de cuya casa pasó después al palacio del Obispo de Braga, el cual le encomendó la abadía de San Pelagio. Mas como el santo ardía en vivos deseos de visitar los Santos Lugares de Jerusalén, confió su rebaño a un vicario sobrino suyo, y en hábito de peregrino se dirigió a Tierra Santa. Catorce años gastó en contemplar los divinos recuerdos de nuestro Señor, sin cansarse de mirarlos, adorarlos y regarlos con suavísimas lágrimas, Cuando volvió a su tierra, viéndose despojado de su abadía por su sobrino, comenzó a predicar la doctrina evangélica por toda aquélla región. Por el tenor de su vida apostólica se concilió el respeto y veneración de las gentes, y con las limosnas que le daban edificó una ermita en honra de la Santísima Virgen en cierto sitio inculto y áspero no lejos del río Tamaca, y vivió en aquélla soledad ejercitándose en la contemplación y predicando las cosas del cielo a las gentes que iban a visitarle. Hízose tan célebre aquel lugar por los milagros que allí obró el santo, que después se pobló de no pocos templos y de dos famosos monasterios, y hasta el día de hoy concurren a él los pueblos en romería. Llamóle la Virgen santísima a la sagrada Orden de Predicadores, recientemente fundada por santo Domingo, y después de haber hecho el santo en ella su noviciado y su profesión religiosa, volvió a su oratorio de Amarante, para continuar allí sus apostólicos ministerios. Para que las inundaciones del río Tamaca no estorbasen el concurso de los fieles, echó un puente sobre aquel río, asentando con sus manos las primeras piedras alimentando a los operarios con los peces que llamaba del río y acudían a la orilla. Esta vida eremítica y apostólica llevó el santo, hasta que, llegándose el día de su feliz muerte, se despidió del pueblo que había acudido en romería, y en el día 3 de enero, asistido por la Reina de los cielos, que se le apareció en su último trance, entregó su preciosa alma al Creador.

-Santa Francisca de Sales (Leónia Aviat), fundadora, Francia, 1914. Nació en Sézanne (Francia), departamento del Marne, el 16 de septiembre de 1844. Fue bautizada al día siguiente de su nacimiento con el nombre de Leonia. Frecuentó las primeras clases elementales en su pueblo natal; después, sus padres la llevaron al monasterio de la Visitación de Troyes pues, aunque practicaban poco, eran honrados comerciantes que deseaban para su hija una buena educación cristiana. Su vida estuvo marcada por tres etapas fundamentales: el período de formación en el monasterio de la Visitación de Troyes, capital de Champagne; el encuentro con el p. Louis Brisson, futuro fundador de los Oblatos de San Francisco de Sales; y la aplicación de las leyes subversivas contra los institutos religiosos en Francia a finales de siglo. Leonia permaneció en el monasterio de la Visitación hasta la edad de 16 años. Ya entonces manifestó a la superiora su deseo de hacerse religiosa, pero ella le respondió: "Aquello para lo que Dios te tiene destinada no está aún preparado; déjale actuar y haz siempre la voluntad divina". Cuando salió del monasterio, su padre había dispuesto para ella un matrimonio con un rico y distinguido señor del lugar, pero Leonia pensaba ya en la vocación religiosa y no quiso acceder a los deseos de su padre. A la edad de 21 años, en 1865, visitó un establecimiento industrial de Sézanne y surgió en ella el deseo de atender a las obreras. Entretanto, el p. Louis Brisson, que había sido capellán de la Visitación cuando ella estaba interna allí, dado su incansable celo por la protección y la formación religiosa de las jóvenes obreras que venían de los campos y estaban expuestas a los peligros más graves, había fundado en el año 1858 las "Obras para las trabajadoras jóvenes", poniéndolas bajo la protección de san Francisco de Sales: proporcionaban a las jóvenes locales seguros, comida y la asistencia de almas buenas y generosas, pero les hacía falta también la formación humana y la educación religiosa. Finalmente en sus últimos seis años de vida veló celosamente por la redacción definitiva de las Constituciones, que fueron aprobadas por el Papa Pío X en 1911. Falleció a la edad de 69 años, en Perusa (Italia), el 10 de enero de 1914.

-Beata María Dolores Rodríguez Sopeña Ortega, fundadora, España, 1918. Nace en Vélez Rubio (Almería), el 30 de diciembre de 1848, cuarta entre siete hermanos. Sus padres, Tomás Rodríguez Sopeña y Nicolasa Ortega Salomón, castellanos, se habían trasladado desde Madrid a esa localidad por motivos de trabajo. Don Tomás había terminado su carrera judicial demasiado joven, por lo que no podía ejercer y consigue un empleo como administrador de las fincas de los marqueses de Vélez. Su infancia y adolescencia transcurren en distintos pueblos de las Alpujarras pues, cuando su padre empieza a ejercer como magistrado sufre a lo largo de su carrera diversos traslados. Con todo, ella define esta etapa de su vida como un "lago de tranquilidad". En 1872, la familia se reúne en Puerto Rico. Dolores tiene 23 años y permanecerá en América hasta los 28. Empieza su contacto con los jesuitas. En Cuba muere su madre, su padre pide el retiro y vuelven a Madrid en 1877. En 1883 muere su padre y se reavivan sus luchas vocacionales. En 1896 empieza su actividad fuera de Madrid. Pese a la oposición de la Asociación, acepta fundar la Obra en Sevilla. En el año 1900 participa en una peregrinación a Roma por el Año Santo. El 24 de septiembre de 1901, en Loyola, después de unos Ejercicios Espirituales realizados junto con 8 compañeras, se levanta acta de fundación del "Instituto de Damas Catequistas" (hoy "Instituto Catequista Dolores Sopeña"), aunque la fundación oficial fue el 31 de octubre en Toledo. Una de sus grandes intuiciones fue fundar, al mismo tiempo, una Asociación civil, hoy llamada "Obra Social y Cultural Sopeña - OSCUS", que, en 1902, consigue el reconocimiento del gobierno. En 1905 recibe de la Santa Sede el Decretum laudis y, dos años más tarde, el 21 de noviembre de 1907, la aprobación de las Constituciones concedida directamente por S.S. Pío X. En pocos años, establece comunidades y Centros en las ciudades más industrializadas de entonces. En 1910 se celebra el primer Capítulo General y es reelegida Superiora General. En 1914 funda en Roma y en 1917 viajan las primeras Catequistas para abrir la primera casa en América, concretamente en Chile. Al año siguiente, el 10 de enero de 1918, Dolores Sopeña muere en Madrid con fama de santidad. El 23 de abril de 2002 se promulgó el Decreto de Aprobación del milagro que ha dado paso a su Beatificación.

-
Beata Laura Vicuña, niña. Nació en Santiago de Chile, el 5 de abril de 1891 y murió en Argentina el 22 de enero de 1904, a la edad de sólo 13 años. El Papa Juan Pablo II la beatificó el 3 de septiembre de 1988. Niña chilena que ofreció su vida para que su madre, que vivía en unión libre con un hombre malo y violento, lo dejara y volviera a sus prácticas de piedad. El Señor oyó sus oraciones y murió Laurita después de sufrir una enfermedad larga y penosa. Su madre se convirtió y, saliendo disfrazada de noche, logró escapar del hombre que la perseguía. Laura Vicuña ha seguido haciendo muchos milagros a los que le encomiendan sus necesidades. Su padre es un alto militar y jefe político de Chile. Una revolución derroca al gobierno y la familia Vicuña tiene que salir huyendo, desterrados a 500 kilómetros de la capital. Allá muere el papá y la familia queda en la miseria. Laura tiene apenas dos años cuando queda huérfana de padre. En 1900 Laura es internada en el colegio de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora en el colegio de Junín de los Andes. Señor Jesús: Tú que concediste a Laura Vicuña la gracia de ofrecer su vida por la salvación del alma de su propia madre, concédenos también a todos nosotros la gracia de obtener buenas obras, la conversión y salvación de muchos pecadores. Amén.

-
Beata Ana de los Ángeles Monteagudo, Ponce de León, religiosa, Perú, 1686. Nació en Arequipa el 26 de julio de 1602, hija del español Sebastián Monteagudo de la Jara y de la arequipeña Francisca Ponce de León.
Conforme a costumbres de la época, Ana fue internada por sus padres en el monasterio de Santa Catalina. Vuelta al hogar por decisión de sus padres, no le satisfacieron los halagos del mundo ni las perspectivas de un ventajoso matrimonio. Deseaba hacerse religiosa y lo puso en práctica ante la indignada reacción de sus padres. Soportó con paciencia y ánimo invicto las contrariedades y emprendió la senda de la perfección. En 1618 inicia el noviciado y añade a su nombre el apelativo "de los Ángeles". La aspereza de la vida conventual no la arredra. Vive con entusiasmo el ideal de Domingo de Guzmán y de Catalina de Siena. Con el tiempo llega a ser Maestra de novicias y Priora (1647). Acomete con energía la reforma del monasterio. Amonesta y corrige, anima y promueve. Además de las profesas, habitaban por esa época en el monasterio cerca de 300 personas, no todas imbuidas del deseo de perfección. La obra de Ana de los Ángeles chocó con oposiciones tenaces. Sor Ana atendió asimismo, abnegada y heroicamente, a las víctimas de una peste que azotó Arequipa. Tuvo altísima oración, esmerada perfección en las virtudes propias de la vida religiosa, serenidad y paciencia en los sufrimientos. Falleció el 10 de enero de 1686. Beatificada en Arequipa por Juan Pablo II en 1985.

-San Juan el Bueno, obispo de Milán, 659. La sede de la importante diócesis de Liguria había sido trasladada de Milán a Génova, a principios del siglo VII. San Juan Camilo, el Bueno, la restituyó a Milán. Sabemos que nuestro santo fue un gran defensor de la ortodoxia contra los monotelitas, y que tomó parte en el Concilio de Letrán, en 649. A estos datos se reducen las noticias que poseemos sobre él. El Martirologio Romano le conmemora el día de hoy. Su culto no parece haberse extendido sino en el siglo XII, cuando el arzobispo Ariberto descubrió sus reliquias. San Carlos Borromeo las trasladó en 1582. San Juan murió problemente el 3 de enero del año 660.

-San Marciano, sacerdote de Constantinopla, 489. Nació en Constantinopla, donde pasó toda su vida, en el seno de una familia emparentada con la del emperador Teodosio. Desde muy joven se entregó al servicio de Dios y a la caridad para con los pobres. El año 455 el patriarca Anatolio lo ordenó sacerdote, con lo cual Marciano se sintió más obligado aún a buscar la perfección. Fue acusado de hereje pero su mansedumbre y humildad triunfaron de todas las críticas y la persecución a que fue sometido sirvió para purificar aún más su alma. Murió el año cuatrocientos setenta y uno o cuatrocientos ochenta y nueve.

-San Guillermo, obispo de Bourges, Aquitania, 1209. Arzobispo y confesor, en Bourges en Aquitania, esclarecido en virtudes y milagros. Este santo se hizo eclesiástico para medrar, pero se convirtió, renunció a sus prebendas y se recluyó en la abadía de Grandmont y después en la de Chalis. Fue elegido obispo contra toda su voluntad. Orientó su labor hacia los pobres, los prisioneros y los enfermos abandonados. San Guillermo fue notable en la orden del Cister por su humildad y su mortificación. Designado, a pesar suyo, arzobispo de Bourges, redobló las austeridades porque tenía que expiar, según decía, sus propios pecados y los de su pueblo. Tal horror tenía por el pecado, que no podía ver que se ofendiese a Dios sin derramar un torrente de lágrimas. Murió en 1209. Si no tenemos bastantes lágrimas como para llorar los pecados de los demás, por 10 menos lloremos los nuestros. Su fama de santidad fue tal que el Papa Honorio III lo canonizó tan sólo ocho años después de su muerte.

-San Pedro de Orséolo (928-987) Llegó a ser dux de Venecia, cargo en el que desplegó un enorme talento administrativo al restaurar la paz pública, el templo de San Marcos y los barrios incendiados tras las guerras internas. Una noche desapareció sin dejar huella, y fue hasta Francia donde entró en la abadía de Rosellón y se hizo monje bajo un falso nombre. Allí pasó el resto de sus días entregado a la expiación y a la contemplación. La festividad de San Pedro Urseólo, confesor, en el monasterio de Cuxá; fue primero dux de Venecia, y después monje de la Órden de San Benito, esclarecido en piedad y doctrina; su festividad se celebra el día catorce de enero.

-San Milziade, Melchiade o Melquíades, papa, m. 314. San Melquíades: Africa; Julio 11, 311- Enero 11, 314. Nació en África. Elegido el 2.VII.311, murió el 2.I.314. Vio junto con el Emperador Constantino el triunfo del cristianismo que después de la visión "in hoc signo vices" se convirtió en "religión oficial del estado" con Tedosio. Empezó a usarse el pan bendito. Construyó la basílica de San Juan.
Su nombre está relacionado con el acontecimiento histórico-político más importante de la vida del Cristianismo de aquellos años: el edicto de Constantino, promulgado en Milán en el año 313, gracias al cual la religión cristiana podía profesarse libremente al igual que cualquier otra religión del imperio, sin más miedo a la persecuciones.
La libertad sancionada por la ley, junto con otras ayudas ofrecidas por la autoridad imperial permitió que la religión cristiana se expandiera desmesuradamente hasta invertir las proporciones anteriores respecto a la religión pagana. Muy pronto se convirtió en religión del Estado y entró por derecho y con pleno título en la historia del mundo. A sugerirle y hacerle madurar en Constantino la idea del edicto contribuyó seguramente la madre S. Elena y la hermana S. Constancia, ya cristianas, pero incidió aún más una consideración de oportunidad política.
Los cristianos ya eran demasiados y estaban presentes en todos los sectores de la vida social y política, desde los más bajos hasta los más altos. Constantino dio a Melquíades un templo de las ninfas en el palacio de los Letranes que fue transformado en baptisterio. A su lado hizo construir la basílica de S. Juan de Letrán.
Melquíades murió en el año 314. Está enterrado en la iglesia romana de S. Silvestre in Capite.
-San Nicanor, uno de los siete primeros discípulos, Chipre, s. I. San Nicanor, diácono, en la isla de Chipre, uno de los siete primeros de la Iglesia, el cual habiéndose aventajado en fe y en virtudes eminentes, recibió la corona del glorioso martirio.

-San Pablo, Este es el primer santo ermitaño de la Iglesia universal. Nació en Tebaida, Egipto, en el 230 y murió en el 342.
Tuvo la mala suerte de vivir en un período en el que los cristianos eran cazados y perseguidos como criminales contra la seguridad del Estado. Quedó huérfano a los 15 años, y su cuñado quiso enrolarlo en el ejército. A los 22, se fue al desierto para fortalecer su fe ante los combates que le aguardaban. El silencio y la soledad son los peligros mayores para un ser humano. Y sin embargo, para él constituyó el fruto más preciado de santidad.
En el desierto se aprende a confiar en Dios más que en el propio dinero o bienestar.Trabó una intensa amistad con san Antonio Abad. Llevaba muchos años sin haber visto a un ser humano. Mira, le dijo a su compañero, ahora va a tener el cuervo un problema. Hasta ahora me traía cada día pan para mí. Pero como somos dos, verás cómo Dios no nos abandona. Y efectivamente, el cuervo duplicó la ración que transportaba cada día. No les faltó nunca el pan y el agua cristalina de una fuente en pleno desierto. Ambos recibieron la ayuda de Dios durante 60 años, ya que cada día le enviaba pan mediante un pájaro. Pablo le predijo a Antonio el día de su muerte. Y así sucedió. Dos leones le ayudaron a enterrarlo. Pero ya antes le había dicho que fuera a su monasterio: "Vete a tu monasterio y me traes el manto que el gran san Atanasio te regaló. Quiero que me amortajen con ese manto". Cuando volvía de hacer el encargo, vio el alma de Pablo volando al cielo. Y Antonio exclamó: "Pablo, Pablo, ¿por qué te fuiste sin decirme adiós? San Antonio Abad le dijo a sus monjes: "Yo soy un pecador, pero en el desierto conocí a uno que era tan santo como un Juan Bautista: era Pablo el ermitaño". Su cuñado, ya antes de saber la muerte de Pablo, el muy descarado, al ver que Pablo se había largado al desierto, lo denunció a la autoridad para que todos los bienes pasasen a él. Murió a los 113 años. Se Celebra el 15 de enero.

-San Gregorio de Nisa. Obispo y Padre de la Iglesia. Nació entre 330-335 en Cesarea, Capadocia. Muere entre 395-400. Hermano menor de San Basilio el Grande y amigo de San Gregorio Nacianceno. Educado en Atenas. Influenciado por las obras de Orígenes y Platón. Se casó con Theosebeia. Profesor de retórica. Desilusionado con su vida de maestro, recibió el sacerdocio y se hizo ermitaño. Su madre y hermana ya vivían la vida monástica.
Fue obispo de Nisa, Armenia, en 372 y arzobispo de Sebaste.
Luchó contra la herejía ariana. Conocido por sus escritos sobre la contemplación y el misticismo cristiano, por sus exposiciones sobre las Sagradas Escrituras y teología de la Trinidad.
Fue uno de los líderes del Concilio de Constantinopla en 381 y del Concilio de Antioquía. Su pobre administración financiera causó que el gobernador lo acusara de robar la propiedad de la Iglesia y lo encarcelara. Se escapó pero fue depuesto por un sínodo de obispos en 376. Exilado dos años, fue después restaurado en su diócesis. Entre sus escritos: Catequesis, Explicación de los títulos de los salmos, sobre los niños, el destino, la perfección y que tipo de hombre el cristiano debe ser, la creación del hombre, la virginidad y otros.

-San Domiciano, obispo de Mitilene, en Armenia, que se esforzó por convertir a Cosroes, rey de los persas, 600.

-San Maurilo, ab. de Cahors, Francia, 580.

-Santa Sterina, virgen, en el monasterio de Faremontier, s. VII.

-San Petronio, obispo de Die, Francia. 463.

-Santa Aringa, virgen, en Toscana, 1310.

-San Aldo, ermitaño.

-San Arconzio, obispo, Viviers.

-Beato Benincasa, abad, Cava, 1194.

-Beato Egidio (Bernardino) di Bello, eremita franciscano.

-Beata Marchesina Luzi, virgen y mártir, 1510.

-San Petronio, obispo, Die.

-San Valerio, ermitaño.

-Venerable, María de la Concepción (Adele de Batz de Trenquellón), fundadora, Francia, 1828. Nació el 10 de junio de 1879, en el castillo de Trenquelléon, junto a Feugarolles (Lot-et-Garonne. Francia). Hija del barón Carlos de Batz y de su esposa Úrsula de Peyronnencq. En 1792 nace su hermano Carlos Policarpo.
En 1803 Adela recibe en Agen el sacramento de la confirmación de manos del monseñor Jacoupy, con Juana y Águeda Diché. Con Juana, cuatro años mayor que ella, entabla una amistad que durará toda la vida. Adela comienza a llevar una vida espiritual intensa, con un proyecto personal de vida y una fuerte actividad apostólica en la región, ayudada con amigas y algunos sacerdotes de la zona. El 5 de agosto de 1804, animadas por el señor Ducorneau fundan una Pequeña Asociación, de tipo espiritual y con intención evangelizadora. A partir de ese momento comienza además una intensa correspondencia epistolar con sus amigas (especialmente con Águeda Diché), que más tarde continuará, ya como religiosa.
Enferma desde el año 1825, muere en Agen el 10 de enero de 1828. Sus últimas palabras son para Jesucristo: "¡Hosanna al Hijo de David!". Fue declarada Venerable por la Iglesia en 1986, y la diócesis de Agen colocó su tumba en la capilla de Sainte Foy, dedicada a los santos de la región . Hoy las "Hijas de María Inmaculada" están extendidas por Europa, Asia, África y América, y forman parte de la Familia marianista.


Modificado por gilda 10/1/2013 06:14
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 10/1/2013 06:28 (#383596 - en respuesta a #383595)
Motivo: RE: Santoral 10 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina


ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 10/1/2013 06:30 (#383597 - en respuesta a #383596)
Motivo: RE: Santoral 10 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina


ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 10/1/2013 06:32 (#383598 - en respuesta a #383597)
Motivo: RE: Santoral 10 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina




(imagesCA3PUD1L.jpg)



(imagesCAEJ07BI.jpg)



(imagesCAWCCSVG.jpg)



Adjuntos
----------------
Adjuntos imagesCA3PUD1L.jpg (7KB - 29 descargas)
Adjuntos imagesCAEJ07BI.jpg (5KB - 30 descargas)
Adjuntos imagesCAWCCSVG.jpg (5KB - 30 descargas)
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 11/1/2013 03:16 (#383786 - en respuesta a #383598)
Motivo: Santoral 11 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 11 de enero
 
 
-San Higinio, Papa y mártir, Roma, 142. Fue griego de nación, natural de Atenas, hijo de un filósofo, cuyo nombre y genealogía se ignora, quien por su eminente y recomendables prendas ascendió a la cátedra apostólica por muerte de San Telésforo, hacia la mitad del siglo II, en el reinado del emperador Antonino Pío. En tiempo de su pontificado fueron muchas y graves las calamidades del mundo, y con especialidad del Imperio romano; y atribuyendo los gentiles estos males y castigos a la divina Justicia, a los vicios y delitos de los cristianos; no menos cruel que la persecución de los paganos fue la que sobrevino a la Iglesia en la época de este Papa por la malignidad de los herejes, que no perdonaban medio alguno para corromper la pureza de la fe y la santidad de las costumbres. Casi todos los enemigos declarados de Jesucristo habían concurrido a Roma con la perversa intención de envenenar la fuente de matriz de la doctrina evangélica, con singular atractivo y cultos modales hacía grandes progresos en su secta, engañando al vulgo con su doctrina afectación de reforma y una muy bien estudiada exterioridad de virtud. Hacía mucho tiempo que suspiraba nuestro Santo por la corona del martirio. Aquel ardiente celo que mostraba en todas sus acciones y providencias por dilatar el reino de Jesucristo, y consevar en su pureza el Sagrado Depósito de la Fe, le hacía acreedor a este favor del cielo; el cual logró con efecto en la persecución de Antonio Pío a los 11 de enero del año 140, después de haber gobernado la nave de la Iglesia cuatro años, tres meses y ocho días, sufriendo infinitos trabajos y fatigas por la defensa de la religión cristiana; y su cuerpo fue sepultado inmediato al Príncipe de los Apóstoles.

-San Teodosio Cenobierca, en Márisa, villa de Capadocia, 529. Nació en Turquía en el año de 423. Sus padres lo acostumbraban desde jovencito a leer cada día con atención una página de la Sagrada Escritura, lo cual le sirvió muchísimo para llegar a la santidad. Al leer en el Génesis que Abraham agradó a Dios al dejar su patria y su familia para irse a la Tierra Santa a servir al verdadero Dios, dispuso hacer él otro tanto, y dejando sus grandes riquezas y su familia, se fue a Jerusalén. Fue a visitar a San Simeón el Estilita, el cual le anunció muchas de las cosas que le iban a suceder durante su vida y le dio consejos para saber comportarse bien. Murió a los 105 años, en el año 529. Después de peregrinar a Jerusalén, Belén y Nazaret, se dedicó a vivir como un religioso. Pero, el temor de vivir sin un director espiritual, quedo expuesto en graves equivocaciones, se quedo cerca de Belén, donde vivía el más sabio director de religiosos de esas regiones, el abad Longinos. Vinieron jóvenes a pedirle ser religiosos. El recibía a los que demostraban estar dispuestos sinceramente a hacer penitencia y convertirse. Los monasterios dirigidos por el eran como una ciudad de santos en el desierto. El silencio era perfecto. Todos estaban obligados a dedicar varias horas del día a trabajos manuales para conseguir lo necesario para alimentar a tanta gente. También obtenía milagros de Dios. Una vez una mujer que tenía un tumor maligno incurable, tocó con fe el manto de Teodosio y quedó curada instantáneamente. Teodosio se enfermó de una afección dolorosísima. Cuando se sentía morir mandó reunir junto a sus religiosos y les recomendó vivir del bien que cada día estuvieran prontos para presentarse ante el Juicio de Dios. Y anunció varios hechos que sucedieron después. Murió a los 105 años, en el año 529. De él se pudo decir lo que la S. Biblia afirma de Moisés: "Conservó su robustez y vigor hasta la más avanzada ancianidad".

-San Palemón, abad de la Tebaida y maestro de San Pacomio, 330. Su época era de los desiertos, con celdas solitarias bajo el azul negruzco de los cielos inmensos. Se hizo santo escuchando a nuestro Dios, hablando con Él en el enorme silencio de los descampados. Los ermitaños evocaban aquella incomparable tarde de la creación cuando el sol se alejaba de la tierra por vez primera, mientras los campos no tenían hombres que los labrasen. Dios aún no acostumbraba a pasear por el paraíso palpando la brisa del atardecer. Los ascetas en las tardes emocionadas retañendo los campaniles y entonando rezos armoniosos llenaban las horas del crepúsculo. Para domar su carne y hacer penitencia, algunos permanecían de pie en oración durante la noche. Era frecuente en el monasterio de Palemón utilizar las hojas de palmera para saciar el hambre provocada por los ayunos. Había quien prefería hojas de col. Para que el diablo no pudiera mezclarse en estas mortificaciones y combatir así el orgullo, Palemón comía algunos de estos elementales alimentos. De esta manera no se singularizaba tanto. Palemón siempre acudía a Pacomio, que era el abad de aquel monasterio, porque en los asuntos ascéticos se camina más velozmente dirigido por un experto guía espiritual. Cuando el monje obedece, las sombras y las luces separan por completo sus propios campos. Como la sencillez de su vida fue la admirable muerte de este monje, que empezó sus caminos santos como ermitaño. En el cielo las estrellas le dejaron paso para habitar con el Señor de los bienaventurados.

-Santo Tomás, franciscano, Cori, en Italia, 1729. Fue uno de esos hombres listos que se subió al carro de la reforma de la Orden franciscana en el siglo XVII. Había nacido en Cori el 4 de junio de 1655. Le llamaron Tomás. Quedó al cargo de su hermana menor, cuando tenía catorce años, por la muerte de sus padres. Como tantos chicos de su edad, se comenzó a ganar la vida siendo pastor. Hasta que las hermanas se casaron no pudo poner por obra el deseo que llevaba rondando por su cabeza desde hacía tiempo: ser uno más de los frailes franciscanos que conocía de Cori. Solicitó vestir el hábito; lo mandaron a Orvieto donde estudió y se ordenó sacerdote en 1683, quedando allí como ayudante del maestro de novicios. No era un fraile que rezara mucho; fue más bien un fraile que no interrumpía la oración; de modo especial, demostraba una admirable devoción a la Eucaristía, tanto en la celebración de la misa como en las largas y silenciosas vigilias pasadas adorando al Santísimo Sacramento. Esta nota común a tantos santos no tendría relieve especial si no se añadiera su fidelidad perseverante, a pesar de una extraordinaria sequedad y ausencia de consuelos sensibles por más de cuarenta años, y que esto no fuera obstáculo para mantenerse sereno, logrando la unidad de vida en medio de todas las actividades que desarrollaba. Con bastante frecuencia tuvo que soportar la incomprensión de sus hermanos religiosos ante la radicalidad de vivir el genuino espíritu franciscano, hasta llegar al extremo de verse en algunas ocasiones tan solo como la una para atender todas las necesidades del convento. En estas situaciones vivió la más exquisita caridad como se desprende de su abundante epistolario. Murió el 11 de enero de 1729. Fue canonizado por el papa Juan Pablo II el 21 de noviembre de 1999.

-San David I, Rey de Escocia, 1183. También conocido como San David I o David I "el Santo") (1084 - 24 de mayo, 1153), fue Rey de Escocia desde 1124 hasta su muerte, y el hijo menor de Malcolm Canmore y de Santa Margarita (hermana de Edgar Atheling). Se caso con Maud, hija y heredera de Waltheof, Duque de Northumbria, en 1113 y por ende se convirtió en Duque de Huntingdon. Tras la muerte del Rey Edgardo en 1107, los territorios de la corono Escocesa fueron divididos de acuerdo con los términos de su testamento entre sus dos hermanos, Alejandro y David. Alejandro, junto con la corona, recibió toda Escocia norte de los ríos Forth y Río Clyde, David recibió el distrito del sur con el título de Duque de Cumberland. Tras la muerte de Alejandro en 1124, la corona fue cedida a David fue coronado rey el 27 de abril del mismo año. En 1127, siendo ahora un barón ingles, le juro lealtad a la Emperatriz Matilde de Inglaterra como única heredera de su padre Enrique I de Inglaterra, y cuando el usurpador Esteban de Blois la expulso en 1135 David vindico su causa con armas e invadió el Reino de Inglaterra. Pero Esteban marcho hacia el norte con un gran ejército, con lo cual David hizo paces. Sin embargo, la paz no se mantuvo. Después de una amenazadora invasión en 1137, David marcha hacia Inglaterra en 1138, pero recibió una pequeña derrota en Cutton Moor en la batalla conocida como la Batalla del Estándar. El se devolvió a Carlisle, y no mucho después termino la paz. En 1141 se unió a Matilda en Londres y la acompaño hasta Winchester, pero después de una estrecha escapada de una posible captura, se devolvió a Escocia. Desde ese entonces se mantuvo en su propio reino y se dedico a su reorganización política y eclesiástica. Un devoto siervo de la Iglesia, fundo cinco diócesis y varios monasterios. En política secular, energéticamente adelanto el proceso de feudalismo y la anglinización que sus recientes predecesores habían iniciado. Fundo los Burgos Reales de Edimburgo, Berwick, Roxburgo, Stirling y de pronto también Perth. Murió en Carlisle el 24 de mayo de 1153. David I es reconocido por la Iglesia Católica Romana como Santo, aunque nunca fue formalmente canonizado. Recibió los últimos sacramentos dos días antes, y se la paso rezando hasta su muerte, cuando le pedían que descansara el respondía diciendo "Déjenme pensar en las cosas de Dios para que fortalezcan mi alma en si viaje de este exilio hasta su eterno hogar". Murió el domingo en la madrugada calladamente mientras dormía. Sus restos fueron enterrados en la Abadía de Dunfermline, la cual fue fundada por sus padres, y a la cual ayudo durante su vida, su altar fue venerado hasta los tiempos de la Reforma. Tuvo dos hijos, Malcolm (el cual no se debería confundir con Malcolm IV de Escocia, el sobrino de este Malcolm) y Enrique y dos hijas, Claricia y Hodierna.

-Beato Bernardo Scammacca, dominico, Italia, 1487. Bernardo, antes Antonio, nace en Catania (Sicilia) de familia noble el año mil cuatrocientos treinta. Después de una juventud disipada, postrado por una grave herida recibida en un duelo y movido por la gracia divina, quiso ser inscrito entre los frailes Predicadores el año mil cuatrocientos cincuenta y dos. Se dedicó con ardor y exclusividad a Dios y se esforzó en conformarse a Cristo crucificado, cuya pasión consideraba devotamente, por medio de una caridad ardiente y frutos abundantes de penitencia. Fue esclarecido en la misericordia al prójimo, especialmente con los enfermos y necesitados, para los que procuró la edificación de un hospital, que todavía existe, con la ayuda de sus nobles conciudadanos y que él mismo dirigió en vida. Fue de los primeros religiosos observantes de Santa Zita de Palermo, prior de Santo Domingo en Catania y después en Palermo y finalmente vicario general de los conventos reformados de Sicilia, dando, por consiguiente, una extraordinaria colaboración a la restauración de la vida regular. Fue predicador ardoroso y llevó muchas personas a Dios. De él dijo Tomás Schifaldo: "Hombre bueno, piadoso y modestísimo, escrutador de todas las conciencias." Puso su experiencia al servicio de su ministerio apostólico, mostrándose amorosamente compasivo con los pecadores y dando gracias en su oración por la misericordia divina. Murió en Catania, confirmada su vida con numerosos carismas, el once de enero de mil cuatrocientos ochenta y siete y allí se venera su cuerpo incorrupto. León XII aprobó su culto el ocho de marzo de mil ochocientos veinticinco.

-San Leucio, obispo y confesor, s. II. Todo es legendario en la vida de este santo. Se le presenta como nacido en Alejandría, donde fue educado en el cristianismo, y había realizado toda una serie de prodigios. Habiéndose trasladado a Italia meridional, fue ordenado sacerdote y consiguió numerosas conversiones. Fundó la iglesia de Brindisi, de laque fue primer obispo. Se le atribuye la construcción de una iglesia dedicada a la Virgen María y a San Juan Bautista. Después de una larga sequía, obtuvo con sus oraciones una lluvia repentina y abundante, cosa que determinó la conversión de un gran número de idólatras. La presencia de su nombre el día11 de enero en el Martirologio Romano, se debe a que un tal Leucio, confesor, figura en esta misma fecha en el Martirologio Jeronimiano. En los siglos sucesivos, hubo una iglesia en Brindisi dedicada a San Leucio. Después, un reparto de sus reliquias entre Brindisi y Trani.En el siglo IV se consigna, en la vecindad de Roma, una iglesia dedicada a San Lucio y que poseía parte de sus reliquias; éstas fueron robadas y San Gregorio el Grande, consiguió que vinieran otras de Brindisi, como o testifica una de sus cartas.

-Santa Honorata, virgen, Pavía, 500. Hermana del Obispo San Epifanio, hecha prisionera por Odoacro, rescatada por su hermano, vivió y murió en su casa, modelo de toda virtud, en el siglo V. Honorata, la cuarta hermana de Epifanio, obispo de Pavía, vivió en el siglo V. Los nombres simbólicos de las tres primeras eran Especiosa, Luminosa y Liberata. Epifanio, siendo obispo de Pavía, tuvo que cumplir una misión ante el emperador Antemio y marchó a Roma. A su regreso, consagró a Dios a su hermana más joven, Honorata, confiándola a los cuidados de Luminosa (tal vez otra Luminosa), que vivía en el monasterio de San Vicente de Pavía, fuera de la puerta palatina. Algunos años más tarde, en 476, el rey de los godos, Odoacro, se apoderó de la ciudad y la entregó al pillaje. Luminosa y Honorata se encontraron en el número de las cautivas. Epifanio tuvo que rescatarlas junto con otros muchos prisioneros. Luminosa no tardó en morir y Honorata, que la sobrevivió, pasó los últimos años de su vida, practicando las buenas obras. A su muerte, fue enterrada en la iglesia de San Vicente. En el siglo IX, con ocasión del traslado de su cuerpo, ocurrieron muchos milagros. El día 11 de enero es el aniversario de esta traslación. El nombre de Honorata figura en esta fecha en el Martirologio Romano; un nombre igual se encuentra también el día 17 de abril.

-San Salvio, obispo y mártir, Amiéns. Salvio, que fue famoso por sus milagros, sucedió a Ado en la sede de Amiens, durante el reinado de Teodorico II. Sus reliquias fueron primeramente veneradas en la abadía benedictina de su nombres, en Montreuil de Picardía, a donde habían sido trasladas de la catedral de Amiens, algunos años después de su muerte. Estos datos provienen de una vida anónima, sin ningún valor crítico, que como lo demuestra Duchesne, no es más que una copia de la biografía de otro San Salvio de Albi, escrita por Gregorio de Tours. Antiguamente se conservaba en la catedral de Canterbury una reliquia del santo. No hay que confundir a este obispo de Amiens con el San Salvio de Albini, con el santo africano del mismo nombre, en cuya festividad San Agustín pronunció un sermón. El Martirologio Romano pone a nuestro santo en la lista de los mártires, pero no hay ninguna razón para hacerlo así, como lo demostró hace casi tres siglos el P. Bolando.

-Beato William Carter, mártir, Francia, 1584. William Carter nació en el año de mil quinientos cuarenta y nueve en London (Inglaterra, Reino Unido) laico del vicariato apostólico de Inglaterra, muere asesinado en la guerra de Inglaterra y Wales el once de enero de mil quinientos ochenta y cuatro en Tyburn, London (Inglaterra, Reino Unido) a los 35 años de edad, cuando fue presentado su proceso de beatificación, la Congregación para Las Causas de los Santos le dio como número de protocolo el cuatrocientos setenta y seis, Su Santidad el Papa Juan Pablo II aprobó la heroicidad de sus virtudes y lo declaró "Venerable" el diez de noviembre de mil novecientos ochenta y seis, terminado de aprobar su martirio, al año siguiente lo beatificó el veintidós de noviembre de mil novecientos ochenta y siete junto con otros ochenta y cuatro compañeros mártires de Inglaterra, Wales y Escotland. Se desconoce al agente de su causa de beatificación.

-Santos Agente, Donato, Agustín, Salvio, Félix, Floro, Gemino, Pace, Pansalino, Eugenio, Esteban, Filón, Felicidad, Ciriaco, Ebiciaro, Castelo y Morosito, mártires, que según el calendario hieronimiano murieron en España.

-Beato Francisco Rogaczewski, Sacerdote y mártir, (1892-1940) Nació en Lipanki en 1892 y fue martirizado durante la ocupación nazi. Fue asignado cura de la parroquia Cristo Rey. Pastor estimado, buscado como confesor. Lo arrestaron por ser sacerdote católico el 1º de septiembre de 1939, debiendo sufrir prolongadas torturas, hasta que fue finalmente fusilado el 11 de enero de 1940.
Forma parte de los 108 mártires polacos de la Segunda Guerra Mundial beatificados por el Papa Juan Pablo II, en 1999.

-San Martín de León, canónigo regular de la Colegiata de San Isidoro. Nos quedan de él numerosos sermones y opusculos teológicos y ascéticos, s. XII.

-San Paulino de Aquilea, obispo, († 802) patriarca de Aquilea, escritor de teología y ascética. Paulino era pastor y cuidaba rebaños al pie de los Alpes. Con el correr de los años, fue adquiriendo gran cultura. En la corte de Carlomagno maravillaba a todos por su ciencia, su piedad y su amable trato. Aunque hubiera preferido quedarse en la corte, cuando fue nombrado obispo de Azulea, tierra fronteriza de bárbaros, obedeció y se metió al fragor de la actividad pastoral entre paganos, y convirtió a multitudes de ellos. Falleció en el año 802.

-San Vital de Gaza, que vivió en Alejandría a principios del s. VII, dedicado a convertir las mujeres de mala vida. Etimológicamente significa “vitalista, lleno de vida”. Viene de la lengua latina.
No hay edad para convertirse a la vida que anuncia el Evangelio. Nunca es tarde si la dicha es buena. Y la fe, en verdad, es una de las dichas mejores que Dios da a quienes libremente la aceptan.
Vital tenía nada menos que sesenta años cuando descubrió la riqueza del Evangelio de Jesús de Nazaret.
Se dio cuenta de que Dios invita a las "mujeres de mala vida" a que entren en su reino. El vivía tranquilo como ermitaño en su ermita de Gaza en Palestina, tan actual en nuestros días por motivos políticos y bélicos, no por cuestiones religiosas.
Dejó su vida apacible y se marchó a Alejandría, célebre por su barrio chino al lado del puerto. Allí se construyó su ermita. Se dedicó a hacer dos cosas importantes: una, pedir limosna de puerta en puerta; otra fue la dedicación completa al mundo de la prostitución. Estas mujeres le tomaron en seguida un gran afecto, y entablaron con él una seria amistad porque estimaban en mucho sus palabras y sus sanos juicios acerca de sus vidas.
A pesar de ser un trabajo difícil, tenía las puertas de su ermita abierta para que fueran a hablar con él cuando quisieran. Les hablaba de la felicidad que da la honestidad de costumbres.
Gracias a sus palabras y al amor sincero y puro que les tenía, además de ser su paño de lágrimas, muchas se convertían y dejaban su mala vida. Pero como suele ocurrir, había “beatos y beatas” que veían con malos ojos que se dedicara a este trabajo. Lo denunciaron al obispo y lo encerraron. Las chicas prostitutas pasaban cada noche frente al palacio episcopal gritando y reclamando la libertad de su amigo Vital. El obispo lo comprendió.
Pero días más tarde lo mataron los “beatos o santones cumplidores farisaicos”. Se Celebra enero 11 y abril 22.

-San Alejandro, obispo y mártir, en Fermo, Marca de Ancona.

-San Saliro, mártir, Africa. s. III.

-Santos Pedro, Severo y Lenco, mártires, Alejandría, s. III.

-San Lenco, obispo, Brindis, s. II.

-San Anastasio y sus compañeros, monjes en el Monte de San Silvestre, el antiguo Soracte, 577.

-San Egwino, obispo de Worcester y fundador del monasterio de Ewesham, 717.

-San Aspasio, obispo, Gallia, Francia, s. VI.

-Santa Luminosa, virgen, Pavía.

-Santa Speciosa, virgen, Pavía.

-San Tipasio, mártir, Tigava.


Modificado por gilda 11/1/2013 03:17
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 11/1/2013 04:03 (#383793 - en respuesta a #383786)
Motivo: RE: Santoral 11 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina


ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 12/1/2013 04:48 (#383992 - en respuesta a #383786)
Motivo: Santoral 12 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 12 de enero
-Santísima Virgen María de Guadalupe. La Virgen Santísima se apareció en el Tepeyac al Beato Juan Diego en 1531. Como prueba de su visita la Virgen milagrosamente hizo que en aquel lugar aparecieran preciosas rosas de Castilla y que su imagen se quedara permanentemente en la tilma de su siervo. Ya en España existía la advocación a la Virgen de Guadalupe en Cáceres y en La Gomera. La milagrosa imagen de la Virgen de Guadalupe se venera en México (y en todo el mundo) con grandísima devoción, y los milagros obtenidos por los que rezan a la Virgen bajo esta advocación son tan extraordinarios que no se puede menos que exclamar: "El poder divino está aquí". Dios Todopoderoso se complace en derramar sus dones por medio de aquella a quien El escogió para ser su madre. Nunca han faltado, aun entre los católicos, los que rechazan la historicidad de las apariciones de la Virgen. Pero estos ataques se convierten en oportunidades para nuevos estudios. Así ocurrió con los exhaustivos estudios dirigidos por Fidel González mccj en preparación para la canonización de Juan Diego y recogidos por la agencia Zenit: Quizá uno de los trabajos más originales del padre González, quien ha sido asistido en esta labor por otros miembros de la comisión, Eduardo Chávez Sánchez y José Luis Guerrero Rosado (cf. "El encuentro de la Virgen de Guadalupe y Juan Diego", Editorial Porrúa, México 1999, 564 pp.) es la presentación de 27 documentos o testimonios indígenas guadalupanos y 8 de procedencia mixta indo-española. Entre todos ellos, destaca el "El Nican Mopohua" y el llamado Códice "Escalada". Los antiaparicionistas, sin embargo, no pueden explicar con elementos históricos algunos aspectos decisivos de la historia de México sin tener en cuenta el milagro de Guadalupe. Como, por ejemplo, el que, después una conquista dramática y tras dolorosas divisiones y contraposiciones en el seno del mundo político nahuatl, en un lugar significativo para el mundo indígena, en el cerro del Tepeyac, se levantara en seguida una ermita dedicada a la Virgen María bajo el nombre de Guadalupe, que con la Guadalupe de España coincide sólo en el nombre. No explican tampoco cómo Guadalupe se convirtió en señal de una nueva historia religiosa y de encuentro entre dos mundos hasta ese momento en dramática contraposición. Existen otras muchas pruebas históricas sobre la existencia de Juan Diego, como, por ejemplo, la tradición oral, fuente decisiva al estudiar a los pueblos mexicanos, cuya cultura era principalmente oral. Esta tradición, en esos casos suele obedecer a cánones bien precisos y, en el caso de Guadalupe, siempre confirma la figura histórica y espiritual de Juan Diego. Quien quiera profundizar en el aspecto histórico del vidente de Guadalupe, puede leer a continuación el artículo inédito escrito por una de las personalidades más competentes en la materia, Fidel González, presidente de la Comisión histórica sobre Juan Diego constituida por la Santa Sede.

-El Bautizmo de Jesús, siglo I, Para dar por concluido el ciclo navideño, la Iglesia celebra hoy la fiesta del Bautismo de Jesús. El término Bautismo procede del verbo griego baptizein, que significa sumergir, lavar. El simbolismo de los efectos del agua como signo de purificación es muy común en la historia de las religiones. Sabemos que Juan Bautista daba el bautismo a todos aquellos que aceptaban su predicación como cambio de vida.
Jesucristo enseñó a los apóstoles un bautismo diferente del conocido por los judíos. No era sólo un símbolo, sino una verdadera purificación y un llenarse del Espíritu Santo. Juan Bautista lo había anunciado: "Yo bautizo con agua, pero pronto va a venir el que es más poderoso que yo, al que yo no soy digno de soltarle los cordones de sus zapatos; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego". (Lc 3,16)
El hecho más importante para interpretar el Bautismo cristiano es el Bautismo de Jesús, en el que culminan las prefiguraciones del Antiguo Testamento sobre este sacramento.
En las aguas del río Jordán, Jesús rogó a Juan que lo bautizase. Apenas lo hubo hecho, dicen los Evangelios que se abrió el cielo y el Espíritu Santo, en forma de paloma, descendió sobre Él. Y en ese momento una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, mi predilecto”. Con el bautismo del Señor comienza la vida pública de Jesús, la que culminará en la Cruz.

-San Arcadio. mártir, patrono de Osuna, 259. Nada seguro se dice en las actas que poseemos sobre el, sobre el tiempo y el lugar de su martirio. Entre los cronistas, unos suponen que tuvo lugar en tiempo de Valeriano, hacia el 268; otros, probablemente, en la persecución de Diocleciano, hacia él 304. Por otra parte, algunos martirologios antiguos colocan su nombre entre los mártires del África, y los historiadores modernos señalan en particular Cesarea de Mauretania, como el lugar de su martirio. Hacia el año 304, ardía en el África la persecución de Diocleciano, que tantas víctimas costó a la Iglesia. Bastaba la menor sospecha para que los esbirros del gobernador de la Mauretania penetraran en las moradas particulares, y si daban con algún cristiano, saciaban en él desde el primer momento el odio que profesaban al nombre de Cristo, lo cargaban de cadenas y conducían inmediatamente delante del gobernador. Diariamente eran apresadas nuevas víctimas, a las que se obligaba a asistir a los sacrificios públicos ofrecidos a los dioses y a ofrecer incienso a los ídolos. En medio de estos razonamientos, Arcadio entregó dulcemente su alma a Dios. Sin discutir uno de estos tormentos y las palabras que dirigió al juez y a los circunstantes, lo que consta es la constancia del mártir, que sin ablandarse por los mas fascinadores halagos, sin desfallecer ante los más atroces sufrimientos, derramó su sangre en defensa de su fe. Es el ejemplo sublime del mártir para los cristianos de todos los tiempos, que debemos estar siempre dispuestos a sufrir toda clase de penalidades en defensa de nuestra fe cristiana, y aun en la vida ordinaria, debemos arrostrar las mayores molestias por no ofender a Dios.

-San Antonio María Pucci († 1892). Uno de los siete hermanos de la humilde familia de Agustín y María Pucci, de Poggiole, pueblecito acostado en las laderas preapenínicas toscanas, en la provincia del Dante, no ha llamado la atención de los conocedores del arte y de la cultura italiana. El párroco de Viareggio, diócesis de Lucca, pertenece a otra página de la historia de este pueblo armónicamente paradójico, capaz de ser a la vez garibaldino y rezador, papista y anticlerical, de honda cristiandad de Catacumbas y de atisbos de romanidad pagana. Es la historia de una generación de hombres santos, sacerdotes santificados en contacto con el pueblo fiel, a través de una labor pastoral desde Juan Leonardo y Felipe Neri al Papa Sarto y Juan Bosco. El padre Pucci fue beatificado 60 años después de su muerte por Pío XII, en 1952, y en su haber de santo cuenta extraordinariamente una cosa: cuarenta y cinco años de párroco y religioso servita ejemplar. No obstante la heroicidad de sus virtudes, los trazos elementales de su biografía traen al recuerdo tantas vidas paralelas de seminaristas y sacerdotes, compañeros de estudios unos, conocidos otros tal vez en la propia parroquia. Ya durante su vida el padre Pucci se hizo tan familiar e intimo a sus feligreses, que cariñosamente le llamaban, "el Curatino". Una de estas figuras de párroco, que ha visto nacer y morir casi toda una generación y ahonda en el corazón del pueblo, como una institución patriarcal. Se durmió en los brazos del señor a los setenta y tres años. Testigos oculares hablan de éxtasis y de hechos milagrosos en su vida. A pesar de todo, prevalece la venerable figura del anciano párroco, pobre y sacrificado, fervoroso y organizador, consumido en la tarea ordinaria de apostolado. El párroco enraizado en su pueblo fiel, a quien edificó constantemente y para el que aún después de la beatificación continúa siendo sencillamente, "el Curatino santo", Eustaquio Pucci, nacido en la aldea de Poggiole. Finalmente fue canonizado el nueve de diciembre de 1992.

-San Tigre o Tigrio, obispo, y San Eutrapio, lector, que sufrieron en Constantinopla, en tiempo del emperador Arcadio, 404. La última edición del Martirologio Romano hace una larga alabanza de estos mártires en los siguientes términos: "En Constantinopla, la conmemoración de los santos Tigrio, sacerdote, y Eutropio, lector, quienes, en tiempos del emperador Arcadio, habiendo sido acusados falsamente de haber provocado el incendio que consumió la catedral y el senado, como un acto de venganza por el destierro de San Juan Crisóstomo, sufrieron el martirio bajo Optato, prefecto de la ciudad, quien practicaba supersticiosamente la adoración de los falsos ídolos y era acerbo enemigo de la religión cristiana". Esto parece suponer que los dos santos murieron juntos. En realidad, si bien es seguro que Eutropio, joven de gran apostura y de vida irreprochable, perdió la vida en la brutal tortura a la que ambos fueron condenados, parece que el sacerdote Tigrio sobrevivió a ella. El "Diálogo" comunmente atribuido a Paladio, nos informa que Tigrio fue después desterrado a Mesopotamia. Tigrio era un eunuco y antiguo esclavo, a quien San Juan Crisóstomo amaba mucho por su bondad y caridad. El objeto de la tortura, en la que, además de la flagelación y el potro, se aplicaron antorchas encendidas a las partes más sensibles del cuerpo de las víctimas, era obtener informaciones sobre los autores del incendio; pero ninguno de los mártires pronunció una sola palabra que pudiera comprometer a otros.

-San Benito Biscop, abad y fundador de varios monasterios en Inglaterra, s. Vlll. Es uno de los apóstoles que más contribuyeron en el siglo VII a llevar a feliz término la obra de cristianización y organización de la Gran Bretaña, iniciada por San Gregorio Magno (590 - 604) y San Agustín de Cantorbery. Nacido hacia el año 629, pertenecía a una noble familia de la corte de Oswy, rey de Northumbria y fue desde su primera juventud muy estimado por el rey. Sin embargo, a los veinticinco años, sintiéndose movido por Dios hacia la vida de retiro, dio el adiós al mundo, se dirigió por vez primera a Roma con el objeto de cimentar bien su piedad, visitando las tumbas de los Príncipes de los Apóstoles y empapándose íntimamente en las verdades de la fe y en los principios de la perfección cristiana y, a su vuelta, se entregó de lleno al estudio de la Biblia y a la práctica de la piedad. Particularmente digno de mención es su constante esfuerzo por mantener la presencia de Dios, de donde brotaban aquellas ardientes exhortaciones que dirigía de cuando en cuando a sus discípulos: "No consideréis como cosa mía las constituciones que yo os he dado. Después de visitar diecisiete monasterios, que vivían en la mejor observancia, procuré hacer una síntesis de las reglas y prácticas religiosas que me parecieron mejores, y esto es lo que os he dado a vosotros. Tal es mi testamento. "De esta manera, después de recibir con admirable fervor el Santo Viático, descansó dulcemente en el Señor el 12 de enero del año 690. Las dos abadías de Wearmouth y de Jarrow conservaron su memoria con gran veneración hasta que desaparecieron por efecto del cisma anglicano promovido por Enrique VIII.

-Santa Margarita de Bourgeoys, fundadora, Canadá, 1700. Era la sexta hija de los doce del matrimonio de Abraham Bourgeoys y Guillermina Garnier. Nació en Troyes (Francia), el 17 de abril de 1620. A los 20 años quiso ingresar con las carmelitas y las clarisas, sin ser aceptada. El padre Gendret, al ver que los dos conventos la rechazaron, vio la señal para fundar una congregación sin clausura, pero dicha fundación también fracasó. En 1652 el gobernador de la pequeña colonia francesa Villa María, en Canadá, la invitó como maestra. Troyes, París, Orléans, Nantes fueron las primeras etapas de su viaje a Canadá. Salió del puerto de San Nazario y, después de 4 meses, el 16 de noviembre de 1653, llegó a Canadá y, al mes, a Villa María, la pequeña colonia que luego se convertiría en la ciudad de Montreal, y que en ese momento se reducía a un fuerte en el que habitaban unas dos mil personas, con un pequeño hospital y una capilla atendida ocasionalmente por algún misionero. Ahí Margarita enseñaba el catecismo, curaba enfermos, socorría a los soldados heridos y ayudaba a los necesitados. Hizo restaurar la gran cruz de Montreal que había sido destruida por los indios iroqueses y se las arregló para construir una nueva capilla dedicada a Nuestra Señora en 1667. Al año siguiente inauguró la primer escuela de Montreal en un antiguo establo con una docena de alumnos. Los años siguientes fueron agitados y difíciles a causa de la guerra contra los iroqueses. Al terminar la guerra, Montreal se convirtió en una verdadera ciudad. En su escuela Margarita acogió también a los hijos de los indios. Viajó 8 veces a Francia para buscar a jóvenes que quisieran ayudarle en la tarea de la educación. En esas ocasiones llevaba consigo a muchachas huérfanas campesinas que deseaban educarse en el Nuevo Mundo y formar más tarde su hogar, pues había muchos soldados y comerciantes pero las hijas de los colonos eran pocas y no se podían formar hogares cristianos. Cuando estuvo en Francia de 1670 a 1672 consiguió la aprobación del rey Luis XIV para sus planes de fundación de la Congregación de Nuestra Señora, el año 1676. En 1683 el convento se incendió y dos hermanas murieron, entre ellas su sobrina. Fue entonces cuando Monseñor Laval quiso fusionarlas con las ursulinas ya que era difícil aceptar la idea de una comunidad religiosa misionera sin clausura. Finalmente el año 1698 las 24 hermanas pudieron hacer la profesión religiosa. Desde el momento en que Margarita renunció al cargo de Superiora a los setenta y tres años, su salud comenzó a declinar. Pero el fin llegó de una manera inesperada. El último día del año 1699 la fundadora ofreció su vida para salvar la de una religiosa que estaba gravemente enferma. Habiendo recobrado ella la salud, la madre murió el 12 de enero de 1700. Algunos años más tarde, en 1768, en un nuevo incendio se quemó la capilla donde se conservaba el corazón de la madre Margarita y, al rescatarlo de las llamas, notaron que salía sangre. Fue beatificada por el Papa Pío XII el 12 de noviembre de 1950 y canonizada por el Papa Juan Pablo II el 31 de octubre de 1982.

-Santa Cesárea o Cesaria, virgen, hermana de San Cesáreo de Arlés, 540. San Cesario, obispo de Arlés, fundó hacia el año 512 un gran convento de vírgenes y viudas, y nombró abadesa a su hermana Cesaria. La comunidad contó pronto con doscientos miembros, que se consagraban a toda clase de buenas obras, especialmente a la protección e instrucción de la juventud, al socorro delos pobres y al cuidado de los enfermos. Las religiosas confeccionaban sus propios vestidos y pasaban buena parte de su tiempo en la costura y el tejido, ya que les estaba permitido bordar, lavar y remendar la ropa de personas ajenas al convento. Los ornamentos de la iglesia eran simplemente de lana o de lino, sin bordados. Algunas de las religiosas se ocupaban en la transcripción de libros. Todas estudiaban dos horas diarias, y una de ellas leía a las otras, durante el tiempo de trabajo. La carne estaba prohibida excepto para las enfermas, y la regla imponía el baño, pero haciendo notar que este se debía a motivos de higiene y no de placer. Sólo la abadesa y su ayudante estaban exceptuadas de los trabajos domésticos. La clausura era permanente y completa. San Gregorio de Tours califica a la abadesa de "santa y bienaventurada", y Venancio Fortunato habla más de una vez de ella, en sus versos, en términos encomiásticos. Santa Cesaria debió morir hacia el año 529, probablemente el 12 de enero.

-San Nazario, confesor, de Origen Español, (Enero 12). El bienaventurado, san Nazario fue español de nacionalidad. Siendo de edad competente, como echase de ver el engaño del mundo, determinó dejarlo; y en efecto lo hizo, tomando el hábito religioso de san Benito en el monasterio de San Miguel de Cuxán, que estaba en el antiguo obispado de Elna, que ahora es el de Perpiñán. Hecho monje, se entregó al estudio de la perfección de tal manera, que siendo aún novicio, comenzó a resplandecer con clarísimos rayos de todas las virtudes. Era el primero en el coro, en su oración y contemplación derramaba dulces lágrimas y era visitado por el Señor con soberanos regalos y consuelos; afligía su cuerpo con ásperas disciplinas y continuos ayunos, y vivía como ángel revestido de carne humana. Pero una de las virtudes en que más se señaló fue su grande caridad con los pobres de Cristo. Porque teniendo en el monasterio el cargo de hospedar y alimentar a los que se llegaban a sus puertas, se mostraba con ellos tan misericordioso y liberal, que no pocas veces se quitaba de su necesario sustento para darles de comer. Curaba a los enfermos, vestía a los desnudos, consolaba a los tristes, y con blandas y persuasivas exhortaciones les administraba al mismo tiempo el sustento del alma, despertando los pecadores a penitencia y encendiendo a todos más y más y en el temor y amor santo de Dios. Creció la fama de su santidad y derramóse por todos los pueblos de Cataluña cuando e1 Señor comenzó a obrar por él grandes milagros. Fue uno de ellos, que habiéndose prendido fuego el monasterio con tanta vehemencia, que amenazaba devorarlo, el santo apagó aquel incendio, con sólo echar en medio de las llamas su hábito religioso, el cual se halló después, con grande asombro de todos, entero y sin la menor lesión del fuego. Hizo este gran siervo de Dios vida santísima en aquel convento; y aunque llegó a la cumbre de la perfección, teníase en ninguna estima a sus propios ojos, y como el último de sus hermanos, sirviéndoles en los oficios más bajos y humildes. Finalmente, lleno de méritos y virtudes, quiso morir tendido en el suelo con profundísima humildad; y así entregó su bendita alma al Señor en este día 12 de enero, en el cual se celebra su festividad en dicho monasterio, donde se conserva su cadáver sagrado con grande veneración.

-San Bernardo de Corleone, religioso, Italia, 1667. Filippo Latini, que así se llamaba de seglar nuestro santo, nació en Corleone (Sicilia, Italia), el 6 de febrero de 1605. De joven ejerció el oficio de zapatero. Su casa era conocida como "la casa de los santos", porque tanto su padre como sus hermanos eran muy caritativos y virtuosos. Por ello, recibió una buena formación religiosa y moral. Era muy devoto de Cristo crucificado y de la santísima Virgen. Sin embargo, tenía un carácter muy fuerte. En cierta ocasión, tuvo un enfrentamiento con otro joven; después de las palabras pasaron a las manos: ambos desenfundaron la espada y, tras un breve duelo, el otro quedó gravemente herido. Al huir de la justicia humana, buscó refugio en una iglesia, invocando el derecho de asilo, pero, aunque se libró de la justicia humana, no pudo escapar de su conciencia. En la soledad y en la meditación reflexionó largamente sobre el delito cometido y sobre toda su vida, desperdiciada, inútil y disipada, odiosa a los demás y dañina para su alma, lo más precioso que el hombre posee. Se arrepintió, invocó el perdón de Dios y de los hombres e hizo áspera penitencia. Para reparar sus pecados, con vestidos de penitente decidió tomar el sayal de los Hermanos Menores Capuchinos. Abandonó Corleone, que le recordaba su pasado, y llamó a la puerta del convento de Caltanissetta, en Sicilia, donde fue admitido y tomó el nombre de Bernardo. Como laico profeso de la orden de los Frailes Menores Capuchinos, fue en verdad un hombre nuevo, decidido a alcanzar una perfección cada vez más alta, con humildad, obediencia y austeridad. En el convento ejerció casi siempre el oficio de cocinero o ayudante de cocina. Además, atendía a los enfermos y realizaba una gran cantidad de trabajos complementarios, con el deseo de ser útil a todos, a los hermanos sobrecargados de trabajo y a los sacerdotes, a los que lavaba la ropa y prestaba otros servicios. Dormía en el suelo, no más de tres horas diarias, y multiplicaba sus ayunos. Aunque inculto e iletrado, alcanzó las alturas de la contemplación, conoció los más profundos misterios, curó enfermos, distribuyó consuelos y consejos, intercedió con su oración para alcanzar de Dios abundantes gracias para los demás. Esto lo realizó durante treinta y cinco años, hasta su muerte. Su oración asidua, su caridad ferviente, su filial devoción a la Virgen Inmaculada y su acendrada devoción a la Eucaristía -a pesar de las costumbres de aquellos tiempos, recibía la comunión diariamente-, fueron el secreto de su santidad. Se preocupó por conformarse a Cristo crucificado. Tomó en serio el Evangelio y trató siempre de vivirlo con todas sus consecuencias. Murió el 12 de enero de 1667 en Palermo. Tenía 62 años. El papa Clemente XIII lo beatificó el 15 de mayo de 1768, y Juan Pablo II lo canonizó el 10 de junio del 2001.

-Beato Nicolás Bunkerd Kitbamrung, sacerdote tailandés, mártir, Tailandia, 1944. Nació el veintiocho de febrero de mil ochocientos noventa y cinco en Sham Phran, Nakhon Pathom (Tailandia). Uno de seis niños. Sus padres eran convertidos, y lo criaron como cristiano. Entró en el seminario menor de Hang Xan a la edad de trece años, y el seminario principal de Penang, Malasia en 1920. Ordenado en Bangkok, Tailandia en mil novecientos veintiséis. Pastor en la explosión Nok Khneuk y Phitsanulok. Misionario al Norte de Vietnam a partir de mil novecientos treinta a mil novecientos treinta y siete, trabajando para traer detrás a los católicos que habían caído de su práctica debido a la pobreza. Cuando la guerra explotó entre Francia e Indochina, acusaron a Nicolás de espiar para el francés. En mil novecientos cuarenta y uno lo arrestaron y fue condenado a diez años en la prisión. Allí él contrajo la tuberculosis que, con las dificultades de la prisión, de asesinatos eventuales, pero no antes de que él pasó dos años que traían la fe a sus presos de compañeros, bautizando por lo menos sesenta y ocho presos. Murió el doce de enero de mil novecientos cuarenta y cuatro de la misma enfermedad de tuberculosis en Bangkok, (Tailandia). Primer sacerdote mártir del Tailandia. Su proceso de beatificación fue iniciado el siete de marzo de mil novecientos noventa y cinco, su martirio fue reconocido por su Santidad el Papa Juan Pablo II, el veintisiete de enero de dos mil, su martirio se lee en latín: ex aerumnis carceris, que en español se traduce como: Muerto por las heridas físicas y morales, influidas en el durante su encarcelamiento, fue beatificado el cinco de marzo de dos mil por Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro, junto con otros cuarenta y tres mártires asesinados por odio a la fe, en latín se traduce: in odium fidei, porque un mártir para ser beatificado no se necesita un milagro, si no aprobar su muerte.

-Beato Pedro Francisco Jamet, sacerdote, Francia, 1845. Sacerdote nacido en Frenes (diócesis de Sées) en mil setecientos sesenta y dos, muerto en mil ochocientos cuarenta y cinco. Beatificado el diez de mayo de mil novecientos ochenta y siente por el Papa Juan Pablo II en Roma. El padre Jamet hizo sus estudios en Caen y era pedido ser sacerdote en mil setecientos ochenta y siete. Después de la revolución francesa de mil setecientos ochenta y nueve, rechaza el juramento en la constitución y siente bien al sacerdocio refractario. Permanece sin embargo en Normandía, a pesar de los grandes peligros en el país. Es en aquella época que vuelve la toma de refugio en Frenes. Restaura entonces y funda el Instituto de las Hermanas del Buen Pastor de Caen para la gente perjudicada física y mentalmente. Lo que da una segunda respiración, él se mira como el segundo fundador de esta congregación fundada en mil setecientos diecisiete. Él se hace rector de la universidad de Caen de mil ochocientos veintidós a mil ochocientos treinta. Su proceso de beatificación fue iniciado el dieciséis de enero de mil novecientos setenta y cinco. La heroicidad de sus virtudes fue aprobada el veintiuno de marzo de mil novecientos ochenta y cinco. Causa: 93 rue Caponière, B.P. 6, 14012 Caen CEDEX, Francia.

-San Victoriano, abad de Asán, provincia de Huerca, 580. Si bien la existencia histórica de San Victoriano se prestaba a dudas, la cuestión quedó zanjada en 1900, con la publicación que hizo Hübner de una inscripción. Victoriano parece haber nacido en Italia y vivido algún tiempo en Francia. Lo que es seguro es que fue abad de Asán, en Aragón, donde dirigió muchos años una vigorosa y devota comunidad. Unos treinta o cuarenta años después de su muerte, Venancio Fortunato escribió un epitafio en el que alaba sus virtudes, sus milagros y su gran fama de maestro de la observancia monástica. Ha llegado hasta nosotros una biografía latina que data probablemente del siglo VIII, o poco después. Está ya probado que San Victoriano murió en 558.

-Beato Antonio Fournier, Padre de Familia, mártir, Francia, 1794. Nació el veinticéis de enero de mil setecientos treinta y seis en La Poitevinière en el Departamento de Maine-et-Loire (Francia) Laico conjugado y padre de Familia, trabajó como artesano en la escuela particular de maestros del arte. Fué fusilado por su fe a la Iglesia el doce de enero de mil setecientos noventa y cuatro cerca de Avrillé. El Papa Juan Pablo II a beatificado a Antoine Fournier el diecinueve de febrero de mil novecientos ochenta y cuatro unido a un grupo completo de noventa y nueve mártires -incluyendo a Antonio- de la diócesis de Angers, capitán del Sacerdote Guillermo Repin, víctima de la misma Persecución.

-San Aelredo o Etelredo, abad de Rielvaux o Rieval, en la provincia de York, 1109-1166. Nacido en Hexham, Inglaterra, en el año 1109, era un hombre refinado a quien le gustaba leer a Cicerón. Trabajaba con éxito en la corte del rey David de Escocia. Dejó todo y a los 26 años ingresó como cisterciense en Rievaulx. No tardó mucho en ser elegido abad y gobernó el monasterio hasta su muerte.
Dirigió con sabiduría y con bondad a sus 600 monjes, quienes le respondían con fidelidad. Su breve tratado sobre la amistad espiritual es delicioso. Fue uno de los grandes escritores ascéticos cistercienses. Entre sus obras, además de numerosos sermones, hay que citar El espejo de caridad, El tratado de la amistad espiritual, y El libro acerca del Niño Jesús a los doce años. Son también interesantes sus libros de historia de Inglaterra, sus vidas de santos ingleses y su rica colección epistolar.

-Santa Taziana, mártir, Roma, 226. Mártir, en Roma, la cual en tiempo del Emperador Alejandro fue degollada con uñas y garfios de hierro, echada a las bestias, y después en una hoguera; y saliendo de todo esto ilesa, fue degollada, y pasó a la gloria eterna.
-San Sátiro, mártir, Acaya, 267. Mártir, en Acaya, quien pasando por delante de un ídolo, soplando contra él, y haciéndose la señal de la cruz en la frente, cayó inmediatamente el ídolo; por lo cual fue degollado.

-Venerable, Juan Merlini, Roma, 1873. Nació en Espoleto (Perugia, Italia el veintiocho de agosto de mil setecientos noventa y cinco. Él era un compañero preferido de Santo Gaspar del Búfalo, el fundador de los misionarios (as) de la Preciosísima Sangre (C.PP.S). Merlini era el tercer asesor que el general (por todo el mundo superior) de C.PP.S. El jugó un papel importante donde está estableciendo a las Hermanas Adoratrices de la Preciosísima Sangre (ASC) con Santa María De Mattias. La vida de Merlini no estuvo marcada por cualquier momento crucial o acontecimiento dramático, pero era una vida de la virtud que él lo hizo. Qué fue recordado de mayoría sobre Merlín, que era la manera que él realizó cosas ordinarias de extraordinario bien. Muere en Roma (Italia) el doce de enero de mil ochocientos setenta y tres, a los setenta y siete años de edad. Mucha de la vida de Merlini actualmente se está traduciendo de italiano a inglés. Su proceso de beatificación fue iniciado el veintiséis de enero de mil novecientos veintisiete. Su vida virtuosa fue reconocida por la iglesia católica como siendo digno de veneración, siendo "declarado venerable," y su causa para ser Santo está actualmente en curso. Causa: Missionari del Preziosissimo Sangue, Viale di Porta Ardeantina, 66, 00154 Roma, Italia.

-Venerable, José Pesci (de Jesús y María), Italia, 1929. Anteriormente se llamaba Vicente Francisco Pesci, nació el trece de septiembre de mil ochocientos cincuenta y tres en Filettino, Frosinone (Italia) entra a la Congegación de los sacerdotes Pasionistas, murió el doce de enero en Pontecorvo, Frosinone (Italia) a los setenta y cinco años de edad. Su proceso de Beatificación fue iniciado el once de septiembre de mil novecientos ochenta, la Congregación para las Causas de los Santos le otorgo como número de protocolo el setecientos cincuenta y cuatro, Su Santidad el Papa Juan Pablo II aprobó la heroicidad de sus virtudes y lo declaró "Venerable" a José Pesci solo hace falta un milagro para ser beatificado, todo milagro, favor o gracia especial atribuido por este Venerable Siervo de Dios, comunicarlo a: Pp. Passionisti, Contrada Farnete, 5, 03037 Pontecorvo (FR), Italia.

-Santos Zótico, Rogato, Modesto y Cástulo, con cuarenta legionarios, mártires, Africa.

-San Zótico, m., Tivoli, 126.

-Cuarenta y dos monjes martirizados en Efeso por defender el culto de las sagradas imágenes, bajo Constantino Coprónimo, 741-775.

-San Juan, obispo de Ravena, s. VI.

-San Probo, obispo de Verona. 236.

-San Ferreolo, Obispo y mártir, ?.

-San Martín de León, (de Santa Cruz), sacerdote, 1203.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 12/1/2013 05:08 (#383994 - en respuesta a #383992)
Motivo: RE: Santoral 12 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Quise borrar el Bautismo de Jesus y no pude , este año cae el domingo 13


asi que dejo algo más


La “Festividad del Bautismo del Señor” se celebra el domingo siguiente a la “Epifanía”, con la que se culmina el ciclo de Navidad. Este día se conmemora el Bautismo de Jesús en el río Jordán, por parte de Juan Bautista.

Entonces aparece Jesús, que viene de Galilea al río Jordán donde estaba Juan, para ser bautizado por él. Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: “Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?” Jesús le respondió: “Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia.” Bautizado Jesús, salió del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”.









Modificado por gilda 12/1/2013 05:12
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 13/1/2013 04:02 (#384135 - en respuesta a #383994)
Motivo: Santoral 13 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 13 de enero
-San Hilario de Poitiers, obispo y doctor. Nació en Poitiers, en el seno de una ilustre familia. El mismo nos dice que fue educado en la idolatría y hace una narración detallada de como Dios lo llevó al conocimiento de la fe, recibiendo el bautismo a una edad un tanto avanzada. Hacia el año trescientos cincuenta (350), fue elegido Obispo de Poitiers. Después de su elevación al episcopado compuso antes de partir al destierro en Frigia, un comentario sobre el Evangelio de San Mateo, que ha llegado hasta nosotros. Sin embargo, sus principales escritos son sobre el arrianismo. San Hilario amaba la verdad sobre todas las cosas y no escatimaba ningún esfuerzo, ni rehuía alguno por defenderla. Así, San Hilario defendió ardientemente los decretos del Concilio de Nicea, cuando éste se vio amenazado por las intenciones del emperador Constancio quien reunió un concilio de arrianos de Selucia de Isauria, a fin de neutralizarlo. Hilario murió en Poitiers, probablemente en el trescientos sesenta y ocho (368).

-San Potito. mártir, Cerdeña 166. Las Actas que los bolandistas han presentado sobre este mártir, no inspiran ninguna confianza. En ellas, se presenta a Potito como originario de Cerdeña, convertido al cristianismo, siendo aún niño, y sin que su padre -que era idólatra- lo supiera. Al enterarse éste de la conversión de su hijo, lo metió en la cárcel. Pero Potito, con sus oraciones y enseñanzas consiguió convertirlo. En seguida, no pudiendo resolverse a vivir entre paganos, se refugió en una ciudad que no se ha podido identificar (Valeria o Gárgara). Allí curó la lepra a una mujer de un senador llamado Agatón, y convirtió a toda su familia. La fama de esta conversión llegó hasta Roma. Se mandó traer a Potito, quien libró de un demonio ala hija del emperador; pero esta curación se atribuyó a la magia. Quisieron obligar al joven a que adorara a los dioses del imperio, pero él se rehusó y murió en los tormentos en Roma, o en una ciudad del sur de Italia. Los bolandistas no tienen mejor información sobre la suerte que cupo a las reliquias del mártir. Se dice que habrían sido trasladas de Asculum a Cerdeña con las de San Efisio, cuya fiesta se celebra el día 15 de enero. Todavía se honra a San Potito en Nápoles, donde le han dedicado una iglesia. Los benedictinos, que celebran su oficio en esta iglesia, obtuvieron del Papa Clemente XII un oficio especial en su honor. Los himnos de este oficio han sido editados por los bolandistas. La fiesta del santo mártir no está señalada más que en los martirologios relativamente nuevos, y en diversas fechas del mes de enero. El Martirologio Romano la ha situado el día 13 de enero.

-Santos Hermilo o Ermilo y Estratónico, mártires, Singidón, Misia Superior, hoy Belgrado, 315. La leyenda más difundida sobre estos santos sitúa su martirio en Singidunum, cerca de Belgrado, bajo el emperador Licinio. De Hermilo se dice que era diácono. Fue detenido bajo la acusación de ser cristiano, y enviado a prisión con las mejillas destrozadas. Allí le visitó y consoló un ángel. Conducido después delante del emperador, seis hombres lo azotaron con varas, sin que pareciera sentir dolor alguno. En el tormento, dirigió a Dios una oración, a la que respondió una voz del cielo, prometiéndole el triunfo al cabo de tres días. Mientras entraba en la prisión, entonó el salmo Dominus illuminatio mea, al que hicieron eco unas voces celestiales. Al día siguiente le infligieron nuevos suplicios, durante los cuales no cesaba de cantar su felicidad. Con todos estos prodigios, el carcelero de la prisión, llamado Estratónico, fue ganado para la fe. Denunciado al emperador, fue condenado a los azotes con varas. Encerrado en la prisión, oyó la voz milagrosa que le prometía el triunfo para el día siguiente. Por última vez, Hermilo compareció ante el juez y sufrió nuevos suplicios; al fin, él y Estratónico fueron envueltos en una red y arrojados al río Danubio. Tres días más tarde, los cuerpos fueron encontrados en la orilla del río. Los fieles los recogieron y los depositaron en un lugar que está a dieciocho estadios de Singidunum. Los dos nombres están inscritos en los menologios griegos, el 13 de enero. Estratónico tenía una iglesia en Constantinopla, cuya fundación se atribuye a San Marciano. Entre los latinos se encuentran los dos nombres, inscritos el 13 de enero, en las adiciones de Molano al Martirologio de Ursuardo, y de ahí han pasado al Martirologio Romano.

-San Agricio o Agrecio, Tréveris, 335. La vida de San Agrecio (o Agricio) ha adquirido particular interés en estos últimos años, debido a las discusiones sobre la autenticidad de la "Santa Túnica de Tréveris". Según la vida del santo (se trata de un documento ciertamente no anterior al siglo XI y considerado por los críticos como obra depura imaginación), Aprecio fue primero, Patriarca de Antioquía; después, el Papa San Silvestre, a instancias de la Emperatriz Elena, madre de Constantino, le nombró obispo de Tréveris. Esa región de Alemania, que había sido evangelizada casi dos siglos antes, volvió a caer prácticamente en el paganismo. San Aprecio se dedicó a construir allí iglesias y a establecer relaciones más estrechas con el centro de la cristiandad. Santa Elena le animó en esta tarea y le envió una parte de las preciosas reliquias descubiertas por ella en Tierra Santa. Así llegaron a Tréveris uno de los clavos de la cruz, el cuchillo de la Última Cena, los cuerpos de los santos Lázaro y Marta, y lo que pasaba por ser la túnica inconsútil del Señor. Pero el carácter poco fidedigno de la biografía de San Agrecio, que narra esto, no es un argumento en favor de la autenticidad de los hechos. Por otra parte, la placa de marfil de origen bizantino, que algunos interpretan como una representación de los santos Silvestre y Agrecio transportando en un carro las reliquias a Tréveris, se refiere probablemente a otra translación de reliquias a Constantinopla, bajo el emperador León I (457-474). Se afirma también que San Silvestre concedió a Tréveris, en la persona de San Agrecio, la primacía sobre todos los obispos de la Galia y Germania. Dejando aparte estas ficciones, los únicos datos ciertos que poseemos sobre San Agrecio son que asistió como obispo de Tréveris al Concilio de Arlés, en 314, y que fue sucedido por San Maximino.

-San Máximo o Maximus, + 1320, vivió durante el siglo XIV, en Mt. Athos. Lo vieron como persona insana, pero fueron elogiado más adelante por sus intenciones y esfuerzo. San Maximus descansó en el año 1320.

-Santos Gumersindo y Servideo, mártires, Córdoba, persecución musulmana, 852. Gumersindo o Gómez, originario de Toledo, era todavía un niño cuando viajó a Córdoba con sus padres.
Se hizo clérigo y fue ordenado diácono. Trabajó por formar piadosos maestros para la juventud, junto a la basílica de los santos mártires Fausto, Genaro y Marcial. Una vez ordenado sacerdote, le confiaron el cuidado de una parroquia en el campo, cerca de la ciudad de Córdoba.
Abderramán II, que reinaba y era el dueño de esta ciudad, había permitido a todo musulmán matar, sin mayores formalidades, a cualquier cristiano que hablara mal de Mahoma. Un día en que Gumersindo, acompañado de un monje que se llamaba Servideo, había ido a Córdoba, fue denunciado como cristiano y decapitado por causa de la fe. Lo mismo sucedió a su acompañante. Era el 13 de enero de 852.
Los cuerpos de estos mártires fueron furtivamente sustraídos por los cristianos y sepultados en la iglesia de San Cristóbal. Desde su muerte, fueron objeto de culto y sus nombres e inscritos en el Martirologio Romano el 13 de enero.

-Beato Bernón o Berno, fundador de la abadía de Cluny, 927. Considerando la inmensa influencia de Cluny en el desarrollo de la vida monástica y de la vida religiosa, en general, en la Europa occidental del siglo X al XII, sabemos muy poco de la personalidad de su primer abad. Berno parece haber sido un hombre de buena familia y de cierta riqueza. Fue el fundador de la abadía de Gigny y su primer abad, después de haber reformado como superior el monasterio de Baume-les-Messieurs; por último, el duque Guillermo de Aquitania le escogió como superior del monasterio que había proyectado fundar. San Beno eligió un sitio de Cluny, cerca de Macon, en el centro de Francia. La abadía de Cluny dependió directamente de Roma. En las fundaciones subsiguientes se impuso el principio de la centralización, pero en la época de San Berno no existía un gobierno central en las casas, cuya reforma le había sido confiada. San Berno gobernó de 910 a 927.Tal vez el mayor tributo a su acción fue la devoción personal que le profesó San Odo, quien había sido novicio suyo en Baume y le sucedió en el cargo de abad de Cluny, el año 927. Odo iba a ser el más famoso y enérgico de los abades de dicho monasterio.

-Beato Godofredo, conde de Kappenberg y luego religioso premostratense, 1127. Godofredo, quien murió a los treinta años de edad, pertenece a la categoría de los santos jóvenes que pasaron su vida en la tierra, preparándose para el cielo. Godofredo era conde de Krappenberg y señor de un gran distrito en la diócesis de Münster de Westfalia. Su esposa provenía de una familia tan distinguida como la suya. Bajo la influencia de San Norberto, fundador de los canónigos Premonstratenses, Godofredo decidió convertir su castillo de Kappenberg en monasterio de esa orden, y en seguida persuadió a su mujer y a su hermano para que renunciasen como él al mundo y se hiciesen religiosos bajo la dirección de San Norberto. El suegro de Godofredo le opuso una resistencia muy violenta y aún le amenazó de muerte, pero el beato no dejó por ello de regalar todas sus posesiones a los premonstratenses. Cerca de Kappenberg construyó un convento en el que su esposa y dos de sus hermanas tomaron el velo. Fundó además varios hospitales y otras instituciones de caridad. Siendo novicio premonstratense, se empleaba en las ocupaciones más humildes y lavaba los pies a los enfermos y peregrinos albergados en el hospital. Aunque había recibido ya las órdenes menores, no vivió el tiempo suficiente para ser ordenado sacerdote. El 13 de enero de 1127 entregó gozosamente su alma a Dios, declarando que no quería vivir un momento más, ni por todo el oro del mundo. Los premonstratenses celebran su fiesta el 16 de enero.

-Santa Verónica de Binasco, virgen agustiniana, Milán, 1499. Verónica nació en Binasco, cerca de Milán, en 1445, era hija de humildes campesinos. A los veintidós años entró al convento agustino de Santa María en Milán, y en él pasó treinta años de vida religiosa en el humilde oficio de Hermana mendicante. Murió el 13 de enero de 1497, y a los diez años de la muerte, León X le concedió el culto privado. Mientras vivió en familia sólo aprendió el duro trabajo campesino; no fue a la escuela, así que cuando entró en eI convento tuvo que luchar bastante para aprender a leer y escribir, pero los resultados fueron escasos. Sin embargo, aprendió la más importante lección de vida ascética, cuando la Virgen le reveló en una visión cuál era el camino a seguir para aprender la ciencia divina que lleva a Dios: 1) La pureza del corazón. 2) La paciencia para con el prójimo, que no nos hace escandalizar de las culpas, sino que nos lleva a orar por los que las cometen. 3) La meditación diaria sobre la Pasión de Jesús. Para que se le grabaran en la memoria estas sencillas pero preciosas nociones, la Virgen se las tradujo no en letras del alfabeto, sino con poético simbolismo de colores: el blanco de la pureza y del amor de Dios, el negro de la paciencia y el rojo de la Pasión. Así, esta humilde monja analfabeta aprendió la sabiduría directamente de la fuente divina. Sin haber abierto ningún libro de teología, y mucho menos un tratado de psicología. Sor Verónica maravillaba a cuantos se le acercaban por la audacia de su doctrina. También tenía una clara intuición de las aflicciones de los demás. Sor Verónica, estaba en contacto permanente con la gente por el oficio que tenía de pedir limosna de puerta en puerta, pero ella daba más de lo que recibía dando a cuantos se le acercaban el pan que alimenta el alma. Por invitación de la Virgen, viajó a Roma a llevarle un mensaje al Papa, Alejandro Vl. El Papa (un gran devoto de la Virgen) la recibió amablemente y la escuchó con atención porque comprendió que se encontraba ante un alma privilegiada. Verónica gozó del don de la profecía y lo usó para preanunciar el día y la hora de su muerte. La profecía se cumplió puntualmente, y sor Verónica expiró serenamente, el 13 de enero de 1497.

-Santa Gláfira, virgen, Amasea, ciudad del Ponto, 324. Grafira, de origen italiano y nacida de padres cristianos, había sido dedicada al servicio de la casa del emperador Licinio. Este, cuñado de Constantino, quiso expulsar del palacio a todos los cristianos, pero, seducido por la belleza de Glafira, le hizo proposiciones deshonestas. Glafira, después de haberlo resistido, hizo saber esta tentativa a la emperatriz Constancia Augusta. Con la ayuda de Constancia, Glafira se disfrazó de hombre y pudo salir del palacio. Fue a ponerse bajo la protección de Basilio, obispo de Amasea del Ponto.
Licinio llegó a saber el lugar donde se escondía Glafira. Furioso, dio órdenes de que trajeran a la muchacha y al obispo, su protector, cargados de cadenas. Pero antes de que esta orden pudiera ser ejecutada, Dios había sacado de este mundo a su fiel servidora. El nombre de Glafira figura en el Martirologio Romano el 13 de enero.

-Santos Domingo Pham Trong Kham, José Pham Trong Ta y Luca Pham Trong Thin, mártires, Vietnam, 1859. Lacios del Vicariato apostólico de Tronkin, casados, miembros de los Laicos Dominicos. Domingo Pham Trong Kham [Daminh Pham Trong Kham] nació ca. mil setecientos ochenta en Qu?n C?ng, Nam ??nh (Vietnam). José Pham Trong Ta [Giuse Pham Trong Ta] nació ca. mil ochocientos en Qu?n C?ng, Nam ??nh (Vietnam). Luca Pham Trong Thin nació ca. mil ochocientos diecinueve en Qu?n C?ng, Nam ??nh (Vietnam) asesinados el trece de junio de mil ochocientos cincuenta y nueve en Nam ??nh (Vietnam). No se sabe cuando fue iniciado su proceso de beatificación pero sus virtudes heroicas fueron aprobadas el once de febrero de mil novecientos cincuenta y uno, fueron beatificados el veintinueve de abril de mil novecientos cincuenta y uno, finalmente, fueron canonizados por su Santidad el Papa Juan Pablo II el diecinueve de junio de mil novecientos ochenta y ocho, junto con unos ciento catorce (114) compañeros.

-Beato Emilio Szramek, sacerdote y mártir, Alemania, 1942. Emilio Szramek nace en Tworkov, de Slaskie en Polonia, el veintinueve de septiembre de mil ochocientos ochenta y siete. Ordenado sacerdote para la arquidiócesis de Katowice, fue párroco en tal ciudad. Por haber defendido la Doctrina Cristiana en las Invasiones Nazistas, fue arrestado el dieciocho de abril de mil novecientos cuarenta y reportado al campo de concentramiento de Dachau, en Baviera. Quien murió por la tortura súbita el trece de enero de mil novecientos cuarenta y dos.
El Papa Juan pablo II el trece de junio de mil novecientos noventa y nueve elevó a la Gloria de los Altares a 108 mártires, víctimas de la Persecución Nazista. Incluyéndolo a el.

-San James, obispo de Nisibis, Ascético. era el hijo de príncipe Gefal (Armenia) y recibió una educación fina. A partir de la época de su juventud él amó soledad, y él vivió durante mucho tiempo en las montañas alrededor alrededor de la ciudad de Niziba (en la frontera de los imperios persas y romanos), donde él realizó hazañas ascéticas terminantes: él vivió bajo el cielo, el fed mismo con las frutas del árbol y verdes abiertos, y se vistió en pieles de cabra. El vivió en conversaciones y oraciones con Dios. Durante una persecución por el emperador Maximian (284-305)he era se glorificó por una confesión valerosa de la fe. Debido a su vida terminante y piadosa los habitantes de Nisibis lo eligieron como su obispo (no más adelante que el año 314). El St James era se glorificó por su celo ardiente para la fe ortodoxa, por grandes milagros y por el regalo del clairvoyance. Por sus rezos Nisibis fue ahorrado de una invasión por Sapor, el emperador de Persia. El St James, entre los padres del primer consejo ecuménico, era uno de los defensores prominentes de la fe ortodoxa. Un pastor sabio y educado, él construyó una escuela pública en Nisibis, en el cual él sí mismo era instructor. Él hizo una impresión fuerte en los corazones de sus oyentes por la alta moralidad de su vida. San Gregorio, obispo de gran Armenia, dio vuelta a él con una petición de escribir sobre la fe, y el pastor de Nisibis le envió por la contestación un discurso detallado (18 capítulos): sobre la fe, sobre amor, el ayuno, el rezo, la guerra espiritual, la resurrección de los muertos, los deberes de pastores, sobre la circuncisión contra los judíos, sobre la opción de alimentos, sobre Cristo como el hijo del dios, etcétera. Su composición se distingue por su exposición y calor claros persuasivos. El St James murió pacífico en alrededor el año 350.

-San Leoncio, obispo de Cesarea de Capadocia, campeón de la ortodoxia contra los gentiles y los arrianos, s IV. San Leoncio, Obispo, en Cesarea de Capadocia, quien trabajó mucho por defender la fe católica contra los infieles en tiempo de Licinio, y contra los Arrianos en tiempo de Constantino.

-San Eleazar, de la Isla Anzerk, Solovki. Nació en la ciudad de Kozelsk en la familia mercantil Severiukov. Con la bendición de sus padres él se apagó al monasterio de Solovki. En el monasterio él exhibió un regalo artístico asombroso: él participó en el adorno de la catedral de Transfiguration. Con la bendición del igumen, él fue a la isla de Anzersk en 1612, donde él hizo un ermitaño, dedicándose al rezo y a la meditación constantes en Dios. Para obtener la subsistencia para se en el yermo de la isla, el St Eleazar talló las tazas de madera, que él dejó en el muelle. En las tazas él escribió un mensaje que solicitaba el alimento. Los pescadores le dejaban pan y otros alimentos, y les recompensaron con gran pesca. En el 1616 del año Eleazar fue elevado al schemamonk. Los discípulos recolectaron alrededor del santo que deseaba vivir cerca de él y de ventaja de su instrucción. Eleazar murió vieja edad, previendo la época de su muerte. No se sabe cuan viejo él era, pero él vivió en Ansersk por cuarenta años.

-San Elian, Eilan o Allan, Cornwall. Relacionado con San Ismael. Sexto misionario del siglo a Cornwall, Inglaterra.

-San Elian o Erbin, País de Gales.

-San Enogatus, obispo de Aleth y Bretaña.

-San Erbin, Ervan, Erbyn, Erme o Hermes, Cornwall.

-San Kentigern Mungo, obispo de Strathclyde Británico.

-Un grupo de soldados sacrificados en Roma por Galieno. s, III.

-San Vivencio, en el monasterio de Vergi, Francia, 400.

-San Vero, obispo de Viena, en el Delfinado, 314.

-San Kentigerno, obispo de Glascow, Escocia, 601.

-San Pedro de Capitolias, mártir, Damasco, 715.

-San Remigio, m. 530.

-San Andrés, obispo de Trier, Alemania.

-San Atanasio, mártir.

-Santa Iveta de Huy.

-Beato Hildemaro, fundador de la abadía de Arronaise, en Artois, 1097.

-Beato Odón de Novara, Italia, cartujo, 1196.

-Beato Amadeo, monaco, Clermont, m. Francia, 1150.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 14/1/2013 04:27 (#384351 - en respuesta a #384135)
Motivo: Santoral 14 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 14 de enero
-San Félix, mártir, Nola, en Campanía, 256. Se cuenta que, seguido por los verdugos, entró en una cueva, donde las arañas tejieron una tela en breves instantes, librándole así de sus perseguidores. El temple de héroe de nuestro Félix se manifestó esplendorosamente en los años terribles de las persecuciones desencadenadas por Decio (a. 245 - 50) y Valeriano (256). Félix, aunque tenido con razón como mártir, no llegó a sufrir la pena capital ni el proceso judicial reglamentario que nos hubiera podido proporcionar las más preciadas noticias, como las que nos ofrecen las actas del proceso seguido en la misma época a San Cipriano, el santo obispo de Cartago. Millares de peregrinos acudían a Nola cada año por la festividad de San Félix, el 15 de enero, a pesar del tiempo poco propicio para viajar, principalmente peregrinos venidos de Roma, la ciudad santa. Los campesinos invocaban al santo presbítero como especial protector de sus ganados. Los sospechosos de falsos testimonios eran llevados, aun desde lejanos países, ante el sepulcro, en donde se manifestaba su inocencia o su perjurio. San Agustín quiso remitir a Nola a un acusador de graves crímenes contra uno de sus clérigos. Gregorio de Tours explica otras maravillas obradas junto a la tumba venerada.

-Santa Blanca, reina de Castilla,(1185-1232) - Dice el Génesis: “José perdonó a sus hermanos diciendo: No tengáis miedo. ¿Soy yo acaso Dios? Vosotros intentasteis hacerme el mal, pro Dios ha transformado este mal en bien”.
La corte ha dado también santos. Blanca era hija de Alfonso IX, rey de Castilla y de Eleonora de Inglaterra. Nació en el año 1185.
Cuando era todavía una adolescente quinceañera, contrajo matrimonio con Luis, hijo de Felipe-Augusto, rey de Francia en el año 1200. Al morir Felipe, el 14 de julio de 1223, ocupó el trono su marido con el nombre de Luis VIII.
Se le coronó, al estilo de aquellos siglos, en la bella catedral de Reims al mes siguiente. A los tres años murió el rey Luis. Los obispos estaban presentes y veían con gran dolor la pena que tenía Blanca. La consolaron y le dieron la regencia y la tutela de su hijo. Dicen que como regente mostró una fina prudencia y al mismo tiempo mucha energía. Nadie – comentaban – se lo podían imaginar. Hizo trizas todas las intrigas que conspiraban contra la corona real. La guerra contra los albigenses continuó. En 1228, hizo un tratado de paz con Raimundo, conde de Tolosa.
Educó a su hijo en la verdad cristiana. Por eso, con esta buena madre y su profunda fe, su hijo llegaría también más tarde, a la santidad: san Luis rey de Francia. Fue en peregrinación a Tierra Santa. Murió cuatro años más tarde. Sus restos descansan en el monasterio de Maubuisson, fundado por ella misma.
En Roma, en la iglesia de los franceses, se conservan algunas de sus reliquias.

-San Dacio, obispo de Milán, 552. San Dacio vivió en tiempos muy agitados. Durante la mayor parte de su episcopado, que duró por lo menos de 530 a 552, tuvo que defender constantemente los intereses temporales y espirituales de su Iglesia. Para salvar a la ciudad de Milán, de los godos, se alió con Belisario, quien desgraciadamente no pudo enviarle refuerzos antes de que la ciudad fuese atacada y saqueada. Es posible que Dacio haya sido hecho prisionero y libertado después, gracias a la influencia de su amigo Casiodoro. Expulsado de Milán, el obispo se refugió en Constantinopla, donde, el año 545 apoyó valientemente al Papa Vigilio contra Justiniano, en la controversia sobre los "Tres Capítulos". Parece que Dacio murió en 552, en Constantinopla, de donde sus restos fueron trasladados más tarde a Milán, su ciudad episcopal. San Gregorio el Grande cuenta en sus ·Diálogos", la curiosa historia de una casa en la que el diablo acostumbraba aterrorizar a los ocupantes, imitando discordantes y horribles rugidos de fieras. San Dacio entró sin temor en la casa, puso en fuga al demonio y restauró la paz.

-Santa Nina de Georgia (Cristina o Cristiana, Nínona o Nouné), apóstol de la Georgia, s. IV. esclava († 340) Etimológicamente significa “juramento de Dios”. Viene de la lengua hebrea. Esta joven esclava de la corte real de Mzkheta, no lejos de Tbilisi, Georgia, se festeja hoy en la Iglesia de Oriente y en la de Occidente el 15 de diciembre. Gracias a que hay personas que se preocupan por la vida de los demás, conocemos la vida de esta chica por las obras del escritor eclesiástico Rufino. Es él quien nos traza una pequeña semblanza de Nina. Logró su conversión en Iberia, como se llamaba anteriormente lo que es hoy Georgia. En los primeros años del siglo v, Rufino de Aquilea cuenta lo que dice que le han contado sobre la evangelización de las bárbaras tierras de Georgia, al este del mar Negro, y atribuye la primera semilla del cristianismo georgiano a una joven esclava. Y con este insólito apelativo de «esclava» ha pasado al santoral esa muchacha que sin duda habían capturado en alguna acción de guerra o de pillaje, y a la que se dio el nombre de Nina y también de Cristiana, porque repetía muy a menudo el nombre de Cristo. Provenía de Egipto como una esclava cristiana cautiva. La colocaron a trabajar en la corte. A pesar de que nadie era cristiano, ella supo mantener su fe a pesar de los pesares. Dice que impresionó a todos por su bondad, por su devoción y por las curas milagrosas que hacía, y que cierta vez sanó a la misma reina. Su esposo, el rey, al perderse durante una cacería y verse en grave peligro, se encomendó también a aquel desconocido Dios, y al volver con los suyos sano y salvo rogó a Cristiana que le instruyera en su fe. Aconteció algo singular. Unos padres le pidieron que curara a su hijo. Nina oró con tal fervor y con tal fe que el chico se curó. Gracias a esto, la reina mandó que estuviera siempre a su lado. También se puso enferma la soberana Nana. Y por las oraciones de Nina se curó también. Entonces el rey sentía en su alma el deseo de recompensarla de alguna manera. Ella le dijo que el mejor favor que podía hacerle, sería que se convirtiera al cristianismo. El rey le planteó el tema a su mujer. Hubo muchas más conversiones y el monarca acabó pidiendo al emperador Constantino que enviase sacerdotes a Georgia para completar la evangelización del reino. Estamos en el siglo IV. Cuando comenzó la evangelización de Georgia, Nina se fue a la región de Bobdé. Murió en el año 335. Se sabe que en tiempos de Constantino el cristianismo se predicó en la vecina Armenia, pero aparte de esta circunstancia carecemos de datos históricos que corroboren lo que dice Rufino. Y la leyenda, que se apoderó de la figura de Cristiana para embellecerla folclóricamente, añade más incertidumbre al relato. Nosotros, en la penumbra de aquel rincón de Europa entrevemos el origen, quizás adornado por la poesía, de una comunidad cristiana por los medios más improbables: una sola persona, una muchacha extranjera de ínfima condición, sometida a esclavitud entre bárbaros, no puede pedirse menos. Es tan poco, suena a empresa misional tan descabellada que tenía que salir bien, porque a Dios le gusta demostrar que es Él quien hace las cosas con instrumentos incongruentes. En Mzekheta hay una pequeña capilla que recuerda en nuestros días el bautismo de Georgia.

-San Sabas, metropolitano de Servia, que obtuvo de la Santa Sede permiso para dejar la mitra y retirarse al monte Athos 1258. Nació en 1174 y fue el más joven de los tres hijos de Esteban I, el fundador del estado independiente de Serbia. A los 17 años de edad, ingresó en un monasterio del monte Athos, a donde lo siguió su padre después de su abdicación. Juntos fundaron un monasterio para monjes serbios, llamado Khilandari, que es todavía uno de los 17 principales monasterios del monte Athos. Una serie de circunstancias políticas y religiosas obligaron a San Sabas a regresar a su país, donde fue consagrado arzobispo y logró consolidar, antes de cumplir 50 años, el Estado que su padre había fundado. Por tal motivo se lo declaró patrono de Serbia. Murió en Tirnovo, Bulgaria, el 14 de enero de 1237.

-Beato Odorico de Pordenone, fraile, 1131. Es dificil encontrar en toda la literatura secular una vida más llena de aventuras que la del fraile franciscano Odorico de Pordenone. Era originario de Friuli, y se dice que su nombre de familia era Mattiussi. Hacia el año 1300, a los quince de su edad, tomó en Udine el hábito de San Francisco, y sus biógrafos proclaman el fervor con que se entregó a la oración, a la pobreza y a la penitencia. Al poco tiempo, Odorico se sintió llamado por Dios a la soledad y obtuvo permiso de llevar vida eremítica en una remota celda. Ignoramos cuánto tiempo duró esta estrecha comunión con Dios, pero parece que sintió un nuevo llamamiento para volver a Udine y practicar los ministerios apostólicos en los alrededores. Su predicación tuvo gran éxito y las multitudes venían desde muy lejos para oírle. Pero hacia 1317, cuando tenía un poco más de treinta años, sintió una inspiración diferente, y es difícil determinar la parte que tuvieron en su vida posterior el simple espíritu de aventura y el deseo apostólico de extender el Reino de Dios y salvar las almas. Probablemente acertaremos pensando que los dos elementos se hallaban mezclados. No es fácil precisar fechas; pero según Yule y Cordier, Odorico llegó a la India occidental poco después de 1321, vivió en el norte de China, de 1322 a 1328, y murió ciertamente en Udine, entre sus hermanos, en enero de 1331. En lo que concierne a la ruta de sus viajes, estamos mejor informados. Su primer objetivo fue Constantinopla, de donde pasó a Trebizonda, Erzerum, Tabriz y Soltania. En muchas de esas ciudades había casas de su orden, y el beato se detuvo probablemente bastante tiempo en cada una, de suerte que esta primera parte de su viaje debió durar unos tres años. De Soltania se dirigió, dando rodeos, a Bagdad y Hormuz, en la entrada del Golfo Pérsico, donde se embarcó con rumbo a Salsete. En Tana, o tal vez en Surat, reunió los restos de cuatro de sus hermanos que habían sido martirizados recientemente en ese lugar, en 1321, y los llevó consigo en su viaje al oriente. Fue a Malabar y a Ceilán, y después se detuvo, probablemente por algún tiempo, en el santuario de Santo Tomás en Mailpur, cerca de la actual Madrás. Ahí se embarcó con rumbo a Sumatra y Java, y es posible que haya visitado también el este y el sur de Borneo. En seguida pasó a China. De Cantón viajó a los grandes puertos del Fu-kien. Desde Fu-chau continuó a través de las montañas hacia Hang-chau (entonces Quinsai, la mayor ciudad del mundo) y Nan-king. Cruzando el gran canal en Yang-chau, se dirigió a Khanbaliq o Pekín, donde permaneció tres años en una de las iglesias fundadas por otro heroico misionero franciscano, el arzobispo Juan de Montecorvino, que era entonces ya muy anciano. De ahí retornó Odorico a Italia, a través de Shen-si y Lasha, la capital del Tibet, pero desconocemos el intinerario que siguió hasta llegar de nuevo a su provincia. Es interesante hacer notar que por lo menos durante la última parte de sus largos viajes, Odorico tuvo por compañero a un tal hermano Jacobo, fraile irlandés de su orden. Sabemos esto gracias a un documento conservado en los archivos de Udine, según el cual, después de la muerte de su compañero de viaje, el hermano Jacobo recibió dos marcos "por amor de Dios y del bienaventurado hermano Odorico". La narración de los viajes de Odorico, que desgraciadamente no fue escrita durante los mismos, sino dictada más tarde a uno de sus hermanos, no habla prácticamente de sus trabajos misionales. Ello hace difícil determinar hasta qué punto merecen crédito las leyendas posteriores sobre el éxito de su predicación. El cronista Lucas Wadding afirma que convirtió y bautizó a dos mil sarracenos, pero no explica de dónde toma el dato. También se dice que Odorico volvió de China a Europa en busca de misioneros para el Extremo Oriente, pero que San Francisco se le apareció en Pisa y le ordenó que retornase a Udine, explicándole que él mismo se encargaría de velar por esas remotas misiones. En su lecho de muerte, el gastado misionero declaró que Dios le había hecho saber que sus pecados estaban perdonados, pero que sin embargo, deseaba conseguir las "Llaves de la Iglesia" como un humilde niño y recibir los sacramentos. Odorico murió el 14 de enero de 1331. Se cuenta que obró muchos milagros después de su muerte. En uno de ellos interviene de nuevo el hermano, ya que cierto franciscano, predicador y doctor de teología en Venecia y que sufría de una penosa enfermedad de la garganta, rogó al hermano Jacobo que le encomendase a su antiguo compañero de viajes, y quedó curado al punto. El culto de Odorico fue aprobado en 1775.

-Beato Odón de Novara, monje, 1200. El Beato Odón monje cartujo del siglo XII, es uno de los pocos hombres de Dios de aquella época, sobre el que tenemos documentos de primera mano. El Papa Gregorio IX mandó que se hicieran investigaciones sobre su vida con miras a su canonización, y las declaraciones de los testigos han llegado hasta nosotros. Uno o dos extractos de ellas nos darán una idea de la personalidad de Odón. "Maestro Ricardo" obispo de Trivento, después de haber jurado por el Espíritu Santo, ante los Evangelios, que diría la verdad, afirmó que él había conocido al bienaventurado Odón como a un hombre temeroso de Dios, modesto y casto, entregado noche y día a la vigilia y la oración; que vestía ásperas túnicas de lana y vivía en una estrecha celda, de la que no salía más que para orar en la iglesia, y que obedecía siempre a la campana, cuando ésta le llamaba al oficio. Cuantos fueron a él se sintieron animados en el servicio de Dios. Leía constantemente las Escrituras y, a pesar de su avanzada edad, se empleaba en su celda en trabajos manuales para no ser presa de la ociosidad". El obispo da en seguida un breve resumen de la vida de Odón, y hace notar que había sido nombrado prior del nuevo monasterio cartujo de Geyrac, en Eslavonia. Pero que la cruel persecución de que le había hecho objeto el obispo Dietrich le obligó a abandonar esa comunidad, e ir a Roma para pedir permiso al Papa de renunciar a su cargo. La anciana abadesa de un monasterio de Tagliacozzo le había ofrecido hospedaje, e impresionada por su santidad, obtuvo licencia de guardarle como capellán de la comunidad. Muchos otros testigos de la edificante vida de Odón hablaron de sus austeridades, de su caridad y de su humildad. Uno de ellos, el arcipreste Oderisio, atestigua que estuvo presente en los últimos momentos de Odón, y que "éste se hallaba acostado en el suelo de la dicha celda, vestido con una camisa de cerdas, y que decía en su agonía: 'Espera un poco, Señor, espera un poco; ya voy a Ti'; y cuando los presentes le preguntaron con quién hablaba, respondió: 'Con mi Rey, a quien estoy viendo y en cuya presencia me hallo'. Al pronunciar estas palabras, el bienaventurado Odón se enderezó, como si alguien le tendiese la mano, y con ellas extendidas, pasó al Señor". Esto acaecía el 14 de enero del año 1200, y la edad de Odón se calculaba en cien años. El beato obró muchos milagros en vida y después de su muerte, pero tenía horror de que las gentes le atribuyesen poderes sobrenaturales. "Hermano -dijo a un hombre que solicitaba su ayuda- ¿por qué te burlas de mí que soy un malvado pecador y un saco de putrefacción? Déjame en paz; el único que puede curarte es Jesucristo, el Hijo de Dios vivo"; y al decir esto, se le saltaron las lágrimas. El enfermo quedó al punto sano de una enfermedad que, según el testigo, que le había conocido personalmente, le atormentaba desde hacia muchos años. El culto del beato Odón fue confirmado en 1859.

-Beato Rogerio de Todi, fraile, 1237. No poseemos muchos datos sobre el Beato Rogerio (Ruggiero) de Todi, y en los pocos que existen se observa cierta confusión. Lo que puede afirmarse, oon seguridad, es que tomó el hábito de los Frailes Menores de las mismas manos de San Francisco en 1216; que fue nombrado por el santo de Asís director de la comunidad fundada y dirigida por la Beata Felipa Mareri, en Rieti de Umbría, bajo la regla de Santa Clara; que asistió a Felipa en su lecho de muerte en 1236, y que él mismo murió poco después en Todi, el 5 de enero de 1237. El Papa Gregorio IX, que le había conocido personalmente, permitió que el pueblo de Todi, donde se conservan sus reliquias, celebrase una fiesta en su honor, y Benedicto XIV confirmó su culto en toda la orden franciscana.

-San Fulgencio, hermano de San Isidoro y obispo de Ecija, 619. Hermano de otros tres santos: Isidoro de Sevilla, Leandro y Florentina, Fulgencio nació en Sevilla cuando estalló la guerra entre el rey visigodo Leovigildo, que era arriano, y su hijo Hermenegildo, católico, refugiado en Sevilla. La ciudad fue saqueada y los católicos, entre los cuales Fulgencio, marcharon al destierro. Al subir al trono el rey Recaredo, e instaurar la unidad católica de España, Fulgencio fue nombrado obispo de Ecija. Santo y sabio pastor de la Iglesia escribió libros contra el arrianismo. Murió el año 619.

-Santa Macrina, abuela y educadora de San Basilio el Grande, Neocesarea en el Ponto, s. IV. En más de una de sus cartas, San Basilio el grande menciona a la madre de su padre, Macrina, con la cual parece haberse educado y a cuyo cuidado en darle una sana instrucción religiosa, atribuye el santo el hecho de no haberse contaminado nunca con opiniones heterodoxas, que hubiese tenido que modificar después. Macrina y su esposo sufrieron mucho en la persecución de Galerio y Máximo, hasta el grado de verse forzados a huir y ocultarse delos perseguidores en los bosques de Ponto, durante siete años. Con frecuencia padecieron hambres, y San Gregorio Nazianceno afirma que, en ocasiones sólo sobrevivieron comiéndose a las fieras que, por un milagro de la Providencia, se dejaban cazar dócilmente. Pasado este peligro estalló una nueva persecución, en la que los bienes de Macrina y su esposo fueron confiscados. Según parece, los cristianos les honraron reconociéndoles formalmente el título de confesores de la fe. Macrina sobrevivió a su esposo, pero ignoramos la fecha exacta de su muerte. El Martirologio Romano nos dice que Macrina fue discípula de San Gregorio Taumaturgo; pero lo único que esto puede significar es que la santa estudió a fondo sus escritos.

-Beato Gil de Lorenzana, monje, 1518. Las biografías de Gil cuentan que nació hacia 1443 en Lorenzana, en el antiguo reino de Nápoles. Sus padres eran piadosos cristianos de clase humilde, y no se opusieron a las prácticas religiosas que Gil adoptó desde muy joven, sobre todo cuando cayó bajo la influencia de los franciscanos, quienes habían fundado un convento en Lorenzana. Gil determinó servir a Dios en la soledad y se instaló en las proximidades de un pequeño santuario de la Virgen. Ahí pasaba la mayor parte de su tiempo absorto en oración, acompañado por los pájaros y las fieras. Pero la noticia de los milagros que se le atribuían, empezó a atraerle visitantes. Forzado así a buscar refugio en otra parte, Gil entró al servicio de un agricultor de los alrededores de Lorenzana. De este período de su vida se cuenta que, aunque Gil pasaba la mayor parte del tiempo en la iglesia, su trabajo, por especial favor de Dios, no sufría menoscabo alguno. Gil ingresó más tarde como hermano lego en la orden franciscana. Habiéndosele confiado el cuidado del jardín, Gil se construyó en él una especie de cabaña que le servía de ermita. Seguía siendo amigo de los pájaros y de todas las criaturas de Dios, y sus curaciones milagrosas, su oración extática y su don de profecía, le valieron gran fama.

-Beato Pedro Donders, Redentorista, Surinam, 1887. Nació el 27 de octubre de 1809 en Tilburg, Holanda, de Arnoldo Denis Donders y Petronila Van den Brekel. Dado que los padres eran pobres, fue muy poco lo que los dos hijos pudieron estudiar ya que se vieron obligados a trabajar para ayudar a la familia.
Desde niño, Pedro deseaba hacerse sacerdote. Quiso entrar en los redentoristas, pero fue rechazado por ser ya demasiado mayor. Después, con la ayuda del clero de la parroquia pudo iniciar sus estudios a los 22 años en el pequeño seminario. Fue ordenado sacerdote el 5 de junio de 1841. En 1883, el Vicario Apostólico, queriendo relevarle de obligaciones demasiado pesadas, lo trasladó a Paramaribo y, más tarde, a Coronie. En noviembre de 1885 regresó a Batavia. Se reintegró a sus ocupaciones anteriores hasta que su frágil salud le obligó a guardar cama en 1887. Su fama de santidad se difundió por el Surinam y por Holanda de donde era oriundo y se introdujo su causa de canonización. Pedro Donders sigue presente en todos los redentoristas que trabajan en América y que son continuadores de la obra evangelizadora de San Alfonso. El Papa Juan Pablo II lo proclamó Beato el 23 de mayo de 1982.

-San Malaquías, profeta, en Judea, 415 antes de J.C.

-Una comunidad de monjes asesinados por los árabes en el monte Sinaí, 373.

-Otro grupo martirizado en Raite, Egipto, por los blemiros en el mismo año.

-San Baetano, Abad.

-San Barbescemin, obispo de Ctesifonte, Persia, martirizado en tiempo de Sapor II, 346.

-Santa Benita, mártir.

-Santa Benedicta, mártir.

-San Caldeolo, obispo de Viena, en el Deifinado, 696.

-San Engelmaro, mártir.

-San Eufrasio, obispo, Africa, 515.

-San Esteban, archimandrita griego, cerca de Constantinopla, s. VIII.

-San Fermín, obispo, s. V.

-San Fulgencio de Astigi, obispo, 632.

-San Glicerio, diácono y mártir.

-San Godefrido, monje.

-San Guillermo, abad.

-San Julián Sabas, el Antiguo, que reanimó la fe de los antioquenos en la segunda mitad del s. IV.

-San Ponciano, mártir, Espoleta, 160.

-San Prisco, mártir.

-San Prisciliano, mártir.

-San Teodemario, monje.

-Beato Bucardo, monje.

-Venerable, Alfonsa Clerici, monja, Italia, 1930.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 14/1/2013 04:28 (#384352 - en respuesta a #384351)
Motivo: Santoral 14 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
:)Santa Nina de Georgia (Cristina o Cristiana, Nínona o Nouné), apóstol de la Georgia, s. IV. esclava († 340) Etimológicamente significa “juramento de Dios”. Viene de la lengua hebrea. Esta joven esclava de la corte real de Mzkheta, no lejos de Tbilisi, Georgia, se festeja hoy en la Iglesia de Oriente y en la de Occidente el 15 de diciembre. Gracias a que hay personas que se preocupan por la vida de los demás, conocemos la vida de esta chica por las obras del escritor eclesiástico Rufino. Es él quien nos traza una pequeña semblanza de Nina. Logró su conversión en Iberia, como se llamaba anteriormente lo que es hoy Georgia.














Modificado por gilda 14/1/2013 04:34




(Santa_Nina_277x408.jpg)



(91921C.jpg)



(Santa Nina.jpg)



(Santa_Nina.jpg)



Adjuntos
----------------
Adjuntos Santa_Nina_277x408.jpg (34KB - 30 descargas)
Adjuntos 91921C.jpg (28KB - 24 descargas)
Adjuntos Santa Nina.jpg (37KB - 28 descargas)
Adjuntos Santa_Nina.jpg (39KB - 31 descargas)
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
JeanPierre
Enviado 14/1/2013 09:27 (#384369 - en respuesta a #384352)
Motivo: RE: Santoral 14 de enero 2013




Ubicación: comtat de Nissa

Si no que y con todo lo que se pueda decir y escribir , la reina Blanca de Castilla nunca fue reina de Castilla ni Beata o Santa canonizada !  mas simplemente fue la madre del rey  San Luis IX de Francia y de Santa Isabel de Francia y la tia del rey de España San Fernando ....



Modificado por JeanPierre 14/1/2013 09:33
A gilda le gusta esto.
ip-hash: cd89495ba859e54d10b2165929ccc012-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 15/1/2013 03:27 (#384553 - en respuesta a #381937)
Motivo: Re: Santoral 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Hola jean Pierre el santoral de este año lo copio de http://www.oremosjuntos.com/Santoral/Enero15.html

es la misma de la vez pasada ? o es otra? ahora no me acuerdo lo voy a buscar
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 15/1/2013 03:30 (#384554 - en respuesta a #384553)
Motivo: Santoral 15 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 15 de enero
-Nuestra Señora de los Pobres de Banneux. Ocho apariciones a la niña Mariette Beco. 15 de enero - 2 de marzo de 1933, Bélgica. "Soy la Virgen de los Pobres...Crean en Mi, Yo Creeré en Ustedes". Aprobada por la Santa Sede el 22 de agosto de 1949.Doce días después que Nuestra Señora, habiendo mostrado su corazón de oro, le dijo "Adiós" a los niños de Beauraing, Bélgica, hizo sentir su presencia maternal otra vez en Banneux, Bélgica, unas cincuenta millas al noroeste. Mariette Beco, una niña de 11 años de edad, recibió ocho apariciones de la Virgen. La devoción a la Virgen de los Pobres fue aprobada por la Iglesia y se ha propagado por todo el mundo. La Devoción a la Virgen de los Pobres en Latinoamérica. Bélgica es un pequeño país en el norte de Europa, entre Francia y Alemania. Banneux Notre-Dame es un pobre caserío agrupado en torno a su iglesia. No aparece en los mapas. Depende del pueblo de Louveigné y está a 25 Km. de Lieja, capital de la provincia. Se encuentra en una pequeña meseta de las Ardenas Belgas, de una altitud de 325 metros. Se halla encuadrado en por los bonitos valles del Ambléve, de la Vesdre y de la Hoëgne. En la carretera de Louveigné a Pepinster, a un kilómetro de la iglesia, se encuentra, a la izquierda, la humilde casa de la familia Beco, frente a ella hay un pequeño huerto. El lugar es húmedo y pantanoso, por eso le llaman "La Fagne", que significa el fango. Al otro lado de la carretera empiezan los grandes bosques del Eifel.

-San Mauro, Abad. Nació en Roma de una familia ilustre el año 511. Se educa desde su adolescencia bajo la dirección de S. Benito, llegando a ingresar en su orden donde llega a ser Abad y fundador de muchos monasterios en Francia. Taumaturgo por el episodio del estanque con el niño Plácido, la curación de los menesterosos y sus relaciones con el conde Gaidulfo, enemigo funesto de los monjes franceses. Su gran espíritu de penitencia le impulsa a retirarse a bien morir. Entrega su alma a Dios el 15 de enero del 583. Al no constar el tiempo en que llegaron sus reliquias a Extremadura, sólo se puede afirmar ser muy antigua su veneración. El Sínodo diocesano de 1501 se expresa en estos términos: "Y así mismo, mandamos que en el lugar de Almendral se denuncie por fiesta de guardar el día de santo Mauro, por cuanto allí está el cuerpo". El Arcipreste de Santa Justa en Toledo, Julián Pérez llega a firmar que en 1130 ya se celebraba su memoria en Almendral según costumbres de muchos años antes, que en opinión de Solano de Figueroa sería a final de la monarquía goda, opinión no compartida hoy. Cuando él es visitador general del Obispado en 1658 indaga sobre el asunto y recoge la tradición de que los benedictinos fueron sus portadores, aunque no hay papeles de bulas pontificias que lo acrediten debido a la desaparición de documentos por un incendio. Fueron trasladadas dichas reliquias a la Catedral por el Obispo benedictino de Badajoz D. Fray José de la Zerda el 1643, continuando parte en Almendral, como lo fuera en Fosano, Montecasino y Marsella. La guerra con Portugal, que comenzó el 1640, obligó a dicho traslado por los motivos de seguridad. El 8 de Abril de 1668 ordena al cabildo entregar el cuerpo de San Mauro a la villa de Almendral. La entrega la hacen el 29 del mismo mes, los capitulares Juan Rebolero y Pedro Lepe. Quedó una reliquia en la Seo de la catedral, encargándosele a Solano de Figueroa la depositara en el relicario.

-San Arnoldo Janssen, sacerdote y fundador, Alemania, 1909. Arnoldo Janssen nació el 5 de noviembre de 1837 en Goch, una pequeña ciudad de la Baja Renania (Alemania). Segundo entre diez hermanos, aprendió de sus padres la dedicación al trabajo y una profunda religiosidad. El 15 de agosto de 1861 fue ordenado sacerdote para la diócesis de Münster y fue asignado a enseñar ciencias naturales y matemáticas en la escuela secundaria de Bocholt, donde adquirió fama de maestro estricto pero justo. Por su profunda devoción al Sagrado Corazón de Jesús fue nombrado director diocesano del Apostolado de la Oración. Desde este apostolado, Arnoldo buscó abrirse también a cristianos de otras denominaciones. Eran tiempos difíciles para la iglesia en Alemania. Bismark había desatado el "Kulturkampf" ("batalla por la cultura"), que implicaba una serie de leyes anti-católicas, la expulsión de sacerdotes y religiosos y aún el encarcelamiento de varios obispos. En esa situación caótica, Arnoldo Janssen sugirió que tal vez algunos de los sacerdotes expulsados podrían ser enviados a las misiones o ayudar en la preparación de misioneros. Poco a poco, y animado por el vicario apostólico de Hong Kong, Arnoldo fue descubriendo que era a él a quien Dios llamaba para esta difícil tarea. Muchos opinaban que no era el hombre indicado, o que los tiempos no estaban maduros. "El Señor desafía nuestra fe a realizar algo nuevo, precisamente cuando tantas cosas se están derrumbado en la Iglesia", fue la respuesta de Arnoldo. En 1896, el P. Arnoldo eligió a algunas de las Hermanas para formar una rama de clausura, las "Siervas del Espíritu Santo de Adoración Perpetua". Su servicio a la misión sería la de rezar día y noche por la Iglesia y especialmente por las otras dos congregaciones misioneras, manteniendo un servicio ininterrumpido de adoración al Santísimo Sacramento. Arnoldo murió el 15 de enero de 1909. Su vida fue una permanente búsqueda de la voluntad de Dios, de confianza en la providencia divina y de duro trabajo. Testimonio de la bendición divina sobre su obra es el ulterior desarrollo de la misma: más de 6.000 misioneros del Verbo Divino trabajan hoy en 63 países. Las misioneras Siervas del Espíritu Santo son más de 3.800 hermanas y más de 400 las Siervas del Espíritu Santo de Adoración Perpetua.

-Santa Ita, monja irlandesa, s. VI. Entre las santas de Irlanda, Santa Ita (llamada también Ida y Mida) ocupa el primer puesto, junto con santa Brígida. Aunque su biografía está llena de mitos y milagros extravagantes, no hay razón para dudar de la existencia histórica de la santa. Se cuenta que era de familia real, que nació en uno de los baronados de Decies, cerca de Drum, Waterford, y que su primer nombre era Deirdre. Cuando se presentó un noble pretendiente, Ita logró, con la ayuda de los ángeles y después de haber ayunado y orado durante tres días que su padre le permitiese llevar vida de virginidad. Para realizar su propósito, Ita emigró a Hy Conaill, en la región occidental del actual condado de Limerick. En Killeedy reunió una comunidad de doncellas, y ahí murió, probablemente el año 570, después de largos años de servicio de Dios y del prójimo. Se cuenta que Ita pasaba al principio tres o cuatro días sin comer, pero que un ángel se le apareció y le aconsejó que mirase más por su salud. Como ella pusiese algunas objeciones, el ángel le dijo que Dios se encargaría de proveer a sus necesidades en el futuro. De ahí en adelante, Ita vivió alimentada por el cielo. Una piadosa doncella que venía de una larga peregrinación le preguntó un día: "¿Por qué te ama tanto Dios? Te alimenta milagrosamente, te bendice con el don de curar todas las enfermedades y de ver el pasado y el futuro; los ángeles conversan contigo y tu pensamiento está siempre en los divinos misterios". Ita le dio a entender que la práctica de la continua meditación, a la que se había entregado desde la infancia, era la fuente de todo el resto. Los hombres más santos de Irlanda buscaban el consejo de Ita. Según parece, Ita dirigía una escuela de niños, y el obispo San Erc le confió el cuidado de uno, llamado Brendano, que estaba destinado a ser famoso como abad y misionero. Ita se ocupó de él durante cinco años. Un día, el niño le preguntó cuáles eran las tres cosas que Dios más amaba. La santa respondió: "La confianza de un corazón puro, la sencillez del espíritu religioso, y la generosidad inspirada por la caridad; éstas son las tres cosas en que Dios se complace más". "¿ y cuáles son las tres cosas que más aborrece ?" -insistió el niño-. A lo que la santa respondió: "El rostro de los que se burlan de sus hermanos, la obstinación en el pecado, y la confianza exagerada en el poder del dinero; éstas son las tres cosas que Dios más aborrece". Muchos de los milagros atribuidos a la santa, son de lo más extravagante. Por ejemplo, la historia del hábil artesano que había estado al servicio de Ita y a quien ésta había dado a su hermana en matrimonio, prometiéndole que tendría un hijo santo. El artesano salió a combatir a un grupo de bandidos y fue decapitado en la batalla. Su cuerpo fue recuperado, pero los bandidos se habían llevado la cabeza. Entonces Ita, cuya promesa no se había cumplido aún, se puso en oración, y la cabeza de su cuñado vino volando a unirse con el cuerpo. Una hora después, Ita, su hermana y su cuñado volvieron andando al convento.El hijo del artesano fue Sn Mochoemog, abad de Liath-mor o Leagh, en Tipperary. Santa Ita se encargó de su educación y le puso ese nombre, que significa "mi hermano pequeño", latinizado en "Pulcherius". La fiesta de Santa Ita se celebra en toda Irlanda.

-San Macario, el viejo Monje, discípulo de San Antonio, Egipto, 300-391. Macario nació en el alto Egipto, hacia el año 300, y pasó su juventud como pastor. Movido por una intensa gracia, se retiró del mundo a temprana edad, confinándose en una estrecha celda, donde repartía su tiempo entre la oración, las prácticas de penitencia y la fabricación de esteras. Una mujer le acusó falsamente de que había intentado hacerle violencia. A resultas de ello, Macario fue arrastrado por las calles, apaleado y tratado de hipócrita disfrazado de monje. Todo lo sufrió con paciencia, y aun envió a la mujer el producto de su trabajo, diciéndose: "Macario, ahora tienes que trabajar más, pues tienes que sostener a otro". Pero Dios dio a conocer su inocencia: la mujer que le había calumniado no pudo dar a luz, hasta que reveló el nombre del verdadero padre del niño. Con ello, el furor del pueblo se tornó en admiración por la humildad y paciencia del santo. Para huír de la estima de los hombres, Macario se refugió en el vasto y melancólico desierto de Esqueta, cuando tenía alrededor de treinta años. Ahí vivió sesenta años y fue el padre espiritual de innumerables servidores de Dios que se confiaron a su dirección y gobernaron sus vidas con las reglas que él les trazó. Todos vivían en ermitas separadas. Sólo un discípulo de Macario vivía con él y se encargaba de recibir a los visitantes. Un obispo egipcio mandó a Macario que recibiera la ordenación sacerdotal a fin de que pudiese celebrar los divinos misterios para sus ermitaños. Más tarde, cuando los ermitaños se multiplicaron, fueron construidas cuatro iglesias, atendidas por otros tantos sacerdotes. Macario fue llamado por Dios a los noventa años, después de haber pasado sesenta en el desierto de Esqueta. Según el testimonio de Casiano, Macario fue el primer anacoreta de este vasto desierto. Algunos autores sostienen que fue discípulo de San Antonio, quien vivía a unos quince días de viaje del sitio en donde estaba Macario. En los ritos copto y armenio, el canon de la misa conmemora a San Macario.

-San Pablo de Tebes, ascético y ermitaño. Ilustre fundador de los eremitas, ¡cuán hermoso resultaba veros en vuestra gruta, vestido con un manto de hojas de palma, alimentado con un medio pan que un cuervo os traía cada día! Una fuente os daba de beber, la roca os servía de lecho, y estabais más contento en esa gruta que los reyes en sus palacios. ¡Gran Santo, haced que meditando vuestra vida aprendamos a despreciar el mundo y sus falsas máximas!
I. San Pablo, al ver a los perseguidores atacar la fe y la virtud de los cristianos mediante el cebo de los placeres, buscó en la soledad un abrigo contra la tentación. ¿Amas la pureza? ¿Quieres, a imitación de San Pablo, conservar esta bella virtud? Huye de las ocasiones. En esta clase de combates la huida asegura la victoria.
II. Aunque no fuese designio de Pablo el permanecer en la soledad, fue el de Dios el mantenerlo en ella. Tantas dulzuras hízole gustar en ese desierto, que desde entonces despreció el mundo y sus placeres. Alma tímida, ¿qué temes tú? Dios te llama, quiere desasirte del mundo; prueba, ensaya cuán suave es pertenecerle totalmente. Las dificultades se desvanecerán desde que pongas manos a la obra. No perderás tus placeres, sino que los trocarás en una alegría más sólida y más santa.
III. San Pablo permaneció en esta terrible soledad durante ochenta años, sin ver a nadie, excepto a San Antonio, que, inspirado de lo alto, lo fue a visitar. Tú comienzas con fervor, pero este fervor es sola mente fuego de paja que se extingue en un instante. Ánimo, continúa; la eternidad bienaventurada que esperas, el Dios a quien sirves, valen la pena de que perseveres en la virtud durante los pocos años que te quedan de vida.

-San Alejandro, fundador del monasterio de los acemetas, los que no dormían, Constantinopla, 430. Nació en una isla del mar Egeo y murió en Gomán, Turquía. Hombre culto, se convirtió al cristianismo a los 30 años. Vivió en Siria primero como anacoreta y después como cenobita. En Mesopotamia fundó durante 20 años comunidades de monjes acemetas, llamados así porque se creía que no dormían. En efecto, día y noche se turnaban para cantar himnos y salmos de manera que la alabanza a Dios no se interrumpiera nunca.

-San Francisco Fernández de Capillas, mártir, s. VII. Del italiano antiguo: franco, francés (s VII). Mártir.
Francisco Fernández de Capillas nace en España, en la mitad del siglo XVII. Ingresa en la orden dominica y es enviado a evangelizar China. Llega a la misión de Fogán en 1642.Predica durante seis años y logra numerosas conversiones. Muere en defensa de su fe convirtiéndose en el protomártir de China. Fue canonizado por Juan Pablo II el primero de octubre de 2000. En la ceremonia el Sumo Pontífice declaró: "Los mártires de China vivieron y murieron durante situaciones de gran turbulencia social. Su canonización fue diseñada para arrojar luz sobre la heroica fidelidad de estos dignos hijos de Cristo, quienes no se dejaron intimidar por la amenaza de una feroz persecución".

-San Isidoro, monje egipcio, 391. Isidoro, después de distribuir su fortuna entre los pobres, se retiró al desierto de Nitria. Más tarde, cayó bajo la influencia de San Atanasio, quien le ordenó sacerdote y le llevó consigo a Roma, el año 341. Pero Isidoro pasó la mayor parte de su vida como superior del gran hospital de Alejandría. Cuando Paladio, el autor de la Historia Lausiaca, fue a Egipto para consagrarse a la vida ascética, se dirigió primeramente a Isidoro, quien le aconsejó que practicara la austeridad y la abnegación y que volviese después en busca de nuevos consejos. Cuando tenía ya más de ochenta años, nuestro santo sufrió persecuciones y calumnias de toda especie. San Jerónimo le acusó violentamente de simpatizar con Orígenes, y su propio obispo, Teófilo, que había sido su amigo, le excomulgó. Ello obligó a Isidoro a buscar refugio en el desierto de Nitria, donde había pasado su juventud. Por último, huyó a Constantinopla en busca de la protección de San Juan Crisóstomo, y ahí murió poco después, a los ochenta y cinco años de edad.

-San Juan Calibita o Calibites o de la Choza, que vivió en un rincón de la casa paterna durante muchos años, sin que sus padres le conociesen, Constantinopla, 450. Abandonando a sus padres y su cuantiosa fortuna, San Juan se retiró del mundo a Gomón del Bósforo, entre los monjes "vigilantes", fundados por San Alejandro Akimetes. A los seis años retornó a su casa disfrazado de mendigo y vivió de la caridad de sus padres, sin ser reconocido por ellos, en una choza próxima a su casa. El nombre de Calibites se deriva de la palabra griega "kalubé", que significa "choza". Juan se santificó ahí por la paciencia, la mansedumbre y la oración. Se cuenta que, hallándose ya en el lecho de muerte, reveló su identidad a su madre, aduciendo como prueba el libro de los Evangelios empastado en oro que había usado de niño. El santo pidió que le sepultaran en la choza donde había vivido. Así se hizo, en efecto; pero sobre la choza se construyó una iglesia, y las reliquias del santo fueron más tarde trasladadas a Roma. La leyenda de San Juan Calibities se originó o se confundió con las de San Alejo, San Onésimo y otros dos santos más, en las que aparece la idea del disfraz.

-San Mauro (+584) San Benito, nombrado recientemente Patrón de Europa, lo consideraba como el mejor de sus discípulos. Al morir San Benito, Mauro fue designado su sucesor como superior de la Orden Benedictina, la que llegó a tener una influencia inmensa en todos los monasterios europeos y de otros continentes.

-Beato Pedro de Castelman, Castelnau o Castronovo, monje del Císter, que, nombrado por Inocencio III para predicar entre los albigenses, fue asesinado por los herejes, 1208. Este monje cisterciense nació cerca de Montpellier. En 1199, era ya archidiá cono de Maguelone; pero uno o dos años más tarde, entró en la orden del Cister. El Papa Inocencio III le confió a él y a otro compañero, en 1203, el cargo de delegado apostólico e inquisidor contra los herejes albigenses. Pedro desempeñó la tarea con gran celo, pero con poco éxito. La oposición que se levantó contra él, favorecida por Raimundo VI, conde de Toulouse, terminó con el asesinato, el 15 de enero de 1209, no lejos de la abadía de Saint-Gilles. Con el cuerpo atravesado por una lanza, el beato Pedro gritó al asesino: "Quiera Dios perdonarte como yo te perdono". Sus reliquias fueron depositadas y vene radas en la iglesia abacial de Saint-Gilles.

-Santos Abacuc y Miqueas el joven, profetas de la antigua ley, Judea, 606 a. de J. C.

-San Ableberto o Emeberto, obispo de Cambrai, 633.

-San Amaro, confesor.

-San Arsenio de Reggio Calabria, ermitaño y confesor.

-San Barlaam de Keretsk.

-San Benito o Bonito, obispo de Clermont, 710.

-San Berardo, presbítero y mártir.

-San Blaithmaic, Blathmac o Blaithmale, mártir, Irlanda.

-San Botonto, mártir, Roma, 303.

-Santa Brita, virgen.

-San Ceolulfo, rey de Nortumbria, que tomo el hábito en Lindisfarne.

-San Conrado, Abad.

-San Cosme, obispo de Mayuma y mártir, 760.

-San Efiso o Efisio, mártir, Cagliari, Cerdeña, 286.

-San Eligio, confesor.

-San Elpido, mártir.

-San Eugipio, sacerdote.

-San Gabriel, fundador del Monasterio de Lesnov en Bulgaria.

-San Helen.

-San Jaime de Castro, mártir.

-San Lleudadd o Laudatus, Bardsey y País de Gales.

-San Malardo de Chartres, obispo.

-Santa Maura, virgen.

-San Máximo, obispo de Nola, Italia, 256.

-San Pansopius de Alejandría, el mártir.

-San Plácido, monje.

-San Probo, obispo, 570.

-San Romedio, ermitaño, s. IV.

-Santas Salomé Ugiarmeli y Perozhavr Sivnieli, nobildone georgianas, Iglesias Orientales, s. IV.

-Santa Secundina, virgen y mártir, Anagni, 251.

-San Saúl, padre de San Asap de Gales.

-Santa Tarsicia o Tarsitia, virgen y solitaria, cerca de Rodez, Francia, 600.

-San Viator de Bergamo, obispo, 370.

-Beato Angelo da Gualdo Tadino, ermitaño.

-Beato Godefrido, confesor.

-Beato Santiago de Villa, terciario y mártir, 1304.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 15/1/2013 04:20 (#384556 - en respuesta a #384554)
Motivo: Santoral 15 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina




(imagesCA47PY3H.jpg)



(San Mauro abad.JPG)



Adjuntos
----------------
Adjuntos imagesCA47PY3H.jpg (9KB - 26 descargas)
Adjuntos San Mauro abad.JPG (11KB - 24 descargas)
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
chiqui5256
Enviado 15/1/2013 04:21 (#384557 - en respuesta a #381937)
Motivo: Re: Santoral 2013



Pastorcillo

Posts: 278

Ubicación: Guatemala, Centro América

Hoy 15 de enero se celebra en Guatemala la devoción al Cristo negro de Esquipulas, imagen manierista del Escultor de origen portugués y radicado en la ciudad de Santiago de Guatemala Quirio Cataño, y entregado a la veneración el 4 de octubre de 1594. Cabe resaltar la gran cantidad de peregrinos de toda Centro América y México que se dan cita en el santuario, y la iglesia esta llena de exvotos (plaquitas con los milagros que se le atribuyen a la intercesión del "Negro de Esquipulas"), cuenta la tradición que después de 400 años de humo de velas, adquirió el color negro que lo caracteriza. El papa Juan Pablo II, en su segundo viaje apostólico a Guatemala y para celebrar el jubileo de los 400 años de la imagen , vino directamente a la Basílica de Esquipulas desde donde ofreció misa el 6 de febrero de 1996; Luego de la Celebración de la Santa Misa el Papa visitó privadamente la Basílica de Esquipulas para postrarse como un peregrino más ante la bella imagen del Señor de Esquipulas ante la cual oró por la paz de Guatemala.

Milagrosa imagen del Cristo Negro de Esquipulas

 

Detalle del rostro del Señor:

Rostro del Señor de Esquipulas.

 

 



Modificado por chiqui5256 15/1/2013 04:24
A gilda y Mame les gusta esto.
ip-hash: 592589a30433eec7334169b2fa6e0a8b-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 16/1/2013 05:14 (#384751 - en respuesta a #384557)
Motivo: Santoral 16 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina

 

 

Santoral 16 de enero

 

-San Marcelo, papa y mártir, que, destinado por Majencio a guardar animales, murió en esta ocupación de esclavo 309. Nació en Roma. Fue elegido aproximadamente cuatro años después de la muerte de Marcelino, debido a las terribles condiciones en la que vivían los cristianos perseguidos por Diocleciano. Durante el brevísimo tiempo en que pudo ejercer su mandato, dictó un par de normas importantes. La primera prohibía la convocación de cualquier concilio general sin la autorización del papa de Roma. La segunda establecía unas modalidades a respetar en los casos en que se concedía el perdón a los cristianos que por miedo habían abjurado durante las persecuciones. Marcelo se había negado a ofrecer sacrificios a los ídolos. El nuevo emperador Majencio mandó detenerle y le condenó a servir en los establos imperiales con el objetivo de humillarle. Liberado por los cristianos, se refugió en casa de la matrona Lucina que le permitió que transformara la casa en una iglesia. Descubierto, fue nuevamente detenido y condenado, esta vez a hacer de guardián precisamente en esa misma iglesia que el emperador mientras tanto había transformado en un establo. Marcelo murió de privaciones y humillaciones. Le dieron sepultura en el Cementerio de Priscila.

-Santos Berardo, Pedro, Acurso o Acursio, Ayuto o Adjutoy Otón, que, envíados por San Francisco a predicar el Evangelio a los moros marroquíes, padecieron allí el martirio, 1220.  Estos cinco frailes fueron enviados por San Francisco a convertir a los maho metanos del occidente, en tanto que el propio santo iba a predicar a los del oriente. San Berardo y sus compañeros predicaron primeramente a los moros de Sevilla, ciudad de la que fueron expulsados después de haber sufrido mucho por su celo. De ahí pasaron a Marruecos, donde se dedicaron a predicar y a servir de capellanes a los mercenarios cristianos del sultán. Las gentes consideraban a los frailes como locos y les trataban como a tales. Cuando se negaron a retomar a sus tierras y a dejar de predicar la palabra de Cristo, el sultán les decapitó con su propia cimitarra, el 16 de enero de 1220. Estos santos formaron la vanguardia del glorioso ejército de mártires que la orden seráfica ha dado a la Iglesia. Cuando llegó a oídos de San Francisco la noticia del valor heroico y el triunfo de sus hijos, exclamó: "Ahora puedo decir con verdad que tengo cinco hermanos". Eran éstos San Berardo, San Pedro, San Odón, San Acurso y San Adyuto. Fueron canonizados en 1481.

-San Enrique, ermitaño en una isla del Nortumberland, 1127. Los daneses deben en parte la luz de la fe, después de Dios, al ejemplo y trabajos de los misioneros ingleses. Enrique nació en Inglaterra y, desde su juventud, se entregó de todo corazón al servicio de Dios. Cuando alcanzó la mayoría de edad, se embarcó hacia el norte de Inglaterra. La islita de Cocket, en la costa de Nortumbría, próxima a la desembocadura del río del mismo nombre, había albergado a los anacoretas desde la época de San Beda, según se desprende de la vida de San Cutberto. Dicha isla pertenecía al monasterio de Tynemouth, y en ella llevó San Enrique una vida de ermitaño. Se alimentaba únicamente de pan y agua una vez al día, después de la caída del sol. Ganaba el pan con sus propias manos, trabajando en un pequeño huerto. Murió en su ermita, el 16 de enero de 1127, y fue sepultado en la iglesia de los monjes de Tynemouth. Su vida, escrita por Capgrave, se encuentra en Acta Sanctorum, 16 de enero. Cf. también Stanton, Menology, pp. 22-23. No existen pruebas evidentes de que se le haya rendido culto público.

-Beata Juana María Condesa Lluch, fundadora de las Esclavas de María Inmaculada, España, 1916. Juana María Condesa Lluch nació en Valencia (España) el día 30 de marzo de 1862, en el seno de una familia cristiana de buena posición socio-económica. Fue bautizada el 31 de marzo de 1862 en la Iglesia de San Esteban, lugar donde habían sido bautizados San Vicente Ferrer y San Luis Beltrán. Recibió una esmerada formación humana y cristiana, que contrastaba con la mentalidad racionalista e ilustrada que se abría paso en la sociedad valenciana del momento y que dio lugar a una oleada de descristianización. En la etapa de la adolescencia y juventud va reforzando su vida como cristiana, nutriéndose de las devociones religiosas propias del momento histórico que vive, especialmente la devoción a Jesús Sacramentado, a la Inmaculada Concepción, a San José y a Santa Teresa, lo que a su vez la lleva de forma progresiva a una mayor sensibilidad y compromiso con los mas necesitados. Tenía apenas 18 años, cuando descubrió que la voluntad de Dios sobre su vida era entregarlo todo y entregarse del todo a la causa del Reino a través de la evangelización y el servicio a la mujer obrera, interesándose por las condiciones de vida y laborales de estas jóvenes, realidad sufriente que contemplaba desde la tartana que la conducía desde Valencia a la playa de Nazaret, donde la familia tenía una casa de descanso y expansión. El 16 de enero de 1916, la Madre Juana María Condesa Lluch pasaba a contemplar el rostro de Dios por toda la eternidad, alcanzando su anhelo de santidad, manifestado tantas veces a las hermanas con estas palabras: "Ser santas en el cielo, sin levantar polvo en la tierra". Expresión que denota que su vida transcurrió según el Espíritu de Cristo Jesús, conjugando la más sublime de las experiencias, la intimidad con Dios, con el empeño de que la joven obrera alcanzara también la más sublime de las vocaciones, ser imagen y semejanza del Creador, y que pone de manifiesto su ser de "Mujer bíblica, llena de coraje en las elecciones y evangélica en las obras", tal como fue definida por uno de los Teólogos Consultores al estudiar sus virtudes. El Instituto nutrido de la firme voluntad de su Fundadora, alcanzaba el 14 de abril de 1937 la aprobación temporal pontificia de S.S. Pío XI y el 27 de enero de 1947 la aprobación definitiva de S.S. Pío XII. La apertura diocesana del Proceso de Canonización de la Madre Juana María tuvo lugar en Valencia en 1953. Fueron declaradas sus virtudes heroicas en 1997 y el dia 5 de julio de 2002, ante S.S. Juan Pablo II, fue promulgado el Decreto de aprobación de un milagro atribuido a su intercesión.

-Beato Ferreolo, obispo de Grénoble, mártir, 670. Aunque Pío X confirmó en 1907 el culto del beato Ferreolo, apenas conocemos algo de su vida. Se dice que fue el décimo tercer obispo de Grénoble; pero, como lo hace notar Mons. Duchesne, este dato se apoya sobre la base de una débil tradición litúrgica. Algunos relatos posteriores cuentan que opuso resistencia a las exigencias del tiránico mayordomo de palacio, Ebroín, quien le desterró de su sede y le condenó a muerte.

-San Fulgencio, obispo, 638. Este Santo fue hermano de los Santos Leandro, Florentina e Isidoro, y nació por los años de 556. Dotado de un ingenio vivo y penetrante y de una elocuencia nada común, hizo asombrosos progresos en las ciencias divinas y humanas. Juntábase a esto un gran celo por la fe católica, por la que padeció sumos trabajos en el destierro que sufrió en Sevilla por orden de Leovigildo. Muerto este soberano, recayó el cetro en su hijo Recaredo, príncipe católico, con cuyo motivo volvió a Sevilla Fulgencio; pero habiendo ocurrido controversias con Pegasio, obispo de Ecija, Recaredo envió a Fulgencio para extinguir las discordias, y, conseguida la paz, creóle obispo de aquella Santa Iglesia. Después de gobernarla algunos años con prudencia y justificación, consumido de trabajos y lleno de merecimientos, murió por los años de 638. A petición de la mayor parte de los prelados españoles, Su Santidad Pío IX, de gloriosa memoria, elevó el rito del Oficio de este glorioso Santo a segunda clase el año de 1870, disponiendo se le rezase como doctor en todas las iglesias de España.

-San Honorato, obispo de Arles, abad de Fondi, en Campania, 429. Había nacido de una familia consular romana establecida en la Galia, y era muy versado en las artes liberales. Siendo joven, había renunciado a la adoración de los ídolos y había ganado a Cristo a su hermano Venancio, a quien inspiró igualmente el desprecio del mundo. Ambos deseaban retirarse de él, pero su padre les oponía constantes obstáculos. Finalmente, se embarcaron en  Marsella, llevando consigo como padre espiritual al ermitaño San Caprasio, con rumbo a Grecia, donde querían vivir ignorados en algún desierto. Venancio murió al poco tiempo, en Modón.  Honorato, que había caído enfermo también, se vio obligado a volver a la Galia con su maestro. Primero vivió como ermitaño en las montañas próximas a Fréjus. Cerca de la costa hay dos islitas: la de Santa Margarita, que entonces se llamaba Lero, y otra más pequeña y lejana, que dista dos leguas de Antibes, llamada entonces Lérins y actualmente San Honorato, en honor de nuestro santo que ahí se estableció. Cuando se le unieron otros compañeros, hacia el año 400, fundó el famoso monasterio de Lérins. Al gunos de sus compañeros vivían en comunidad y otros como anacoretas en celdas aisladas. San Honorato calcó la mayor parte de sus reglas en las de San Pacomio. Nada más atractivo que la descripción que hace San Hilario de Arles de las virtudes de esa comunidad de hombres de Dios, especialmente de la caridad y devoción que reinaban entre ellos. Una encantadora leyenda, desgraciadamente muy posterior, cuenta cómo Margarita, la hermana de Honorato, convertida finalmente del paganismo, fue a establecerse en la isla de Lerins para estar cerca de su hermano. Honorato prometió, no sin cierta dificultad, visitarla una vez al año, en la época de las mimosas. En cierta ocasión, Margarita, acosada de una cruel desolación de espíritu, deseaba ardientemente recibir los consejos de su hermano. Faltaban aún dos meses para que florecieran las mimosas, pero Margarita se arrodilló a hacer oración. Súbitamente, el aire se cargó de un perfume conocido; Margarita levantó los ojos y vio que junto a ella había florecido un árbol de mimosas. Margarita cortó algunas flores y las envió a su hermano, quien comprendió al punto y acudió fraternalmente a socorrerla. Fue la última vez que se vieron, pues Margarita murió poco después. Honorato, obligado a aceptar la sede epis copal de Arles en 426, murió allí en 429, agotado por las austeridades y el trabajo apostólico. Según asegura su sucesor, San Hilario, el estilo de sus cartas era claro y uncioso, delicado, elegante y lleno de suavidad. Es lástima que se hayan perdido sus escritos. El cuerpo del santo fue trasladado a Lérins en 1931, de suerte que la tumba del altar mayor de la iglesia que lleva su nombre en Arles, está vacía.

-San Melas, obispo de Rinocolure, hoy Faramida, en Egipto, que sufrió el destierro por defender la fe contra los arrianos s. IV. Melas nació en Rhinocolure, en Egipto, cerca de los límites con Palestina. Pertenecía a una familia pobre que le dio una educción cristiana. Vivía sin  ambición y sin brillo, como verdadero asceta, cuando fue elevado a la sede episcopal de su ciudad natal. En esta alta dignidad conservó su simplicidad, su amor a las mortificaciones y a la vida oculta. Se cree que fue consagrado por Atanasio. Su adhesión a la fe de Nicea le valió los honores de la persecución. Los enviados del emperador Valente, venidos para apoderarse de su persona, lo encontraron en su iglesia, ocupado en limpiar las lámparas. Melas les dejó en la ignorancia sobre su persona y su dignidad, les introdujo en la casa episcopal y les sirvió de comer él mismo. Al final les dijo: "Yo soy el mismo que vosotros buscáis". Llenos de respeto y de admiración, los comisarios le comunicaron las órde nes del emperador y se ofrecieron a facilitar su evasión. Melas rehusó y declaró que quería ser tratado como los otros prelados católicos. Marchó, pues, al exilio, menos por la violencia de sus enemigos que por el ardor    Se ignora el lugar donde fue relegado y lo que aconteció durante sus últi mos años. Algunos han supuesto que, habiendo sobrevivido a Valen te, pudo ser restablecido en su sede y morir en paz, bajo el gobierno de Teodosio. Su me moria se hace en el Martirologio Romano el 16 de enero.

-Santa Priscila, Roma, s. I. Es una desgracia que sepamos tan poco de Santa Priscila, que dio su nombre a la más antigua e interesante de las catacumbas y a quien el Martirologio Romano conmemora en este día. Parece haber sido la esposa de Manio Acilio Glabrio, el cual, según los historiadores paganos Suetonio y Dion Casio, fue condenado a muerte por Domiciano, bajo el pretexto de rebelión o de impiedad blasfema; tal vez esto significa que Manio Acilio Glabrio se había convertido al cristianismo. También es probable que Santa Priscila haya sido la madre del senador San Prudente y, por eso mismo, antepasada de las santas Práxedes y Prudenciana. Se cree que el apóstol San Pedro vivió en una casa de la Vía Salaria que pertenecía a Priscila, bajo la cual se construyó posteriormente una catacumba para conmemorar la sede de la actividad del primer Papa en Roma. En todo caso, no hay duda alguna de que la familia de Acilio Glabrio estaba íntimamente relacionada con ese sitio y que muchos de sus miembros eran cristianos, en los siglos II y III, y fueron enterrados en las catacumbas.

-San Ticiano, obispo, Treviso, Italia. Ticiano nació en Heradas, a orillas del mar Adriático. Su educación quedó al cuidado del obispo de Oderzo, Florián, quien le ordenó diácono y le encargó el cuidado de los pobres. Floirán tuvo que ir a tratar un negocio a la corte. Reunió a los fieles de su iglesia y les ordenó elegir otro obispo para el caso de que él no regresara al cabo de un año. Partió y, deseoso de encontrar el martirio, se puso a predicar el Evangelio en otras regiones. No regresó, en efecto, sino al cabo de un año, cuando, ya de común acuerdo, los fieles habían elegido a Ticiano como obispo. Este, al conocer el regreso de Florián, fue a suplicarle que volviera a asumir las funciones de su cargo. Pero Florián prefirió retornar a sus misiones evan gélicas. En cuanto a Ticiano, administró santamente la diócesis y se durmió en el Señor, después de una vida llena de méritos. La sede de Oderzo fue fundada probablemente a fines del siglo IV, lo que colocaría a Ticiano, patrón de la diócesis, en el siglo V. La ciudad fue destruida y la sede se trasladó a Ceneda, en el siglo VIII. Allí se trasladó también el cuerpo de Ticiano, patrón, desde entonces muy venerado, de Ceneda. Del martirologio de Usuardo y de otros, el nombre ha pasado al Martirologio Romano, el día 16 de enero.

-Beato José Tovini, terciario franciscano, Brescia, 1897. Nació el 14 de marzo de 1841 en Cividate Camuno, provincia italiana de Brescia. Recibió una educación especialmente austera. Sus estudios estuvieron a punto de interrumpirse, pero la intervención del sacerdote Giambattista Malaguzzi, tío materno, le consiguió un puesto gratuito en el colegio para jóvenes pobres, fundado en Verona por don Nicola Mazza. Pasó luego al seminario diocesano, donde fue muy apreciado por compañeros y profesores. La muerte de su padre, en 1859, y la difícil situación económica de la familia -era el mayor de seis hermanos- le hizo abandonar la idea de hacerse misionero, tras grandes luchas interiores. En 1860 se inscribió en la facultad de jurisprudencia de Padua: se ayudaba haciendo prácticas en el despacho de un abogado y dando clases particulares. En vísperas de doctorarse brillantemente en la universidad de Pavía, murió su madre. Al terminar sus estudios trabajó en el despacho de un abogado y en el de un notario de Lovere. Al mismo tiempo ejerció el cargo de vicerrector y profesor de un colegio municipal, tarea que desempeñó durante dos años: era el único que rezaba al comenzar y terminar las clases, y comulgaba cada domingo. En 1867 se trasladó a Brescia. Allí fue declarado idóneo para el ejercicio de la abogacía y trabajó desde 1868 con el abogado Corbolani, con cuya hija Emilia se casó siete años más tarde, el 6 de enero de 1875, decidiendo definitivamente su vocación. Tuvieron diez hijos, de los cuales uno fue jesuita y dos religiosas. Fue padre solícito y afable, educador atento, que inculcó en sus hijos los principios de la moral católica. Trató siempre de que la Iglesia tuviera una presencia cada vez más decisiva en el mundo del trabajo, lo que le llevó a hacer una propaganda intensa y constante para la fundación de las asociaciones obreras católicas. En su última relación pública, habló del apostolado de la oración, dirigiendo una apasionada invitación a la comunión eucarística. Admira su gran obra, a pesar de su poca salud. Falleció el 16 de enero de 1897. Lo beatificó Juan Pablo II en Brescia el 20 de septiembre de 1998.

-Sierva de Dios, María Francisca de Jesús Torres y Berriochoa.
Nació 1563 Biscaya, España. † Enero 16, 1635 Quito, Ecuador.
Mariana fue la primogénita de D. Diego Torres Cádiz y de Doña María Berriochoa Álvaro, que también tuvieron dos hijos varones; nació en el año 1563 en España. En 1556, las piadosas mujeres de Quito, en comunión de ideales con su primer obispo, Don García Díaz Arias, habían elevado ferviente petición al Rey de España, Don Felipe II, para la fundación de un Monasterio de la Limpia Concepción. La Navidad de 1534 fue una fiesta inolvidable para toda la comunidad, porque sabían que sus días se acortaban y todas querían unas palabras de la madre querida, que les decía entre otras cosas: "Mirad hijas mías, que mi destierro se ha prolongado mucho, todas mis hermanas fundadoras gozan ya de la visión de Dios, dentro de un mes y medio también yo os dejaré, como nos han dejado ellas".
La llama su biógrafo la "Monja que muere tres veces" porque se comprueba histórica y documentalmente que esta bendita monja, murió realmente en el año 1582; luego sigue viviendo y muere por segunda vez el 17 de septiembre de 1588, para resucitar y volver a morir definitivamente el 16 de enero de 1635 a la edad de 72 años.
A las tres de la tarde dejó de latir el corazón de Madre Marianita.

-San Dana o Danatte, mártir, s. IX.

-Santa Estefanía, virgen.

-San Fausto de Riez, Provenza, obispo, que escribió obras interesantes de teología y de ascética. Intervino en la contienda pelagiana y sus primeros escritos se resienten de semipelagianismo, 493.

-San Flaviano, anacoreta.

-San Fursy o Furseo, monje de Peronne, Francia, 653.

-San Frisio, confesor.

-San Generoso, abad.

-Santa Juana da Bagno de Romagna, virgen, Italia, 1105.

-San Julio, mártir.

-San Leobazio o Leobato, Abad.

-Santa Leonilla, mártir.

-Santa Liberada, hermana de San Epifanio de Pavia en Italia.

-Santos Marino y Esteban, mártires, Brescia, s. II.

-Santa Neonilla, mártir.

-San Nicolás, nuevomártir, de Mitelene, 1771.

-San Otón, mártir.

-San Pánfilo y compañeros, mártires de Cesaréa de Palestina, 309.

-San Pedro, mártir.

-San Rolando, abad.

-San Romilo de Ravenica.

-Santos Santiago y Marcelo, obispos de Tarantasia, s. V.

-San Teobardo, monje.

-San Titiano, obispo de Venice en Italia.

-San Tolomeo, mártir.

-San Troverio o Triviero, ascético sacerdote, 550.

-San Valero o Valerio, obispo de Sorrento, s. VII.

-Beata Blanca, abadesa.

-Beato Máximo el Fool-for-Christ de Totma, Vologda.

-Nuevos mártires Damascenos de Gabrovo.

-Hiero mártires Damascenos de Hilandar de Mt Athos.

-Mártires Danax el Reader, en Macedonia.

-Mártires de Jonilla (Vovilla), en Capadocia.

-Mártires de Turbo, en Capadocia.

-Mártires de Neon, en Capadocia.

-Veneración de las Preciosas Cadenas del Santo y Glorioso Padre Apostolado.

ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 17/1/2013 03:24 (#384972 - en respuesta a #384751)
Motivo: Santoral 17 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 17 de Enero
 
-La Huída a Egipto. La tradición quiere que, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, toda la familia hubiera de huir a Egipto, debido a que Herodes I el Grande había ordenado la matanza de todos los niños de dos años para abajo.
El relato guarda cierto parecido con la salvación del bebé Moisés de las aguas del río Nilo, que se cuenta en el segundo capítulo del Libro del Éxodo . Al igual que Moisés fue salvado de las aguas, Jesús fue salvado de la matanza de los niños que presuntamente habría ordenado Herodes. Esta matanza se encuentra también en la historia de Krishna tal como es contada en las escrituras védicas (especialmente en el décimo canto del Srimad Bhagavatam). El sabio volador Nárada Muni avisó al rey Kamsa que en Mathura había nacido el próximo rey. Entonces el malvado Kamsa mandó matar a todos los recién nacidos.
Ningún historiador judío ni romano hace mención a este hecho de importancia, a pesar de que los judíos eran muy cuidadosos de registrar una por una todas las injusticias a las que eran sometidos. Es probable que éste sea un relato ficticio con fines catequéticos, al igual que el de la adoración de los reyes magos, aprovechando la imagen de sanguinario que tenía Herodes entre el pueblo judío. Teniendo en cuenta que Herodes había mandado matar a toda la familia de su esposa y a tres de sus propios hijos, esta matanza les pareció plausible a los autores de los evangelios.
La elaboración de tipo midráshica del texto, propia de Mateo, incluye una cita "profética" del Antiguo Testamento : Una voz se oyó en Ramá, un llanto y un gran lamento: Raquel llorando a sus hijos. Y no quería consolarse porque ya no existen.

-San Antonio o Antón de Egipto, llamado también el Abad, el Ermitaño o el Grande, solitario de la Tebaida, 250 - 356. Conocemos la vida del abad Antonio, cuyo nombre significa "floreciente" y al que la tradición llama el Grande, principalmente a través de la biografía redactada por su discípulo y admirador, san Atanasio, a fines del siglo IV. Este escrito, fiel a los estilos literarios de la época y ateniéndose a las concepciones entonces vigentes acerca de la espiritualidad, subraya en la vida de Antonio -más allá de los datos maravillosos- la permanente entrega a Dios en un género de consagración del cual él no es históricamente el primero, pero sí el prototipo, y esto no sólo por la inmensa influencia de la obrita de Atanasio. En su juventud, Antonio, que era egipcio e hijo de acaudalados campesinos, se sintió conmovido por las palabras de Jesús, que le llegaron en el marco de una celebración eucarística: "Si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y dalo a los pobres...". Así lo hizo el rico heredero, reservando sólo parte para una hermana, a la que entregó, parece, al cuidado de unas vírgenes consagradas. Antonio murió muy anciano, hace el año 356, en las laderas del monte Colzim, próximo al mar Rojo; al ignorarse la fecha de su nacimiento, se le ha adjudicado una improbable longevidad, aunque ciertamente alcanzó una edad muy avanzada. La figura del abad delineó casi definitivamente el ideal monástico que perseguirían muchos fieles de los primeros siglos.No siendo hombre de estudios, no obstante, demostró con su vida lo esencial de la vida monástica, que intenta ser precisamente una esencialización de la práctica cristiana: una vida bautismal despojada de cualquier aditamento.Para nosotros, Antonio encierra un mensaje aún válido y actualísimo: el monacato del desierto continúa siendo un desafío: el del seguimiento extremo de Cristo, el de la confianza irrestricta en el poder del Espíritu de Dios.

-San Antonio de Chernoezero. Santo Antonio de Chernoezero fundó el Monasterio de La Madre de Dios en el lago negro [Chernoezero] en el área de Novgorod, no lejos de la ciudad de Chernopovets. El monasterio estaba en una isla del campo de Schirsk. Este monasterio sufrió dos veces una destrucción completa: en 1581, de los lituanianos; y en 1682, de los suecos. El monasterio fue cerrado en 1764.

-San Antonio de Dymsk, Novgorod. San Antonio de Dymsk nació en Novgorod alrededor del año de 1157. Una vez en la iglesia oyó las palabras de Cristo: "Si cualquier persona vendría después de mí, déjelo se niegan y toman su cruz y síganme" (Mt.16:24), ya el santo decidió ser resuelto para dejar el mundo y para recibir el Tonsur Monástico después de San Barlamm de Khutyn (noviembre 6) en su monasterio. Cuando él se moría, San Barlaam designó a San Antonio como sucesor en su lugar; pero Antonio, evitando la gloria, salió del monasterio y se colocó en las orillas del lago Dyma, en las cercanías de la ciudad de Tikhvin. Aquí él fundó un monasterio y luchó allí hasta el final de su propia vida.
Según la tradición, San Antonio hizo un viaje a Constantinopla, y de vuelta a su monasterio en el día en que el Santo Barlaam murió. San Antonio cayó dormido en el Señor de 24 de junio de 1224. En el año 1330 sus reliquias fueron encontradas incorruptas, y a partir de ese tiempo que eran se glorificó por muchos milagros.

-Santos Diodoro y Mariano, con sus compañeros mártires, sepultados en una arenera, Roma, 257. La invención de los Santos Mártires Diódoro, presbítero, Mariano, diácono y sus Compañeros; los cuales estando celebrando en el cementerio del Arenal la fiesta de los Mártires, en tiempo del Papa San Estéban, les cerraron la puerta los perseguidores; y echándoles encima desde lo alto una gran cantidad de tierra, quedaron ahogados, consiguiendo así también la palma del martirio.

-
San Jenaro Sánchez Delgadillo, sacerdote mártir, México, 1927. Nació en Zapopan, Jalisco (Arquidiócesis de Guadalajara), el diecinueve de septiembre de mil ochocientos ochenta y seis, Vicario de Tamazulita, de la parroquia de Tecolotlán, Jalisco, (Diócesis de Autlán). Su párroco elogiaba su obediencia. Los fieles admiraban su rectitud, su fervor, la elocuencia de su predicación, y aceptaban gustosos la energía del Padre Jenaro cuando les exigía la buena preparación para recibir los sacramentos. Los soldados y algunos agraristas le tomaron preso junto con unos feligreses amigos cuando iban al campo. A todos les dejaron libres menos al Padre Jenaro quien fue conducido a una loma cercana a Tecolotlán y en un árbol prepararon la horca. El Padre Jenaro colocado en el centro de la tropa, con heroica serenidad les habló: "Bueno, paisanos, me van a colgar; yo les perdono, que mi Padre Dios también les perdone y siempre viva Cristo Rey". Los verdugos tiraron la soga con tal fuerza que la cabeza del mártir pegó fuertemente en una rama del árbol. Poco después murió en aquella noche del diecisiete de enero de mil novecientos veintisiete. La saña de los soldados continuó y en la madrugada regresaron, bajaron el cadáver, le dieron un tiro en el hombro y una puñalada que casi atravesó el cuerpo inerte del testigo de Cristo.

-San Julián Sabás, ermitaño, 377. El Martirologio Romano nos dice este día: "En el dístrito de Edesa, en Mesopotamia, (la conmemoración) de San Julián el ermitaño, llamado Sabas, quien, con el poder de sus milagros, restauró en Antioquía la fe casi extinguida durante el reinado del emperador Valente". Oculto en una cueva en Osroene, junto al Eúfrates, el santo llevó una vida de extraordinaria penitencia, comiendo sólo una vez por semana. Después de la expulsión de San Melecio, obispo de Antioquía, los herejes de dicha ciudad empezaron a esparcir el rumor de que Julián Sabas, que era muy venerado por su vida ascética, había abrazado la herejía arriana. Los cristianos ortodoxos le suplicaron que fuese a Antioquia a refutar esa calumnia. Así lo hizo el santo, en 372, y su presencia en la ciudad tuvo los más benéficos efectos. Una vez terminada su misión, San Julián retornó a su cueva, donde murió poco después. Los hagiógrafos griegos le atribuyen extraordinarios milagros. er Acta Sanctorum, 18 de octubre, donde se cita a Teodoreto como principal fuente de información. Bedjan publicó una versión siria del relato de Teodoreto; ver Acta Bollandiana, vol. XVI, (1897), p. 184; y BHG., nn. 67-68.

-San Sabino, obispo de Piacenza, 420. Las Cartas de San Ambrosio a San Sabino dan testimonio de la estrecha amistad que unía a los dos obispos, así como de la gran fama de San Sabino, ya que en una de sus cartas San Ambrosio le pide su opinión sobre algunos tratados que le había enviado. San Sabino asistió al Concilio de Aquileya contra los arrianos, en 381, y al Concilio de Milán contra Joviniano, nueve años más tarde. Probablemente nuestro santo se identifica con Sabino, el diácono de Milán, a quien el Papa San Dámaso envió al oriente con motivo de los disturbios producidos por los arrianos en Antioquía. San Gregorio nos ha transmitido la leyenda según la cual, San Sabino modificó el curso desastroso de una corriente, escribiendo una orden y arrojándola al río Po. Las aguas obedecieron volviendo a su cauce normal. Se dice que San Sabino murió el 11 de diciembre de 420. er Acta Sanctorum, 17 de enero.

-San Teodosio I El Grande, emperador del Oriente, Italia, 395. El emperador San Teodosio "El Grande" durante su reinado de 379 a 395 entregó un soplo decisivo al paganismo, publicando un decreto bajo el cual cualquier clase de servicio a los dioses paganos, era considerada una violación de la ley. El autor entusiasta de la ortodoxia promulgó muchas leyes en defensa de la iglesia y contra herejías. Él convocó a un segundo consejo ecuménico en el 381.
Su vida terminó en Milano en el 385 a la edad de cincuenta. San Teodosio decía a menudo, que él era más afortunado ser un miembro de la Santa Iglesia de Cristo que un emperador.

-Beata Rosalina o Roselina, cerca de Frejus, 1329. Esta santa, religiosa cartuja, llamada Roselina de Villeneuve, pertenecía a una ilustre familia. Su padre era barón de Arcs, y su madre descendía de la familia de Sabrán. Roselina tuvo que vencer la tenaz oposición de sus padres para poder consagrarse a Dios. Había sido educada por las religiosas de Santa Clara, pero encontró su propia vocación en la regla de los cartujos. Parece haber entrado a los veinticinco años en el convento de Bertrand. Doce años más tarde, fue nombrada superiora de Celle Roubaud, en la Provenza, donde murió el 17 de enero de 1329. Algunas veces pasó hasta una semana sin probar alimento. Se castigaba con rudísimas disciplinas, y jamás dormía más de tres o cuatro horas. Acostumbraba repetir a sus religiosas las terribles palabras del Señor: "No os conozco" ... para que un día fuesen recibidas en el cielo con las palabras: "Venid, benditas de mi Padre". Cuando se preguntaba a Roselina cuál era el medio más seguro para ganar el cielo, replicaba: "El conocimiento de sí mismo". La beata tenía frecuentes visiones y éxtasis, y poseía un don extraordinario para leer en los corazones. Su cuerpo resplandecía con extraordinaria belleza después de su muerte y no presentaba señal alguna de corrupción. Cinco años después, se encontraba todavía en perfecto estado de conservación, y el clérigo que presidió la exhumación, al ver el brillo de los ojos, ordenó que los depositasen en un relicario separado. Cien años más tarde, el cuerpo de la beata seguía incorrupto, y, en 1644, los ojos no habían perdido nada de su brillo. El culto de Roselina fue confirmado en 1851. Ver Acta Sanctorum, 11 de junio; Le Couteulx, Annales Ordinis Cartusiensis, vol. V, pp. 262-268; Villenueve-Flayose, Histoire de Ste. Roseline de Villenueve (1866).

-San Alfredo, abad.

-San Almano, monje.

-San Amalberto, presbítero.

-San Antonio de Krasny Kholm.

-Santos Antonio, Mérulo y Juan, monjes del monasterio de San Andrés de Roma, s. VI.

-San Apóstolo, el nuevo.

-San Aquiles, abad, Grecia, s. IV.

-Santos Elasipo, Eleusipo, Eltusipo, Espeusipo, Melasipo y Leonilla, mártires.

-San Generoso, Abad.

-San Genulfo o Genou, ascético.

-San Jorge, nuevo mártir, santo patrono de Ioanina, 1838.

-San José, obispo de Freising en Alemania.

-San Juan, confesor.

-San Juan, monje.

-Santa Junilla, mártir.

-Santa Leonilda, virgen.

-Santa Leonisa, mártir.

-Santa Leonita, mártir.

-San Lupo, obispo.

-San Marcelo, obispo de Die, m. 510.

-San Mariano, diácono y mártir.

-San Menio, abad irlandés de raza real, y uno de los doce apóstoles de Irlanda.

-Santa Milwida, nieta del primer rey cristiano de Inglaterra, Etelberto, y monja en Cantorbery, 676.

-Santa Neosnadia, una de las "Doce apóstoles de Irlanda", virgen, s. V.

-Santa Rosalinda, religiosa.

-Santa Rosamunda, princesa.

-San Sulpicio el Pío, obispo, Bourges, 644.

-San Turbon, mártir.

-Beato Gamelberto.

-Beata María Antonia París de San Pedro, confesora.

-Beato José Vaz, Orador, Sri Lanka, 1711.

-Venerable, Isabel del Sagrado Corazón de Jesús (Isabel Larrañaga Ramírez) fundadora, Cuba, 1899. Isabel Larrañaga y Ramírez nació en Manila, Filipinas, el diecinueve de noviembre de mil ochocientos treinta y seis. Viene a España en el año 1838, una vez muerto su padre, militar en Filipinas. A los nueve años se marcha con su madre, peruana, a Lima. En mil ochocientos sesenta y tres regresan nuevamente a España y se establecen en Madrid. Quiere ser religiosa, pero su madre se opone. Tras un largo periodo de discernimiento y después de haber soportado una gravísima calumnia, funda el Instituto de Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús, el dos de febrero de mil ochocientos setenta y siete. Así da nombre y corporeidad a su experiencia espiritual: la encarnación de la misericordia del Padre. "Prevenir y amar" será el lema de su Instituto, centrado en la educación cristiana de la niñez y juventud, con atención primordial a los más necesitados. Fallece el diecisiete de enero de mil novecientos ochenta y nueve. Su proceso de beatificación fue iniciado el diecisiete de diciembre de mil novecientos ochenta y dos, su Santidad el Papa Juan Pablo II aprobó la heroicidad de sus virtudes y la declaró digna de veneración ("Venerable") Si se obtiene un favor o gracia especial porfavor comunicar a:
C/ Jorge Juan, 165, 28028 Madrid, España.




(Huida_a_Egipto_1.jpg)



Adjuntos
----------------
Adjuntos Huida_a_Egipto_1.jpg (23KB - 29 descargas)
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 18/1/2013 03:55 (#385158 - en respuesta a #384972)
Motivo: Santoral 18 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Santoral 18 de enero
-La Cátedra de San Pedro en Roma, en 43. Esta fiesta es el aniversario o la memoria de aquel dichoso día en que San Pedro, príncipe de los apóstoles, después de haber fundado la Iglesia en Antioquia, vino a establecer su Silla en la caltal del universo, en Roma, que por tantos años habla sido la maestra del error y el asiento del paganismo, convirtiéndose desde entonces en cabeza del orbe cristiano. Sucedió esto hacia el año 48 de Jesucristo, siendo emperador Claudio.
Celebra además la Iglesia en este día con aquel titulo la gloriosa confesión hecha por San Pedro de la divinidad de Jesucristo, y el nombramiento que por virtud de tan valiente confesión hizo el Salvador de San Pedro para Vicario suyo en la tierra, Cabeza visible y piedra fundamental de su Iglesia, Maestro infalible en materias de fe y costumbres, perpetuando estas prerrogativas en él y en todos sus legítimos sucesores. Fue establecida esta fiesta por el Papa Paulo IV, por su bula de 13 de Enero de 1558.

-Comienza la Semana de Oración por la Unión de los Cristianos. 25 de enero. Conversión de san Pablo. Desde hace muchos años, del 18 al 25 de enero se convoca la Semana de oración por la unidad de los cristianos: "Para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno como nosotros somos uno" (Jn 17, 21-22). Voluntad de Cristo y, como hemos dicho anteriormente, voluntad del Padre. La unidad de los cristianos manifiesta el Reino, testimonia la comunión con Dios. Actualmente, parece que los grandes gestos ecuménicos se hayan acabado: el impulso ecuménico de Juan XXIII que cristalizó durante el Vaticano II en el decreto sobre ecumenismo "Unitatis redintegratio"; los encuentros de Pablo VI con el patriarca Atenágoras; la creación del Consejo Pontificio por la Unidad de los Cristianos; la creación del Instituto ecuménico de Tantur en Israel; la oración conjunta de Juan Pablo II con el primado de la Comunión Anglicana en la Catedral de Canterbury en 1982; la oración conjunta en la sede del Consejo Ecuménico de las Iglesias en 1984; el encuentro con el patriarca Dimitros I, durante su visita a Roma en 1987. Por otro lado, los grandes diálogos teológicos quedan reservados a las diversas comisiones mixtas, como en las diferentes reuniones del Consejo Ecuménico. Es necesario que el ecumenismo aterrice en nuestras comunidades. "Cada Iglesia particular, unida en sí misma, y en la comunión de la Iglesia una, santa, católica y apostólica, es enviada en nombre de Cristo a llevar, por la fuerza del Espíritu Santo, el Evangelio del Reino cada vez a más personas, ofreciendo esta comunión con Dios. Al aceptarla, estas personas entran también en comunión con todos los que ya la han recibido, y constituyen con ellos una auténtica familia de Dios" (Directorio sobre ecumenismo 1993, n.15). Somos constructores de comunión, de unidad. Si esta unidad no se produce dentro de nuestras comunidades, difícilmente podremos reencontrar la unidad entre las diversas confesiones cristianas. Durante esta semana de oración para la unidad deberíamos haber hecho el esfuerzo de conocernos (entre nosotros y con las diferentes confesiones); el esfuerzo principal, sin embargo, es el de la oración y el de la conversión. Por este camino conseguiremos la unidad.

-Santa Margarita de Hungría, virgen, princesa, religiosa, 1270. Su espiritualidad se caracteriza por su devoción al Espíritu Santo, a Jesús crucificado, a la Eucaristía y a María. Mediadora “de tranquilidad y de paz fundadas en la justicia y la caridad en Cristo, no solo para su patria, sino para todo el mundo”. -Papa Pio XII en la canonización de Sta. Margarita. Nacida de una estirpe de santos. Hija de Bela IV, rey de Hungría y de María Láscaris, hija del emperador de Constantinopla, antes de nacer, en 1242, fue ofrecida a Dios para la liberación de Hungría de las hordas de los tártaros. A los tres años fue confiada a las monjas dominicas de Veszprém. A los doce años se traslada al nuevo monasterio edificado por su padre el rey en una isla del Denubio junto a la ciudad llamada Buda, y allí hizo la profesión en manos de fray Humberto de Romans. Tomando conciencia de su extraordinaria misión la joven princesa se dedicó con fervor heroico a recorrer el camino de la perfección. La ascesis conventual del silencio, soledad, oración y penitencia se armonizaron con un celo ardoroso por la paz, un gran valor para denunciar las injusticias y una gran cordialidad con sus compañeras, a las que servía con gozo en los más humildes servicios. Su vida de piedad se cualifica por la devoción al Espíritu Santo, a Jesús crucificado, a la Eucaristía y a María. Murió con solo 28 años, en este monasterio, el 18 de enero de 1270 y allí permaneció sepultado su cuerpo hasta 1526. Después de diversas vicisitudes sus reliquias fueron colocadas en la iglesia de las clarisas de Bratislava (1618), pero desaparecieron con la supresión del monasterio en 1782. Pío XII la invocaba en su canonización el 19 de noviembre de 1943 como mediadora “de tranquilidad y de paz fundadas en la justicia y la caridad en Cristo, no solo para su patria, sino para todo el mundo”.

-Santa Prisca o Priscila, virgen y mártir, Roma, 54. Etimológicamente significa “antigua”. Viene de la lengua latina. Pertenece al primer siglo de nuestra era cristiana. También se le llama santa Priscila. Desde muy antiguo se le tributó culto en Roma a esta joven romana. En el siglo IX, mediante las excavaciones arqueológicas, se descubrió e identificó que estaba enterrada en Aventine con el nombre de Priscila, mujer de Aquila, un judío cristiano. Esto consta en los Hechos de los Apóstoles y en la carta de san Pablo a los Romanos: " Saludad a Prisca y a Aquila, mis cooperadores en Cristo Jesús, los cuales para salvar mi vida expusieron su cabeza". Existe en Roma la bella iglesia de santa Prisca que, a su vez, se construyó sobre el santuario de Mitra, dios pagano. Según las Actas, escritas en el siglo X, cuando hablan de ella, dicen que era una chica adolescente que la llevaron al anfiteatro para la diversión de la gente. Se lanzó sobre ella un león y, en lugar de hacerla pedazos, se echó sus pies. En vistas de esta situación, la devolvieron de nuevo a la cárcel. Se dice que un águila velaba, cuando la mataron, su cuerpo hasta que la enterraron en las Catacumbas de Priscila, en donde hay en la actualidad una iglesia dedicada a su nombre desde el siglo IV. En lo que respecta al arte, los pintores la plasmaron en sus cuadros como una joven mártir con un león o dos, una espada y un águila cerca de ella. Pintores como Farmer, Roeder y Tabor. El león domado o domesticado a sus pies simboliza la caída del paganismo. Sus restos se veneran en Roma. Un ejemplo claro de sacrificio por la fe en Cristo.

-Beata Beatriz II de Este, señora de Vicenza, y luego monja en un monasterio de Ferrara, 1262. Esta religiosa era sobrina de otra beata, Beatriz D'Este de Gemmola, cuya fiesta se celebra el 10 de mayo. No poseemos ningún relato completo sobre la vida de Beatriz; ni siquiera sabemos con seguridad si estuvo o no casada antes de consagrarse a Dios en el convento benedictino de Ferrara, que parece haber sido fundado por la poderosa familia de la beata, a instancias suyas. Beatriz vivió y murió con fama de gran santidad. En el siglo XVII se decía que de la tumba de mármol en la que descansaban sus reliquias brotaba un aceite que obraba sorprendentes curaciones. En 1774, fue confirmado el culto de Beatriz, que había existido siempre en Ferrara. En un apéndice del mes de enero del Acta Sanctorum, los bolan distas publicaron los fragmentos de información que pudieron recoger sobre la beata. Ver también Analecta Juris Pantificii, 1880, p. 668.

-Beata Cristina de Aquila, virgen, 1543. El nombre de familia de Cristina era Cicarelli. La beata nació en los Abruzos y recibió en el bautismo el nombre de Mattía. Las Ermitañas de San Agustín de Aquila, en cuyo convento entró a temprana edad, la llamaron hermana Cristina. En el claustro la beata se convirtió en un modelo de todas las virtudes, pero se distinguió sobremanera por su humildad y su amor a los pobres. Pasaba largas horas en oración, frecuentemente era arrebatada en éxtasis, y parecía co nocer por adelantado los sucesos futuros. Se cuenta también que practicaba severas penitencias y que obró muchos milagros. Pero la información que posee mos sobre ella es escasa. Se dice que a su muerte, ocurrida el 18 de enero de 1543, los niños de Aquila anunciaron por toda la ciudad el fallecimiento de la beata "gritando y cantando", lo cual atrajo a una enorme muchedumbre a sus exequias. El culto que se le tributaba desde tiempo inmemorial, fue confirmado en 1841. Ver P. Seebock, Die Herrlichkeit der katolischen Kirche (1900). p. 297; en el decreto de confinnación se encontrarán algunos detalles biográficos.

-Beato Manuel Barbal Cosín (Jaime Hilario), religios mártir, España, 1937. El Hermano Jaime Hilario (Manuel Barbal Cosín) nació el 2 de enero de 1898 en Enviny, diócesis de Urgel, provincia de Lérida. Vivió en un ambiente profundamente cristiano, en los trabajos del campo y ruda labor de un pueblo de alta montaña. A sus trece años entró en el Seminario de La Seo de Urgel. Pero, debido a una enfermedad del oído que será una cruz a lo largo de su vida, tuvo que abandonar los estudios eclesiásticos. En 1917 decidió entrar en el noviciado de los Hermanos de La Salle. El 24 de febrero del mismo año, en Irún, tomó con el hábito religioso el nombre de Hno. Jaime Hilario. Un año más tarde iniciaba su misión de educador y catequista. Fue en Mollerusa, en Pibrac, cerca de Toulouse (Francia), en Calaf, su tierra natal. En este período se hizo patente su capacidad literaria, colaborando en revistas en la difusión de los valores cristianos. En adelante su sordera le impedirá seguir su labor educativa. Tuvo que trasladarse a Cambrils (Tarragona) para ocuparse de las labores del campo. El 18 de julio de 1936 estalla la guerra civil española. El Hno. Jaime Hilario se refugia en una casa amiga de Mollerusa, en donde permanece en régimen de libertad vigilada. Después es trasladado a la cárcel de Lérida y, puesto que procedía de Cambrils, es conducido a Tarragona y encarcelado en el barco " Mahon " con otros sacerdotes y seglares cristianos. El 15 de enero de 1937 se celebró su juicio sumarísimo. No quería abogado defensor porque iba a decir siempre la verdad. Por obediencia aceptó la defensa del Sr. Juan Montañés, pero no permitió que se disimulase su condición de religioso. El Tribunal Popular de Tarragona lo condenó a muerte. Aceptó el veredicto con serenidad admirable y allí mismo envió a sus familiares una carta en la que expresaba su alegría de morir mártir. El abogado tramitó la solicitud de gracia, que fue concedida a las otras 24 personas que habían sido juzgadas con él; pero él, el único religioso del grupo, fue ejecutado. El 18 de enero de 1937, a las 3,30 de la tarde, el Hno. Jaime Hilario fue fusilado en el bosquecillo del Monte de la Oliva, junto al cementerio de Tarragona. Con asombro del piquete, el mártir siguió en pie después de dos descargas sucesivas. El grupo arrojó las armas y se dio a la fuga. El jefe del pelotón, furioso, se acercó a la víctima y disparó en la sien del héroe. Sus últimas palabras a los que iban a fusilarle fueron: -¡Amigos, morir por Cristo es reinar!

-Beata María Teresa Fasce, religiosa, Italia, 1947. María Juana Fasce nació el 27 de diciembre de 1881 en Torriglia, Genoa, Italia. Fue una catequista que enseñaba a los niños. Vino la espiritualidad del amor Agustino, y llegó a ser conocida con la aventura humana y espiritual de Rita de Cascia, su canonización en 1900 fue especial para María, conduciendo a su deseo de ser una religiosa Agustina en el monasterio de Cascia. Entro en junio de 1906 en la edad 25, hecho sus votos al inicio de la Navidad en 1907, fue conocida como “María Teresa” porque ese fue el nombre que tomó. La comunidad estaba en la triste declinación cuando Maria Teresa inscrita, y ellas se desilusionaron. En 1911, permanecía con su familia por un período de reflexión, pero volvió al convento, tomando sus solemnes votos el 22 de marzo 1912. Amante del principiante en 1914. Después de letras de la escritura sobre la terrible condición espiritual de la comunidad, la designaron vicario a partir de 1917-1920, y los abases a partir del 1920 hasta su muerte en 1947. La pequeña capilla que contenía el cuerpo de Santo Rita era casi desconocida cuando la madre Maria entró en el monasterio. La Basílica es hoy un lugar del peregrinaje para los millares que aprendieron de Rita a través del folleto, el alle Rose de Dalle Api, que sirve de madre, para María comenzada en 1923. El sueño de María de la madre era traer a la gente a Dios a través de Santo Rita, y ha trabajado. El monasterio admitió muchachas huérfanas, y muchos vivos en la “colmena de Santa Rita la moderna” al lado de la iglesia. Un seminario de Agustinos, un hospital, la casa del retratamiento, y otros servicios crecieron arriba del alrededor de la capilla. Murió el 18 de enero de 1947 en la Ciudad Natal de Santa Rita: Cascia, en Perugia. Su Santidad, el Papa Juan Pablo II la declaró Beata beatificándola el 12 de octubre de 1997. El amor de la Madre María Teresa era toda su causa, su espíritu aún sostiene su cuerpo incorrupto desde hace muchos años.

-Beata Madre Regina Protmann, fundadora, Polonia, 1552-1613. Con la beatificación el 13 de de junio de 1999 por S.S. el Papa Juan Pablo II, honró la obra de una de las mujeres más destacadas de Alemania. La Orden de las Hermanas de Santa Catalina, fundada por ella en el siglo XVI, es la congregación de las religiosas que han existido inintirrumpidamente durante más tiempo en Alemania: fue precursora de otras órdenes dedicada al cuidado de los enfermos que surgirían más tarde y actualmente está representada además de en Alemania, en muchos otros países, como Brasil, Polonia, Lituania, Rusia, Italia y Togo. Nacida en 1552 en Braunsberg, en Prusia Oriental (Braniewo, Polonia) como hija de un comerciante Regina Protmann decidió ante la sorpresa de sus familiares, abandonar la casa paterna y llevar en adelante con dos compañeras, en una casa casi derruida una vida de pobreza, trabajo y oración. Las tres mujeres querían combinar la vida contemplativa y la activa, y su lema era: "Ora y Trabaja". Pusieron su actuación bajo la pretección de la Patrona de la ciudad de Braunsberg "Santa Catalina de Alejandría". Un número cada vez mayor de muchachas y mujeres se fueron uniendo a Regina Protmann -para espanto de los ciudadanos de Braunsberg-, y finalmente ésta redactó la regla que ordenaría la vida de la comunidad; el 18 de marzo de 1585 fue confirmada oficialmente. Pronto las religiosas de Santa Catalina optaron por un apostolado activo centrado en la caridad y acogieron a ancianos, enfermos y desamparados de la ciudad, sobre todo a enfermos mentales y víctimas de la peste, lo que en aquella época constituía una provocación. En 1586 y 1587 Regina Protmann fundó las dos primeras casas de religiosas que se consagraban también a la educación cristiana de las niñas. La Madre "Regina" dirigió durante 40 años la comunidad y fue una gran ejemplo de humildad, ascentismo, mortificación y amor a la oración. Regina Protmann murió el 18 de enero de 1613 en Braunsberg. Sepultada primero en Braunsberg, actualmente las reliquias descansan en la casa madre de la orden en Grottaferrata, cerca de Roma.

-Santa Aca, confesora.

-San Ágape, confesor.

-San Amario, confesor.

-San Amonio, mártir.

-San Ananías, confesor.

-San Antonio, mártir.

-San Atenógenes, teólogo y poeta, que en el momento de subir a la hoguera cantó un himno, que dejó a sus discípulos; en el Ponto, 296.

-San Atanasio el Grande, arzobispo de Alejandría. Obispo de Alejandría, nacido alrededor del año 296 y fallecido el 2 de mayo del año 373. Se considera santo en la Iglesia Católica y en la Iglesia Ortodoxa, además de Doctor de la Iglesia Católica y Padre de la iglesia de rito oriental.
Fue intenso defensor de la divinidad absoluta de Jesús, fue uno de los principales opositores de Arrio y su doctrina unitaria. Fue importante su participación en el Concilio de Nicea. Atanasio defendía que el Verbo de Dios (Logos) era Dios verdadero al igual que Dios el Padre, de la misma sustancia que Él, y por lo tanto, no fue engendrado en el tiempo, sino que siempre existió, siendo coeterno con el Padre.

-San Atanasio, Abad de Syandemsk, Vologda.

-Santos Cirilo y María, Genitores de San Sergio de Radonezh, 1337.

-San Cirilo, Arzobispo de Alejandría. Nació probablemente entre los años 370 y 373 en Alejandría. Sus obras atestiguan un conocimiento extenso, además de la Biblia y de los escritores eclesiásticos, de los autores no cristianos de su época. Parece ser que durante un tiempo se retiró al desierto, donde recibió de los monjes educación ascética, según se deduce de las cuatro cartas que le escribió S. Isidoro de Pelusio. Sobrino del poderoso obispo Teófilo, acompañó a su tío al Sínodo de la Encina (403) que destituyó a San Juan Crisóstomo y más tarde le sucedió en la sede de Alejandría (412). Muchos se opusieron a su nombramiento, quizá por su genio impaciente y dominador, con el que siempre tuvo que luchar. Menciona Simonetti que heredó de su tío no sólo su poder y ambiciones, sino también su astucia política, su dureza ante los adversarios y su falta de escrúpulos. La actitud radical que desencadenó frente a paganos, judíos y heréticos, favoreció en Alejandría una atmósfera fanatizada que descargó en las persecuciones de los novacianos y que llevó al asesinato de la filósofa platónica Hipatia. Otros lo consideran, sin embargo, una figura de relieve por el desarrollo teológico de sus escritos, en especial, su defensa de la divinidad de Jesús, frente a Nestorio. Nestorio en el año 428 sube a la sede de Constantinopla, la segunda provincia más importante del imperio. Cirilo aprovechó el error dogmático de Nestorio para deponerlo de su sede. Prueba de esto es que en el Concilio de Éfeso (431), convocado por Teodosio, Cirilo abrió las sesiones con 154 obispos de su partido sin esperar a que llegaran los obispos antioquenos. Más adelante se depuso y desterró a Nestorio. Murió el 27 de junio de 444.

-Santos Cosconio, Zenón y Melanipo, mártires.

-San Deícola, abad y discípulo de San Columbano, Lure, en la Bretaña francesa, 625.

-San Donato, confesor.

-San Elpidio, confesor.

-Santa Elvira, virgen.

-Santa Faustina, virgen, hermana de Santa Librada, Como, 580.

-San Juventino, confesor.

-San Joaquín, patriarca de Trnovo y Bulgaria.

-San Klucio, mártir.

-San Leopardo o Leobardo, recluso. Tours, 593.

-San Liberto, ermitaño.

-Santa Librada, virgen, Como, 581.

-San Marciano de Cyrrhus de Siria.

-San Máximo, obispo.

-San Máximo, el nuevo.

-Santos Moisés y Ammonio, soldados en el Ponto, bajo el gobierno de Decio, 251.

-San Moseo, mártir.

-Santos Suceso, Pablo y Lucio, obispos y mártires.

-San Sulpicio, obispo.

-San Tito, confesor.

-San Ulfrido, obispo y mátir, que dió su sangre en Suecia por haber derrocado una estatua de Thor, 1020.

-San Venerando, obispo de Clermont, en Auvernia.

-San Volusiano o Valesiano, obispo de Tours, desterrado por los godos en 498.

-Beato Andrés Grego de Piscaria, dominico, 1485.

-Beata Felicita Pricet, mártir.

-Beata Carlota o Carla Lucas, mártir.

-Beata Mónica Pichery, mártir.

-Beata Victoria Gusteau, mártir.

-Beato Fazzio de Cremona, orfebre. fundador de una cofradía que se llamó la Orden del Espíritu, Santo, Cremona, 1272.

-
Venerable, Madre Emilia de San José (María Emilia Chapellín Istúriz), fundadora, Venezuela, 1893. Venerable madre Emilia de San José, fundadora de la Congregación de las Hermanitas de los pobres de Maiquetía, quien nace en Caracas el 7 de diciembre de 1858. Sus padres Ramón Chapellín y Trinidad Istúriz. Funda una Congregación religiosa venezolana, dedicada a los pobres y mendigos y a los que sufren de cualquier miseria, enfermedad y desamparo; era la esperanza del padre Machado y conociendo las virtudes de Emilia veía en ella a la mujer escogida por Dios para hacerlo realidad. El 25 de septiembre de 1889, Emilia entra definitivamente a su querido Hospital con el permiso de su padre. Quedó al frente del Hospital y comenzó un nuevo género de vida en Venezuela: Sería religiosa y fundadora del primer instituto de ese género en su patria. La madre Emilia contrae la tuberculosis, pero esto no le impidió continuar con todas sus actividades y seguir desarrollando sus virtudes hasta que entregó su alma al Señor, el 18 de enero de 1893.

-Siervos de Dios, Arístides Calvani Silva y Adelia Abbo Fontana de Calvani, laicos, Guatemala, 1986. El 19 de enero de 1918 en Puerto España (Isla de Trinidad) nace Aristides Calvani Silva cuya infancia transcurrió en el pueblo sucrense de Río Caribe. Fue promotor del Opus Dei en Venezuela, profesor de la Universidad Central de Venezuela, diputado del Congreso Nacional por el Distrito Federal en 1948 y el Estado Táchira de 1959-1964. Senador por el Estado Sucre entre 1978 -1983, Vicepresidente de COPEI Ministro de Relaciones Exteriores durante el primer gobierno del presidente Rafael Caldera y fue uno de los principales ideólogos de la democracia cristiana en América Latina lo cual lo demuestran sus obras tituladas Camino del Sur, Defensa de la Comunidad y entre otras, Una Paz Compartida y Solidaria. Murió el 18 de enero de 1986 en camino a a Petén Forest (Guatemala) junto con su esposa Adelia Abbo Fontana de Calvani.
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 18/1/2013 04:23 (#385159 - en respuesta a #385158)
Motivo: RE: Santoral 18 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina
Semana de oración por la unidad de los cristianos

Día 1: Caminar conversando. Reflexionamos sobre la importancia del diálogo y de la conversación como un medio para superar obstáculos. Tanto para el ecumenismo, como para las luchas por la liberación de las personas en todo el mundo, la capacidad de hablar y de escuchar son fundamentales. En este tipo de conversación auténtica podemos llegar a reconocer a Cristo con más claridad.





http://www.oikoumene.org/es/programas/unidad-mision-evangelizacion-...



(1291589053d8Fzcs.jpg)



Adjuntos
----------------
Adjuntos 1291589053d8Fzcs.jpg (19KB - 27 descargas)
ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
gilda
Enviado 19/1/2013 08:07 (#385333 - en respuesta a #385159)
Motivo: Santoral 19 de enero 2013




Ubicación: Belén de Escobar - Buenos Aires - Argentina

 

Santoral 19 de enero

-San Alberto de Cashel, obispo, s. VII. La historia de este santo está envuelta en la más completa oscuridad. Se dice comunmente que fue arzobispo de Cashel, y dicha diócesis le honra como patrón; pero es prácticamente cierto que la diócesis de Cashel no existía en la época que se atribuye a San Alberto. Una biografía latina, escrita probablemente en el siglo XII, describe al santo como "natione Anglus, conversatione angelus" (inglés de nacimiento, y de conducta angélica), igualmente nos informa que San Alberto recibió en Inglaterra la visita de San Erardo, obispo irlandés de Ardagh. Alberto le acompañó de vuelta a Irlanda, y al pasar por Cashel, que había estado dos años sin obispo, fue elegido por aclamación para ocupar esa dignidad. Sin embargo, poco después de su consagración episcopal, durante un concilio que tuvo lugar en Lismore, un elocuente sermón indujo a San Alberto a renunciar a todos los honores y posesíones. Así pues, junto con San Erardo y otros compañeros, partió al continente a llevar vida de peregrino. Alberto y sus compañeros llegaron a Roma en tiempos del Papa Formoso (891-896), quien les dio la bienvenida y les alentó en sus buenos propósitos. En Roma se sepa raron los peregrinos, y Alberto emprendió viaje a Jerusalén. A su regreso desea ba ver a su amigo Erardo, pero al llegar a Ratisbona se enteró de que ya había muerto. Alberto rogó a Dios que le llevara también a él de esta vida, y murió pocas horas después. El relato en que nos basamos no habla de parentesco entre Alberto y Erardo, pero otras narraciones dicen que eran hermanos, y aun men cionan a un tercer hermano, Hildulfo, que fue arzobispo de Tréverís; pero esto no pasa de ser una fábula. Todos los datos que poseemos sobre San Erardo nos hacen situarle en el siglo VII; por consiguiente, es imposible que haya visitado Roma dos siglos más tarde, en tiempos del Papa Formoso. La fiesta de San Alberto se celebra en toda Irlanda.

-San Antonio, estilita de Martkobsk, Georgia. San Antonio el Estilita de Martomq'ophi (Martkob), Georgia era uno de los doce discípulos de San Juan Zedazeni (mayo 7). Eran ascetas de Siria (Capadocia), y eran los fundadores del monasterio georgiano, llegando en Georgia de Capadocia en los mediados del siglo VI. Los trece padres santos Capadocianos eran realmente georgianos, que recibieron su espiritualidad enseñando en Lavra y renombrando a San Simeón el Estilita y en otros monasterios de Siria y de Mesopotamia, proponiéndose a volver a su tierra nativa y asistir a su aclaración cristiana. San Antonio lo conmemoran con los otros el siete de mayo.

-San Arsenio, primer arzobispo de Corfú. San Arsenio, Arzobispo de Kerkyra (Corfu), era natural de Palestina y vivió en el siglo IX. Su vida la condujo ascéticamente terminante, y era un hombre altamente educado y escritor espiritual. Era glorificado por la sabiduría, y constantemente defendió a la multitud perseguida por el emperador Constantino (979-1028). Debido a su gran virtud, San Arsenio fue consagrado como Arzobispo de Kerkyra. Fue un defensor de viudas, como un padre para los huérfanos, y para el una dolorosa comodidad, y así, Dios lo recompensó con grandes Milagros. Cayó dormido en los brazos del Señor ya finalizando el Siglo IX. Sus reliquias fueron puestas en la catedral en Kerkyra, muchos milagros y curaciones ocurrieron en su tumba.

-San Basiano, ab. de Lodi, Italia, que combatió a los arrianos juntamente con San Ambrosio, 413. Basiano nació en Sicilia, en tiempo del emperador Constantino. Su padre, que' era idólatra, le envió a Roma porque quería prepararle para que llegase a ser su sucesor en el gobierno de Siracusa. Pero el joven oyó hablar de los cristia nos y se interesé por su religión. La estduió con empeño, se convirtió y fue bautizado por un santo sacerdote llamado Gordiano. Cuando el padre se enteró de esta conversión, se puso furioso. Envió emisarios a Roma para hacer apostatar a su hijo y obligarle a regresar a Siracusa. Basiano estaba haciendo oración en la iglesia de San Juan Bautista, cuando un venerable anciano le avisó del peligro. Huyó a Ravena, en donde el obispo le consagró sacerdote y lo agregó al servicio de su Iglesia. El año 376, muerto el obispo de Lodi, Basiano, de cincuenta y cinco años de edad, fue elegido para sucederle. Recibió la consagración episcopal el pri mero de enero de 377. Dos hechos prodigiosos señalan su primera entrada en Lodi: la curación de varios leprosos y la promesa hecha por una voz celestial de que, en adelante, ninguno de los pobladores de esa ciudad padecería de la lepra. En la Edad Media se mantenía la creencia de que los obispos de Lodi tendrían una pierna llagada por la lepra, para preservar así a su rebaño. Este detalle lo han desco nocido Tillemont y los bolandistas. Basiano fue amigo personal de San Ambrosio de Milán. Con él combatió a los arrianos y asistieron juntos a la mayor parte de los concilios de la Galia Cisalpina. Basiano fue quien acompañó a Ambrosio en su lecho de muerte y quien cumplió con él los últimos deberes. Murió Basiano el 19de enero de 412. El 4 de noviembre de 1163 hubo una traslación de sus reliquias.

-San Canuto IV, rey de Dinamarca y mártir, conmemorado en este día, aunque murió el 7 de enero de 1086. Rey y mártir de Dinamarca, se le desconoce la fecha de nacimiento, murió el 10 de julio de 1086. Es el tercero de los trece hijos naturales de Sweyn II llamado Estridsen. Fue elegido rey a la muerte de su hermano Harold en 1080. Canuto luchó contra sus enemigos bárbaros y  condujo a  Curlandia y a Livonia hacia la fe. Luego se casó con Eltha, hija de Roberto, Conde de Flandes, con quién tuvo un hijo llamado Carlos el bueno. Canuto fue un gobernador rudo, como lo demostró con el pirata Eigill de Bornholm a quién lo trato cruelmente. La felicidad de su pueblo y los intereses por la iglesia fueron los objetivos más importantes para él. El rey de Dinamarca dio su diezmo en la catedral de Roskilde, aún hoy el cementerio Real. Su austeridad era tan similar al hábito de sus rezos. En 1085, ideó una expedición a Inglaterra, a favor de los Sajones contra William el Conquistador, pero fracaso por la traición de su hermano Olaf. Su pueblo se sublevó debido a los abusos de algunos recaudadores de impuestos. Canuto se retiró a la isla de Funen y en la iglesia de San Albano, luego de la preparación de su muerte, el rey, su hermano Benedicto y diecisiete hermanos fueron rodeados y asesinados el 10 de julio de 1086. Su fiesta es el 19 de enero, traducción del 10 de julio. Su símbolo, una lanza o flecha, en memoria de la manera en que fue su muerte. "Acta SS., Julio, III, 118-149, comprende la vida  (escrita en 1105) por Aelnoth, monje de Canterbury y también por SAXO GRAMMATICUS; BOLLANDISTS, "Biblioteca Hagiográfica Latina", (Brussels, 1898), 232; CHEVALIER. "Enciclopedia de las Fuentes históricas de la edad media" (Paris, 1905); I, col. 771;  BUTLER, "Vida de los Santos ", 19 de enero.

-San Enrique, mártir y obispo de Upsala, cisterciense, que predicó la fe a los finlandeses, vencidos por el rey Erico, 1151. Por falta de documentos contemporáneos de valor, sólo podemos dar un breve resumen de la vida de San Enrique. Si bien había nacido en Inglaterra, es posible que residiese en Roma, cuando el cardenal Nicolás Breakspear, que fue posteriormente Papa con el nombre de Adriano IV, partió como legado pontifi cal a Escandinavia, en 1151. Enrique parece haber formado parte de su comitiva, y no faltan razones para creer que el mismo legado pontificio le consagró obispo de Upsala, en 1152. El nuevo obispo se ganó la benevolencia del rey San Eri co de Suecia. Cuando el monarca emprendió una especie de cruzada contra los paganos de Finlandia, el obispo le acompañó en ella. Los suecos obtuvieron una señalada victoria, lo cual tuvo como efecto la conversión de algunos finlandeses. Erico retornó a Suecia, pero el obispo se quedó en Finlandia para continuar el trabajo de las conversiones "con celo apostólico, aunque en algunas ocasiones, con poca prudencia apostólica". San Enrique impuso penitencia a un convertido, llamado Lali, que había cometido un asesinato. Considerándola éste como una humillación, se puso al acecho del obispo y le asesinó. (Sin embargo, existe una versión totalmente diferente sobre de la muerte de San Enrique). El santo realizó algunas curacio nes y otros milagros. Aunque la afirmación de que el mártir fue canonizado por el Papa Adriano no descansa sobre ninguna prueba, lo cierto es que los holandeses le consideran como su santo patrono, desde épocas muy remotas. Según se desprende de una carta de Bonifacio VIII, escrita en 1296, la catedral de Abo estaba ya dedicada a San Enrique; y cuando, en el siglo XVI, la serie de pinturas de los mártires ingleses fue colocada en el Colegio Inglés de Roma, el patrono de Finlandia figuraba en ella. De mayor interés y mérito artístico es el extraordinario bajorrelieve de bronce (c. 1440), todavía existente, que cubría las reliquias de San Enrique en Nousis, con nueve placas secundarias en las que estaban grabados los milagros y episodios de su vida. Las reliquias de San Enrique fueron trasladadas en 1300 a la catedral de Abo (actualmente Turku). En Finlandia se celebraba el 18 de junio la fiesta de la traslación de las reliquias. La fiesta principal dc San Enrique se celebraba en Suecia el 19 de enero, pero el calendario finlandés la conmemora el 20 de enero.

-Santa Eufrasia, virgen y mártir de Nicomedia, bajo el imperio de Diocleciano. 303. La Santa Virgen y mártir Eufrasia nació en Nicomedia en una familia ilustre, condenada a sufrir los mayores ultrajes. Era una cristiana, y era llamativa por su belleza. Durante la persecución de los cristianos por Maximiano, los paganos intentaron obligar a Eufrasia a ofrecer sacrificios a los ídolos. Cuando rechazó, la batieron, y después fue dada a cierto bárbaro que la violara. La Santa rogó al señor para que ella preservara su virginidad, y Dios oyó su ruego. Prometió al soldado que se acerco a ella que tenía un secreto para hacerse invulnerable, Santa Eufrasia sugerió al bárbaro que si él no la profanaba, ella le daría una hierba especial que lo protegería de las armas enemigas y contra la muerte. Pero esta hierba, ella explicó, sostuvo su energía solamente cuando estaba en manos de una virgen y no de una mujer. El soldado le creyó a Santa Eufrasia y fue con ella al jardín. La santa virgen escogió la hierba, después ofreció demostrar su energía. Ella colocó la hierba en su cuello y dijo al hombre que la pulsara con su espada. Con un soplo poderoso, él cortó su cabeza. Así su ruego fue recompensado, y la virgen ofreció su alma a Dios en el año 303, salvaguardando su pureza corporal.

-San Germánico, mártir, arrojado a las bestias cuando era un delicado adolescente, Esmirna, 168. Todo lo que sabemos de San Germánico se reduce a lo que nos dice la carta a los cristianos de Esmirna sobre la persecución en la que fue hecho prisionero San Policarpo: "Pero demos gracias a Dios, porque Germánico triunfó de sus enemigos. En efecto, el muy noble joven alentó el valor de los otros con su cons tancia, e hizo frente a las fieras, en forma admirable. Como el procónsul tratase de salvarle, rogándole que se apiadara de su propia juventud, Germánico, ex presó su deseo de verse libre de la compañía de hombres tan descarriados, y él mismo provocó valientemente a las fieras para que le atacaran. Al ver la multitud el maravilloso valor de los cristianos, amados del Señor y temerosos de Dios, empezó a gritar: ¡Mueran los enemigos de los dioses! ¡Traed a Poli carpo!" Este relato es uno de los documentos más auténticos que poseemos sobre la Iglesia primitiva. Eusebio cita este pasaje en su "Historia Eclesiástica", y el texto completo nos ha llegado por una fuente independiente. Hay que notar que Germánico, al provocar contra sí a las fieras para librarse cuanto antes de la abyecta compañía de los paganos y judíos, hizo realmente el gesto que San Ignacio de Antioquía se proponía hacer (ad Rom. 5). El mismo Martiro logio Romano nos hace pensar en el ejemplo de San Ignacio de Antioquía, diciendo que Germánico, "que había sido molido por los dientes de las fieras, mereció unirse con el Verdadero Pan, Jesucristo, muriendo por su causa".

-San Macario, diácono de la Cueva Kiev. San Macario el diácono vivió en las cuevas lejanas de Kiev, y se conmemora el 19 de enero debido a San Macario de Egipto. San Macario vivió entre los XIII-IV siglos, y fue distinguido por su carencia del covento. Poseyó el gran fervor para el templo de Dios y trabajó continuamente en la Santa Lectura Escriptura y en el ayuno. Según la tradición, se enfermaba frecuentemente cuando era niño, y sus padres hicieron voto que ofrecerían a su hijo al monasterio de las cuevas si le hicieran un sanatorio. Por su humildad se ganó el amor de los hermanos, que lo enseñaron a leer y a escribir. Debido a su Piedad en la vida fue ordenado diácono. El señor también le concedió el regalo de llegar a el. San Macario de las cuevas lejanas también se conmemora el 28 de agosto.

-Santos Mario y Marta y sus hijos Audifax y Abacus.
Murieron en el año 270. Era una familia rica persa (esposo, esposa y dos hijos) que se convirtieron a la fe y distribuyeron sus posesiones a los pobres. Decidieron visitar Roma para venerar las tumbas de los mártires aunque el emperador Claudio estaba persiguiendo cristianos. Claudio había ordenado a sus legiones que juntaran a los cristianos romanos en el anfiteatro en donde los mataron e incineraron. La familia persa juntó las cenizas de los mártires y las enterraron juntas. Por este hecho, el gobernador Marciano los aprehendió y los torturó antes de matarlos. Los tres hombres fueron decapitados y Martha fue ahogada 13 millas fuera de Roma en un lugar llamado hoy Santa Ninfa. Los cristianos honraron los cuerpos de estos mártires con respeto. Fueron enterrados en la Via Cornelia. Trece siglos después (en 1590) sus cuerpos fueron descubiertos y ahora son honrados en iglesias tan separadas unas de otras como Roma, Cremona y Alemania (Martirologio Romano).
En el arte, este grupo está representado generalmente como una familia noble persa visitando prisioneros. Algunas veces se representan enterrando cristianos en Roma o siendo ejecutados con una hacha.

-San Mark, Arzobispo de Efeso. La marca Eugenikos, Santo Arzobispo de Efesio, era un defensor robusto de la ortodoxia en el consejo de Florencia. Él no convendría una unión con Roma que fue basada en compromiso teológico y la conveniencia política (el emperador Bisantino, buscaba ayuda militar del oeste contra los musulmanes que dibujaban siempre más cercano a Constantinopla). La marca del Santo contradijo las discusiones de sus opositores, dibujando de bien de la teología pura, y las enseñanzas de los padres santos. Cuando los miembros de su propia delegación intentaron ejercerlo presión sobre en aceptar la unión que él contestó, "no puede haber compromiso en materias de la fe ortodoxa." Aunque los miembros de la delegación ortodoxa firmaron el Tomos de la unión, la marca del santo era la única quién rechazó hacer tan. Cuando él volvió de Florencia, la marca del St impulsó a habitantes de Constantinopla negar el documento dis-honorable de la unión. Él murió en 1457 en la edad de 52 años, admirado y horando por todos.

-Santos Pablo, Geroncio, Jenaro, Saturnino, Suceso, Julio, Cato, Pía y Germana, martirizados en África. Este grupo de mártires ha pasado del Martirologio Jeronimiano al Romano. No se puede decir exactamente en qué época sufrieron el martirio. Algunos han pensado que fueron víctimas de los vándalos arrianos; sin embargo, esta hipótesis parece poco verosímil. Todo induce a creer que estos cristianos sufrieron su mar tirio antes del emperador Constantino, durante las persecuciones paganas. La mayor parte de ellos no figuran en las relaciones y uno se pregunta cómo es que pudieron ser conocidos en Roma. La única explicación posible es que el redactor del Martirologio Jeronimiano haya tenido entre manos una compilación hecha en Cartago que reproducía, por lo menos trozos, de diversos calendarios locales africanos. Se supone que hubo un gran martirologio africano, compilado en Cartago hacia la mitad del siglo IV, inserto casi por completo, en los diferentes días del año del antiguo Martirologio Romano. El calendario de Cartago, en el 19 de enero, da dos grupos de mártires designados por el nombre de dos localidades, los tertulienses y los ficarenses. Hay que resignarse a ignorar casi todo de estos mártires; las Actas, si es que han existido, fueron destruidas o escondidas. Hasta el haber sufrido en tiempo de Diocleciano resulta hipotético para la mayor parte de estos mártires.

-San Ponciano, mártir, Spoleto, s. Il. San Ponciano, mártir, en Espoleto, en tiempo del Emperador Antonino, el cual después de haber padecido crueles tormentos por confesar a Jesucristo, fue condenado por el juez Fabiano a andar descalzo por encima de carbones encendidos, y como saliese ileso, le pusieron en el potro, y le colgaron con garfios de hierro; y después, habiéndole encerrado en una prisión, mereció que allí le visitasen y confortasen los Ángeles. Luego le echaron a los leones, y le bañaron con plomo derretido, y últimamente le degollaron.

-Beato Marcelo Spinola y Maestre, obispo y fundador, España, 1906. Marcelo Spínola y Maestre, nació en San Fernando (Cádiz) en el año 1835 y murió en Sevilla el 19 de enero de 1906. En junio de 1856, obtiene la Licenciatura en Derecho por la Universidad de Sevilla. Ordenado sacerdote en 1.864 y trasladado a Sevilla el 17 de Marzo de 1.871, siendo nombrado Párroco de San Lorenzo por el Cardenal de la Lastra y Cuesta.
Entre 1871 y 1879 ejerció de párroco de San Lorenzo, integrándose en las hermandades del Gran Poder y la de la Soledad, ambas residentes en la parroquia. Del Gran Poder llegó a ser director espiritual y Mayordomo. En 1885 fundó las Esclavas Concepcionistas de Sevilla, siendo nombrado Arzobispo de Sevilla en 1895, pasando a Cardenal al año siguiente. Fundó el Correo de Andalucía en 1899.
Fue nombrado Cardenal por su Santidad Pío X, en el consistorio de 11 de diciembre de 1905. El 31 de diciembre de 1905, su Majestad el rey de España, Alfonso XIII, le impone la birreta cardenalicia. Su santidad Juan Pablo II, en su visita a Sevilla el 5 de noviembre de 1982, oró ante su sepulcro y en 1987 le beatifico (29 de marzo).

-Beatos Santiago o Jaime de Sales y Guillermo Saltamoquio o Sautemoche, mártires de la Eucaristía († 1593). Santiago de Sales, insigne teólogo, y Guillermo Saltamoquio, humilde hermano lego, ambos de la Compañía de Jesús, pertenecen al número de las víctimas de los hugonotes en las guerras religiosas de Francia de la segunda mitad del siglo XVI, y por haber sido sacrificados precisamente en defensa de la misa, son designados como mártires de la Eucaristía. Santiago de Sales nació en marzo de 1556 en Leroux, diócesis de Clermont, en Francia. Su padre estaba en buenas relaciones con el obispo, por lo cual éste le sufragó los gastos para sus estudios en el colegio de Billom, de los jesuitas. A los cuatro años sintióse llamado a la Compañía de Jesús, y así, contando diecisiete de edad, entró en el noviciado. Después de su primera profesión, en 1575, obtuvo el diploma de maestro en Artes en el célebre colegio de Clermont y, ordenado sacerdote en abril de 1585, hizo finalmente la última profesión de cuatro votos, característica de la Compañía de Jesús. Destinado a la enseñanza de la filosofía en la universidad de Pont-a-Mousson, comenzó a brillar extraordinariamente por sus cualidades intelectuales, por lo cual, en 1587, por un privilegio especial, recibió la borla de doctor en teología. Su compañero de martirio, Guillermo Saltamoquio, era hijo de un sencillo comerciante italiano y de una madre francesa. Habiendo entrado en la Compañía de Jesús en el grado de coadjutor temporal, era sumamente sencillo, pero muy piadoso y entregado por completo al cumplimiento de los diversos empleos en que lo puso la obediencia. En esta forma había recorrido las casas de Pont-a-Mousson, Verdun y Lyon y había llegado poco antes a Tournon, donde la obediencia lo designó como compañero del P. Sales en su misión a Aubenas. A semejanza del P. Sales, distinguíase el ejemplar hermano por una especialísima y tierna devoción a la Sagrada Eucaristía. Su compañero, Guillermo Saltamoquio, aunque el padre Sales le había indicado que escapara y tuvo oportunidad de hacerlo, no quiso separarse de su lado, proclamando que quería morir con él en defensa de la Eucaristía. Al caer mortalmente herido el P. Sales, la chusma se abalanzó contra ellos y sació su odio en sus cuerpos con las mayores brutalidades. El fiel hermano extendió sus brazos sobre el P. Sales, y cuando posteriormente se examinó su cuerpo, se vio que había recibido dieciséis heridas de diversas armas.

-San Abato, mártir.

-Santa Abundancia, virgen.

-San Antonio Rawah, mártir.

-Santa Beatriz, virgen.

-San Catelo, obispo.

-San Cato, mártir.

-San Gumersindo, presbítero y mártir.

-Santas Faustina y Liberata de Como, benedictinas mártires, Como, 580.

-San Juan de Rabean o Ribera, obispo.

-San Laumer, Ludomaro o Launomaro, abad y fundador de varios monasterios, Chartres, 598.

-San Macario Magno, abad.

-San Melanipo, mártir.

-San Minasio, abad.

-San Remigio, arzobispo de Rouen.

-San Sabiniano, mártir.

-San Servideo, monje y mártir.

-San Severiano, obispo y mártir.

-Santa Suceso, mártir.

-Santa Tecla, mártir.

-San Vulstan, Walstano, Wulstan o Wulstano, obispo de Worcester, 1095.

-Beata Beatriz de Lens, nace en Lens 1216, confesora.

-Beata Beatriz, virgen.

-Beato Jaime Julio Bonnaud, presbítero y mártir.

-Abertura de las Reliquias de San Sabás de Storozhev, de Zvenigorod. Conmemoramos hoy la abertura de las reliquias incorruptas de Santo Sabás de Storozhev y de Zvenigorod del 19 de enero de 1652. San Sabás también se conmemora el 3 de diciembre, según lo determinado por el consejo de Moscú de 1547.

ip-hash: 9b42a4b686d1378ad3262d2945398774-1 Parte superior de la página Parte inferior de la página
Saltar a la página : < 1 2 3 4 5 6 7 ... >
Ahora viendo la página 2 [25 mensajes por página]
Cerrado
Saltar al foro :
Buscar en este foro
Versión Impresa
Enviar un mail con el enlace a este tema

(Borrar todas las cookies grabadas por este sitio)

Ejecutándose MegaBBS ASP Forum Software
© 2002-2014 PD9 Software